Reportaje

No sólo el gol de Salas: los 5 factores clave que definieron el polémico torneo de 1994

Luego de 26 años, se puso de moda el cerrado torneo que le ganó la U a la UC. En esta nota explicamos por qué es injusto centrar el debate sólo en el clásico de la segunda rueda.

No sólo el gol de Salas: los 5 factores clave que definieron el polémico torneo de 1994

En 1994 Universidad de Chile ganó un título histórico, tras 25 años. Casi tres décadas después, el programa Memorabiblia de CDF volvió a poner este torneo de moda, con un reportaje en profundidad.

Sin embargo, un notable trabajo periodístico de investigación, provocó un debate injustamente centrado en un partido: el clásico universitario de la fecha 27 en el estadio Nacional.

La polémica de aquella noche del 4 de diciembre de 1994, con la expulsión de Néstor Gorosito y el gol de Marcelo Salas (¿fuera de juego o no?), es sólo un capítulo de varios de ese espectacular campeonato.

Si bien es cierto que ese duelo fue clave para definir el título, hay otros factores importantes en un torneo largo de 30 fechas.

Una pelea de a dos

La lucha por el torneo 1994 fue codo a codo entre la U y la UC. En la primera fecha, ambos equipos golearon: los azules 5-0 a Osorno en el Parque Schott y los cruzados 5-1 a Cobreloa en San Carlos. Ambos elencos nunca bajaron de la tercera posición.

El tercer mejor equipo fue O'Higgins, que a tres fechas del final ya no tenía opciones matemáticas de ganar el título. ¿Colo Colo? Ya en la jornada 26 de 30 quedó fuera de la pelea.

La ventaja cruzada que se esfumó

En la jornada 14, a una de finalizar la segunda rueda, Universidad Católica tenía seis puntos de ventaja sobre Universidad de Chile (25 a 19), con dos unidades para el ganador. O sea, tres partidos.

Sin embargo, esa cifra tiene un pequeño engaño, ya que la U tenía un partido pendiente, que ganó 1-0 a Deportes Temuco, con gol de Marcelo Salas. En la fecha 15, la UC empató 1-1 con O'Higgins en Rancagua y los azules volvieron a ganar, 2-1 a Cobresal en el estadio Nacional. De esta forma, la UC tenía una ventaja de tres puntos al iniciar la segunda rueda: 26 a 23.

¿Cómo llegó la U a acortar la distancia con la UC? Ya en la fecha 16, el elenco azul acortó la ventaja a sólo dos puntos. En esa fecha, goleó 5-1 a Osorno en Ñuñoa y Universidad Católica igualó 1-1 con Cobreloa en Calama.

Factor provincia

Una de las claves en el título de la U fue su gran campaña fuera de Santiago. Como locales, ambos equipos rozaron la perfección, pero en los 11 partidos jugados en provincia, la U sacó 17 de 22 puntos posibles, con siete triunfos, tres empates y sólo una derrota: 3-0 ante O'Higgins en Rancagua.

En cambio, la UC sacó cuatro puntos menos que los azules, 13 de 22, con cuatro victorias, cinco paridades y dos caídas. Los cruzados sufrieron caídas claves en regiones y en fechas decisivas: 1-2 con Antofagasta en la jornada 17 y 1-2 ante Atacama en la 25. En esos recintos, la U obtuvo un triunfo 3-2 y un empate 1-1, respectivamente.

Además de Antofagasta, la U ganó en Osorno (5-0), Viña del Mar (2-1 a Everton), Coquimbo (1-0), Temuco (1-0), Calama (clave el 4-2 ante Cobreloa) y 5-0 en Talca. La UC sólo venció en Viña (5-2), El Salvador (3-2), Coquimbo (3-0) y Talca (4-2).

La victoria de la U 4-2 ante Cobreloa en Calama. Clave para el título. En ese recinto, la UC sólo empató 1-1.

Caballo pillado, es caballo ganado

En la fecha 25, Universidad de Chile alcanzó finalmente a Universidad Católica en la cima de la tabla. Los azules ganaron 3-1 a O'Higgins en casa, mientras los cruzados cayeron 2-1 con Atacama en Copiapó. Ambos partidos se jugaron casi a la misma hora del sábado 19 de noviembre. El de la U comenzó a las 20:30 horas y el de la UC a las 21:30, y fue transmitido a todo Chile por Megavisión.

Al clásico del 4 de diciembre de la fecha 27 llegaron igualados en 42 puntos. Eso fue lo decisivo. Con la victoria 1-0, gracias al gol de Marcelo Salas, la U se convirtió en líder absoluto y quedó con la primera opción de campeonar, a cuatro jornadas del final.

Y Universidad de Chile lo aprovechó, ganando el título después de 25 años en la última jornada, con el empate 1-1 ante Cobresal en El Salvador. En una pelea codo a codo, finalmente el elenco azul fue más regular.

La regularidad azul

La U sólo tuvo un momento malo en las 30 fechas y fue tras la salida de Arturo Salah en la jornada 9. Jorge Socías lo reemplazó en la banca y tuvo la capacidad para sacar al equipo de esa mala racha de cuatro partidos sin triunfos: 0-3 con O'Higgins en El Teniente, 0-0 ante Cobreloa, 0-1 con la UC (y con dos jugadores más en la cancha) y un desabrido 1-1 ante Rangers en casa. Un triunfo 1-0 ante Coquimbo Unido fue clave, con un gol poco valorizado de Fabián Guevara.

En cambio, Universidad Católica no supo mantener la ventaja. De las 30 fechas, el elenco cruzado fue líder en 20 y la U en 10. Y en 16 de esas jornadas fue el líder exclusivo. La U sólo fue puntero en solitario en las últimas cuatro jornadas. Las más importantes, las que definieron el título. Es un dato decidor.

Mientras Socías logró manejar un plantel más corto que el de los cruzados e incluso alcanzar semifinales de Copa Conmebol, Manuel Pellegrini no supo reemplazar la ausencia de sus figuras. Por ejemplo, Alberto Acosta se perdió varios partidos por suspensión. El 'Beto' fue el goleador del campeonato con 33 goles, pero jugó 25 de los 30 partidos. Una de esas ausencias fue ante Atacama en el norte, en una derrota que fue tan clave como la del clásico polémico. Eso dice la historia.