Coronavirus

"No vi muy bien las medidas en el aeropuerto; pude haber salido de una aunque pasé por España"

Vicente Parraguirre, voleibolista nacional que juega en República Checa, llegó a Chile el lunes 16 de marzo. Contó su experiencia en Europa y su llegada al país.

Vicente Parraguirre, voleibolista nacional que juega en República Checa, llegó a Chile el lunes 16 de marzo. Contó su experiencia en Europa y su llegada al país.
VichoParraguirre Instagram

Vicente Parraguirre es seleccionado nacional de voleibol y actualmente juega en el SKV Usti Nad Labem de República Checa. La explosiva expansión del Covid-19 en Europa lo trajo de vuelta a Chile de un día para otro. Volvió el lunes 16 de marzo a Santiago y ahora está en cuarentena voluntaria tras haber hecho escala en España para regresar a Chile.

"El jueves 12 de marzo iba a ir a jugar el partido que teníamos agendado y el sábado 14 ya estaba devolviéndome a Chile. Fue todo muy rápido", contó el punta a AS.

La rápida decisión de volver a Chile fue tomada por su club en República Checa, lo que el voleibolista agradece: "El club me dijo 'te tenemos que sacar, porque cuando cierren las fronteras se te va a complicar mucho'. Incluso me mandaron de vuelta antes que se suspendiera la liga oficialmente y si no me hubiesen enviado de inmediato, recién el lunes habría estado viajando. Estuvo muy bien el club".

- ¿Cómo vio las medidas de prevención y control en su llegada al Aeropuerto de Santiago?
- Lamentablemente no muy bien, los vuelos de Europa no los están sacando por manga, sino por tierra. Nos bajan y nos suben a un bus. Estábamos todos no apretados, pero juntos, lo que no tenía mucho sentido. Después de eso nos pusieron en una fila y nos dieron unas mascarillas. En mi caso particular yo venía de República Checa, podría haber llegado y salir porque no estoy con cuarentena obligatoria, pero igual pasé por España cuatro horas. En el avión daban un formulario con varias preguntas, países visitados, síntomas o contacto con alguien que tuviese el virus, etcétera.

- ¿Cómo estaba toda la situación en República Checa antes de que usted volviera?
- República Checa tomó medidas drásticas desde el principio. Tuvo el primer caso el 1 de marzo y el 9 decretó la prohibición de todos los eventos con público, nada que tuviese más de 100 personas, y dos días después suspendió todo con más de 30 personas después de las 6 de la tarde. El jueves 12 nosotros estábamos a punto de salir al partido y nos dijeron que no se podía hacer porque éramos más de 30 personas en total y no se podía jugar. Ese viernes anunciaron que iban a cerrar las fronteras y se cerraba todo excepto los supermercados.

- ¿Era grave la situación allá, por las medidas tan drásticas y rápidas que decretaron?
- Los dos problemas de República Checa eran que el promedio de la población es bastante longeva, entonces a como dé lugar querían frenar todo rápido. Todas las medidas fueron después del caso 90 y algo, igual que acá en Chile. Pasaron de la fase 2 a la 4 directa, por la red hospitalaria no tienen la capacidad de atenderlos a todos y tenían el ejemplo de Italia, porque como están tan cerca, la gente puede ir en auto para allá. De hecho, los primeros casos fueron de gente que venía de allá, no se hicieron los exámenes y empezaron a contagiar.

- ¿Su club tomó las mismas medidas para todos los jugadores de otros países?
- En el club somos tres extranjeros. Un estadounidense que se fue el mismo día que yo y un serbio que se fue en auto el mismo día, porque allá también cerraron las fronteras y tenía que pasar por otros países. El club fue bastante premonitorio y proactivo.

- ¿Qué ha sabido de sus compañeros de la selección chilena?
- Esteban Villarreal ya llegó desde España, pero no hemos podido hablar. Simón Guerra venía el martes desde Alemania. Dusan Bonacic sigue en Argentina, porque igual que acá aún no sabe si la liga sigue o no y está esperando. La liga alemana está suspendida y la española también indefinidamente. Los que estaban estudiando en Estados Unidos se vinieron y los que estaban acá entrenaron normal hasta el lunes.

- Al estar tan cerca de Italia, ¿creyó que en algún momento la situación del coronavirus iba a escalar tanto y de forma tan rápida?
- El que diga que siempre supo yo creo que está mintiendo un poco, si hasta los propios médicos le bajaban un poco el perfil, y cuando pasó todo esto en Italia yo creo que ahí le tomamos el peso y nos dimos cuenta de que había que preocuparse y había que hacer algo, yo nunca pensé que iba a pasar de que quizás se suspendieran los partidos, hasta tener que volver a Chile. Yo este fin de semana recién pasado lo tenía libre y tenía pasajes para ir a Dinamarca por el fin de semana, entonces cancelé esos pasajes y tuve que venirme a Chile. No hubo tiempo de pensar nada.

- ¿Cómo veía la situación antes de que todo se volviera tan grave?
- Yo creo que todos lo miramos en menos, en República Checa uno hacía hartas bromas porque cuando recién partió decía que en Italia había muchos casos, pero nunca tan rápido. Se hubiesen tomado medidas antes, y todos empezaron a tomar las medidas cuando habían casos en su propio territorio, y antes de eso uno no puede hacer mucho.

- ¿Cómo vio a la gente en República Checa? ¿Había preocupación en las calles?
- En República Checa tenía una vida súper limitada al voleibol, o estaba en el departamento, o entrenando, o en el supermercado. Entonces en general no exploraba tanto la sociedad, pero se veía lo mismo que acá, las despensas no vacías, pero sí con menos productos de lo normal, y ese tipo de cosas. No como Estados Unidos que se había acabado el confort y mucho menos, sino que las cosas útiles para el asunto: los desinfectantes, alcohol gel, jabón y todo eso se acaba porque no tiene una demanda tan alta en tiempos normales, y por eso cuando pasó esto la gente no estaba preparada.

- Y usted, ¿cómo está viviendo la cuarentena voluntaria?
- Tenemos la suerte de que mis padres están en el segundo piso y tengo un baño para mí que solo yo lo ocupo. Estoy la gran parte del tiempo en mi pieza. Mi mamá es profesora y mi hermana también, entonces estamos todos en la casa. Bajo solamente a comer, no entro a la cocina, tengo mi puesto asignado un poco más lejos de los demás, y muchas medidas de higiene. Ayer estuve harto rato acostado, hoy me he movido un poco más, ahora estaba haciendo un puzzle para entretenerme. El preparador físico de la selección nos dio ejercicios para hacer en la casa y mañana ya voy a salir a moverme un poco, tomando todo con responsabilidad. Yo creo que las probabilidades de que me haya contagiado es bastante baja, pero uno al final no sabe.

- ¿Y en su casa han tomado algún otro tipo de medida especial?
- Mi abuela vive con nosotros, entonces ella se fue a vivir donde mi tía por precaución, mientras más uno pueda reducir el contacto, mejor, así que se fue donde mi tía por dos semanas, y ya después si no hay síntomas va a volver acá.

- ¿Cómo ha visto la reacción en Chile en relación a Europa?
- Creo que igual Chile reaccionó rápido, pero podía haber reaccionado más rápido. Aún así creo que está reaccionando más rápido que varios países europeos.