El retorno seguro

Terminaron de jugarse las principales ligas europeas que se habían reiniciado tras el receso de la pandemia. Fue apenas un pestañeo. Cuesta analizar el juego después de la obligada paralización. Algunos equipos volvieron mostrando un alto nivel, como el Bayern Munich, el Real Madrid o el Manchester City. Algunos fueron campeones aprovechando lo que habían cosechado antes del receso, como la Juventus en Italia o el Liverpool en Inglaterra. Hubo equipos que no lograron recuperar el ritmo y perdieron su posición expectante, como el Barcelona en España o la Lazio en Italia. Antes de paréntesis, Barcelona era líder y el cuadro romano estaba a un punto de la Juventus.

Cuesta volver a jugar después de meses. Cuesta seguir el hilo de un partido que permite cinco cambios por pleito. El estadio vacío es un triste escenario, pero inevitable.

En este contexto, hubo jugadores chilenos que aprovecharon la interrupción para recuperarse de lesiones, ponerse a punto en lo físico y terminar de buena forma la brecha final de sus respectivos campeonatos.

Alexis Sánchez pasó de ser una desilusión a imprescindible. Antes de la paralización había jugado poco, no había brillado y para peor fortuna, sufrió una lesión. El tocopillano volvió virado, con ganas, con un nivel que insinúa una recuperación. En los últimos meses vimos a un delantero que se parecía mucho más al que brilló en el Arsenal que al que no la agarró en el Manchester United.

Arturo Vidal marcó diferencias cuando volvió el fútbol en España. Cada participación del chileno era un salto hacia adelante y fue uno de los pocos rescatables en un cuadro catalán que se fue desinflando, individual y colectivamente. Vidal regresó con una puesta a punto física evidente, sacando distancia con compañeros y rivales, al nivel que hoy está en la lista de los destacados.

Gary Medel volvió más rápido, más explosivo. Después de jugar casi toda la campaña como volante central, retornó al fondo de la zaga en el Bologna. Tuvo la regularidad suficiente para destacar en un cuadro que no brilló demasiado.

Pulgar terminó jugando y anotando en la Fiorentina. Junior Fernandes, siempre criticado, hizo goles en Turquía y lo pretende el flamante campeón de ese país. Fabián Orellana fue la primera contratación del Valladolid de Ronaldo.

En tiempos de vasos medio vacíos, es una buena noticia le regularidad que algunos jugadores consiguieron post receso de pandemia en Europa. Sobre todo pensando en las eliminatorias, si es que vuelven este 2020.