FÚTBOL CHILENO

De estar a un paso de la Premier a firmar en la U: el fichaje que cambió la carrera de Acuña

Jorge Acuña siempre se identificó con Católica, pero el 2007 desembarcó en el clásico rival. Duró un semestre, fue pifiado y no rindió. Hoy recuerda esa etapa.

A pesar de que se formó en Unión Española, a Jorge “Kike” Acuña siempre se le vinculó sentimentalmente a un club en Chile: la Universidad Católica.

El nacido en Ovalle defendió a los precordilleranos durante largos años antes de iniciar su aventura europea en Holanda, donde defendió al Feyenoord y al Roosendaal.

Además, en el primer lustro del Siglo XXI, Acuña fue frecuentemente convocado a la Selección Chilena, por lo que sorprendió que su regreso, en 2007, no fuera con la camiseta de Los Cruzados.

El popular “Kike” sorprendió a todos firmando en el archirrival de la UC: la Universidad de Chile. En la época, Acuña afirmó que llegaba con la ilusión de hacer las cosas bien y, en lo posible, ser campeón.

Acuña coincidió en aquel equipo con Francisco Arrué (otro ex Católica) y Mauricio Pinilla, en un semestre duro para la U, en donde estuvieron lejos de los primeros lugares.

En lo individual, Acuña nunca pudo ganarse a la hinchada de la U, que lo abucheaba cada vez que su nombre era pronunciado por los altoparlantes del estadio.

Además, convivió permanentemente con la noche, algo que él mismo ha reconocido con el paso del tiempo. Es más, por llegar tarde a algunas práctica o lisa y llanamente no llegar, hicieron que el vínculo entre Acuña y los azules finalizara antes del año pactado.

Para la historia quedarán sus tatuajes y ropa con símbolos de la UC que a más de un compañero incomodó.

¿Cómo se da su desembarco en la U?

Jorge Acuña tenía todo arreglado para firmar por cuatro años con el Blackburns Rovers, pero todo se rompió de un momento a otro.

“Tuve problemas con mi representante, no me llevó a jugar el partido donde se estrenaba el equipo ante Nueva Zelanda. Eso fue un sábado, fui al partido como público y el lunes debía presentarme a entrenar con el equipo para también firmar mi contrato”, recuerda Acuña con AS Chile.

“De repente, me dí cuenta que estaba en la formación titular. Yo no me había presentado en el camarín, tuvimos problemas y ya no quisieron contar conmigo”, agregó el ex volante de corte.

En esa pasada, otro equipo inglés lo contactó: el Wigan Athletic. “Querían hacerme un contrato por seis meses y si se salvaban del descenso, firmaba por cuatro años, pero no quise”, dice Acuña.

Ahí apareció Sergio Vargas, que lo contactó cuando era gerente deportivo de la U. “Yo quería volver a la UC, pero no llegamos a acuerdo. Por eso elegí la U, iba a ir a un club grande, con una gran hinchada, era seleccionado, iba a estar ahí mismo, iba a jugar la Copa América, pero me lesioné y en la U tampoco rendí”.