Chilenos por el Mundo

"Nadie me ha regalado nada": el '9' chileno que se probará en histórico club de Italia

Pascual de Gregorio, hijo del ex delantero chileno que pasó por Bari, vivirá la gran oportunidad de su carrera. Este martes se unirá al Piacenza.

"Nadie me ha regalado nada": el '9' chileno que se probará en histórico club de Italia

Pascual de Gregorio, hijo del recordado goleador chileno que pasó por Bari, no tuvo mucha fortuna en el fútbol chileno, pero las puertas se le comienzan a abrir en Italia. Tras un destacado paso la cuarta categoría en el club Rocca di Capri, donde anotó nueve goles, recibió un llamado que podría cambiar su carrera: desde este martes estará a prueba por dos semanas en la pretemporada del Piacenza, elenco de la Tercera División que en la década del '90 pasó varias temporadas en la Serie A.

"Es una emoción grande que un equipo histórico me haya dado esta oportunidad para poder demostrar mi fútbol. Daré lo máximo para ganarme un lugar, este salto es el objetivo que tengo desde que llegue a Italia y me he esforzado bastante para poder llegar donde estoy, nadie me ha regalado nada", cuenta en conversación con As desde Italia.

- ¿Cómo se da esta opción de llegar a Piacenza?
- En mi club anterior hice una muy buena campaña: en 3 meses marqué 9 goles en 10 partidos y les llamé la atención. Hablaron con el presidente de mi equipo, Domenico Belvedere, y así se dio la opción para poder llegar a una prueba.

- Imagino que saltar a una división superior es también un salto en lo económico...
- Sí, la Serie C ya es profesional, pero tampoco me enfoco tanto en lo económico, eso viene después. Primero me quiero ganar un lugar en el club para poder traer a mi novia y mi hijo y radicarnos acá.

- Ahora podrías enfrentar a la Juventus Sub 23 o al Bari, club donde jugó su padre, ¿qué sensación le produce eso?
- Todo depende del grupo que toque, porque en la Serie C de Italia son 3 grupos: zona norte, centro y sur. De todas formas seria lindo jugar contra el Bari en el San Nicola, un estadio en el que estuve cuando era pequeño apoyando a mi padre desde la galería. Sería una sensación inexplicable. Por todo eso, quedarme en el Piacenza sería un sueño.