Temas del día Más temas

CORONAVIRUS

Test rápido del coronavirus: cómo funciona y cuánto tarda

Los test rápidos pueden detectar el virus en menos tiempo que a través de PCR, pero poco a poco se han ido desarrollando para caracterizar a los anticuerpos. Así funcionan.

Test rápido del coronavirus: cómo funciona y cuánto tarda
Getty Images

El coronavirus sigue expandiéndose por el mundo y los gobiernos de todos los países afectados están buscando alternativas para frenar la enfermedad. Como todavía no existe una vacuna para el Covid-19, las pruebas que diagnostican si una persona está infectada son esenciales en este período. Son dos test los que se están implementando para conocer cuántos infectados hay en el mundo. ¿Cuáles son y cómo funcionan? 

-¿Qué son los test rápidos y cómo funcionan? 

Los test de diagnóstico rápido son las pruebas que determinan si una persona esta infectada por Covid-19 en alrededor de 15 minutos. 

Estos test no identifican el ARN del virus, sino que detectan anticuerpos producidos frente al virus utilizando una muestra de sangre, o bien proteínas del virus presentes en las muestras respiratorias de secreción nasofaríngea.

Se extrae una muestra de la saliva, de las fosas nasales o de la sangre, esta última es la menos habitual. Se aplican a un aparato que contiene una plataforma que tiene ‘pegadas’ las proteínas del virus para detectar anticuerpos específicos de las proteínas del virus. Así, dictamina si el paciente está contagiado o no.

Este tipo de prueba facilita mucho la labor de los profesionales, sobre todo en momentos en los que el sistema está desbordado. Estos test se pueden hacer a domicilio y libera al personal de salud para centrarse en los pacientes y sus patologías.

-¿Por qué los test rápidos no se pudieron utilizar desde el inicio de la pandemia?

La explicación médica a esta pregunta es que para crear estos test rápidos, se necesitaba una cantidad importante de contagiados que permitiera poder caracterizar los anticuerpos.

-¿Qué es la PCR y cómo funciona?

La PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa) es la más famosa. Esta es la prueba tradicional que se lleva empleando en todos los países desde el principio de la epidemia.

Para realizarlo, se localiza y amplifica un fragmento de material genético de la boca, que en el caso del coronavirus es una molécula de ARN. Si la prueba de una persona sospechosa de estar infectada detecta ARN del virus, el resultado es positivo y se confirma que está infectada por el SARS-CoV-2, es decir, coronavirus. Si la técnica de PCR no detecta el material genético del virus, la persona no estaría infectada.