Entrevista AS

El drama de destacada nadadora chilena: "Me planteo renunciar a la Selección"

La crisis que desató el Coronavirus también afectó a Natalie Lubascher. La reprogramación de torneos y el presupuesto limitado la tienen "en un punto crítico".

El drama de destacada nadadora chilena: "Me planteo renunciar a la Selección"

Los deportistas de disciplinas acuáticas, como Natalie Lubascher (@kelleynata) -a la izquierda en la foto- son quienes más han visto modificadas sus rutinas habituales debido a la cuarentena. Logran ejercitarse mediante entrenamientos que se limitan a lo físico, pero la piscina, el elemento vital en esta clase de deportes, resulta irreemplazable. Todo un problema cuando, dentro de los próximos objetivos, hay algunos tan exigentes como el Preolímpico para los Juegos Olímpicos de Tokio 2021.

La destacada nadadora chilena de sincronizada, especialista en duetos, está en "un punto crítico" de su carrera, porque a la dificultad para practicar se suma también la escasez de recursos que se produce sin competir profesionalmente. "Yo dejé mi trabajo hace un año para dedicarme cien por ciento al deporte, y he costeado la mayoría con mis ahorros. Ahora esto hizo que se retrasara toda la programación y el dinero se está acabando", señala.

Incluso, admite estar pensando en tomar una decisión aún más drástica. "Me he planteado renunciar a la Selección. Es súper fome, porque creo que no soy la única. En este país dedicarse al deporte no es un derecho, sino un privilegio. Y yo tengo ese privilegio, en gran parte, porque trabajé tres años y ahorré todo", adelanta quien participó junto a Isidora Letelier en los últimos Panamericanos de Lima.

- ¿Ha recibido apoyo de la Federación o de algún ente gubernamental?
- Tenemos un tema inconcluso ahí. A nosotras nos rechazaron el Proddar (Programa de Becas para Deportistas de Alto Rendimiento) hace un año. Tras eso, apelamos, porque no estábamos para nada de acuerdo con esa decisión. Personalmente, creo que se equivocaron. Es tanto así, que después de dos apelaciones, el panel técnico admitió su error y declaró que sí deberíamos haber obtenido la beca. El problema es que jurídicamente no tienen como justificar el cambio de opinión y, pese a la enorme ayuda del IND (Instituto Nacional de Deporte), es algo complejo en lo legal. Y el Proddar son 350 mil pesos mensuales, entonces sería una ayuda. En el Ministerio se están mostrando súper colaboradores eso sí. Puede sonar contradictorio, pero desde que está Cecilia Pérez, se han visto cambios sustanciales. No es alguien que solo se ponga para la foto. Por ejemplo, a nuestra Federación (Fechida) la bloquearon por movimientos de plata que no habían podido justificar, se reunieron antecedentes y la bloquearon mientras dure la investigación. La ministra nos citó personalmente para comunicarnos ese hecho y que se harían cargo de las denuncias, entonces eso es importante.

- Imagino que la cuarentena complica aún más el plano económico...
- Sí, yo llevo más de un año solo entrenando, dejé mi trabajo luego de ahorrar. Yo tenía presupuestado hasta mayo, porque ahora era el Preolímpico, entonces iba a saber si me tenía que extender hasta julio o agosto con mi propia plata, por si clasificábamos a los JJ.OO. de Tokio. Pero ahora que se alargó todo, por lo menos hasta marzo (el Preolímpico se reagendó para ese mes), el dinero se está acabando. Como te decía, tengo el privilegio de hacer deporte porque, en lugar de gastar en cosas que en las que gastaría una persona de 30 años, yo ahorré todo lo que trabajé. Pero ahora estoy en un punto crítico porque no tengo más ahorros, así que debo tomar una decisión pronto, y por eso me he planteado renunciar a la Selección.

Natalie Lubascher (izquierda), junto a Isidora Letelier (derecha), en los Panamericanos de Lima 2019.

"Estamos acostumbradas a flotar"

Pese a lo anterior, el confinamiento le ha permitido a Natalie realizar actividades que, por falta de tiempo, antes no podía: "He leído harto, estoy mejorando mi alemán, estoy dibujando, aunque lo hago pésimo jajajá, y también cocino. Y nunca había visto tanto Netflix en mi vida. Me gusta harto Dark, y también Modern Family. Trato de ver comedias como para desconectarme un poco de todo lo que estamos viviendo", confiesa.

- Participó de la iniciativa del Ministerio del Deporte, llamada “Entrena en casa”. ¿Cómo ha sido esto para usted?
- Requiere harta adaptación. De partida, el espacio es un tema. El living no lo puedo usar siempre, porque a veces mis compañeras de departamento están en reuniones por Zoom, o cosas así, entonces voy a entrenar a mi pieza y el espacio es considerablemente más pequeño. Lo bueno es que desde el Ministerio del Deporte nos han apoyado como nunca antes. Nos enviaron un kit a varios y ahí debo reiterar las gracias a Cecilia Pérez. Nos enviaron pesas, bandas TRX, y otras cosas.

- ¿Cómo sobrelleva, personalmente, la situación de no poder entrar al agua?
- Yo asumí desde el principio que, hasta octubre por lo menos, no volvía a entrar a una piscina. Porque es muy ingenuo pensar en que todo vuelva a la normalidad hasta que no se encuentre una vacuna. Aclarando eso, no significa que no esté desesperada, porque sí lo estoy, jajajá. Algo heavy es que nosotras estamos acostumbrados a flotar. Cuando entras a una piscina es como que no hubiese gravedad, como estar en el espacio exterior, no sé. Y no solo entrenamos ahí, sino que también escuchamos música bajo el agua, pasamos mucho tiempo ahí. Entonces esas situaciones particulares del nado sincronizado son las que más se extrañan.