LA ROJA

El silencioso trabajo de la Roja con 90 promesas ‘extranjeras’

Cristian Leiva cuenta detalles sobre un proyecto que cumple seis años, y que ya logra resultados: “Hemos descubierto a muchos chicos”, dice a As.

El silencioso trabajo de la Roja con 90 promesas ‘extranjeras’
laroja.cl

El caso de Miiko Albornoz, Gabriel Arias o Pablo Hernández parece ser solo el comienzo de una Selección con ‘extranjeros’. A través del entrenador Cristian Leiva, la Roja desarrolla un proyecto que ya tiene a 90 jugadores para el futuro. El arduo trabajo cumple seis años.

La iniciativa surgió gracias a Ricardo García, quien acompaña a Leiva en la oficina técnica de la Selección. Jorge Sampaoli respaldó la idea el 2014, y tanto Juan Antonio Pizzi como Reinaldo Rueda le dieron continuidad: “Hemos descubierto a muchos chicos”, cuenta Leiva.

Así mira la Roja al resto del mundo

El DT de la Sub 17 explica cómo utilizan la tecnología para llegar a jugadores foráneos que tienen algún parentesco con Chile. Casi todos son hijos o nietos de chilenos: “Ricardo (García) busca por redes sociales. La mayoría de las veces el apellido te dice algo. Él los detecta. Algunas veces también nos escriben los propios futbolistas”.

“Primero averiguamos si el jugador está en una academia o en algún club, y después nos encargamos de recopilar sus videos. Nosotros tenemos servidores con seguimientos, y en algunos casos encontramos material allí. Si no hay, le pedimos a ellos”, relata Leiva.

Con este programa aparecieron nombres como Nayel Mehssatou, Brandon Cortés, Sebastián Soto o Niklas Castro. El primero, con opción en Bélgica, aún tiene chances de jugar por Chile. El segundo, que ya defendió a Argentina, podría ser considerado por Patricio Ormazábal en la Sub 20. Los dos últimos fueron contactados por Rueda para la adulta.

“Hay 90 chicos seleccionables de distintas edades, y hay otros que aún debemos ver. La idea es que ellos sientan que estamos preocupados. Los llamamos siempre para saber cómo están”.

Viajes para cumplir el sueño de estar en la Selección

Cuando estos futbolistas tienen menos de 15 años, la Roja manda una invitación. La idea es que cuando viajen al país por vacaciones, también aprovechen de entrenar. “Han venido chicos de Australia, Inglaterra, Suecia y Estados Unidos con sus padres. Les abrimos las puertas”.

Max Bustamante, del FC Barnet, se trasladó desde Inglaterra cuando tenía 13 años. “Tiene buen físico”, describe Leiva. El futbolista estuvo en el último Sudamericano Sub 15. “Vicente Reyes es del 2003 y vino desde el Atlanta United cuando era un niño. El 2019 lo llevé al Mundial Sub 17. Tiene mucha proyección”.

Leiva asumió la Sub 17 antes del Mundial de Brasil.

La Selección también aprovecha sus viajes. “Voy a Europa tres veces al año y trato de contactarme con ellos y sus padres. Por ejemplo, cuando estuve en Barcelona, hablé con Nicolás Silva (Espanyol). Seguramente será convocado”.

Antes de la paralización por el coronavirus, la oficina técnica de la Selección tenía preparado otro viaje a Europa especialmente para acercarse a ellos. El plan se detuvo, pero sigue vigente para el futuro. “Es importante conocer su entorno, porque no hay que olvidarse que esto es formativo”.

Pioneros en Sudamérica

“Habían chicos que se sorprendieron cuando los contactamos”, dice Leiva, que dirigió en el Mundial de Brasil. El entrenador se siente orgulloso del proyecto que lleva a cabo con García: Fuimos los primeros en implementar esto. Hay otros países que lo están copiando”, afirma.

La ilusión de la oficina técnica de la Selección es continuar con el trabajo “Nosotros queremos ampliar la base. Entre más grande sea, más posibilidades tenemos. Porque creemos que todos ellos tienen el derecho. Después, el rendimiento dirá si finalmente son seleccionados o no”. Tal como ocurre hasta ahora.