U. de Chile - Colo Colo

"Era un plus para ellos": Álvaro Ormeño recordó la historia del último clásico sin público

En el Torneo de Apertura de 2012, Colo Colo y la U chocaron en los playoffs. Por una sanción, los albos jugaron de local sin público en la semifinal de ida.

0
En el Torneo de Apertura de 2012, Colo Colo y la U chocaron por los playoffs, y por una sanción, los albos jugaron de local sin público en la semifinal de ida.
MARTIN THOMAS/PHOTOSPORT

Este domingo U. de Chile y Colo Colo animarán una nueva versión del Superclásico, con el factor de que no habrá gente en las gradas, al igual que el partido de las semifinales del Apertura 2012.

En aquella ocasión los albos fueron sancionados por incidentes en el último duelo de la fase regular del torneo, ante Audax Italiano en La Florida, luego de que unos hinchas lanzaran bombas de ruido hacia la cancha.

Esto parecía ser un factor en contra para el equipo de Macul, ya que luego debían jugar la vuelta en el Estadio Nacional. También estaba el resultado de la fase regular ante los azules, que vencieron 5-0. Sin embargo, Colo Colo sacó el partido adelante y venció 2-0

Álvaro Ormeño fue protagonista en ese partido y en conversación con AS recordó los detalles de la jornada vivida en el Estadio Monumental.

- ¿Qué se siente disputar un clásico sin público?
- Siempre es complicado cualquiera sea el rival, pero era un playoff y siempre un clásico tiene una motivación extra, independiente de que haya o no gente. Veníamos de haber perdido 5-0 en la fase regular y nos encontramos en la postemporada, así que la motivación estaba. Para ellos era un plus que no estuviera el público, ya que que eso a lo mejor les hacía bajar el rendimiento. De todas formas, la sensación de un clásico es siempre la misma, es como cuando uno lo vive en cadetes, que no va mucho público.

- ¿Sintieron que podían estar en desventaja por no ejercer la localía con su hinchada y luego visitar a la U con toda su gente?
- No lo creo, porque la desventaja quizás era futbolística debido al gran momento por el que pasaba la U y por ahí esa era la duda, pero la motivación era superior a que la U haya estado mejor. Sabíamos que teníamos la obligación de marcar la paternidad del club y es lo que se encuentran todos los jugadores que llegan al club, así como los de la U deben tener la carga de que no ganan hace tanto tiempo. Para nosotros ya había un par de años que el club no perdía ahí y teníamos que hacer prevalecer la localía, esa era la motivación más grande. Al frente teníamos un gran rival, pero lo pudimos superar claramente.

- ¿Cómo afecta en la mentalidad de un futbolista el hecho de jugar sin público?
- Cuando hay mucha gente es lindo entrar, hasta el momento que empieza el partido, porque después uno ya solo escucha un zumbido. Te puede asustar un poco los silbidos en caso de que sea en contra, o el apoyo, pero ya después en la cancha el jugador se mete derechamente en el partido y esta seguramente no va a ser la excepción. Ellos están con una carga y me imagino que la mayor responsabilidad la tiene la U, porque es local y hace tiempo que le gana a Colo Colo.

- En ese partido de 2012 usted fue expulsado al minuto 35 del primer tiempo tras dos faltas en cuatro minutos. ¿Cree que afectó en esta situación el tema de que no había público?
- No creo que haya afectado, ya estaba el tema de que cuando había un jugador con sangre, había que expulsar. El golpe con Roberto (Cereceda) fue sin querer, ni siquiera le doy con el codo que salto, más bien con la mano de atrás y por el impulso lo pasé a llevar, pero sí me sentía culpable, porque habíamos sacado una ventaja y quedarse con un jugador menos, contra el equipo que tenía la U era dar mucha ventaja. Si Colo Colo hubiese perdido ese partido, que era en el Monumental, habría estado marcado como uno de los grandes culpables.

- ¿Cómo fue celebrar ese triunfo sin su hinchada?
- Cambió al ser sin público, porque cuando termina un clásico y lo ganas, te quedas más tiempo en la cancha por la celebración, el público se queda cantando un tiempo más de lo común, pero en ese momento los festejos no podían ser desmesurados, porque jugábamos la vuelta a los 4 días en el Nacional.

- ¿Cómo ve el partido de este domingo?
- Un clásico sigue siendo un partido especial y la motivación ahí sobra, independiente de que no haya público, pero durante toda la semana se está hablando del partido. Los dos equipos no están pasando por un gran momento, porque debido a la pandemia hace mucho tiempo que no jugaban. Llegan en igualdad de condiciones, quizás es un poco más la U, pero también tiene esa carga sicológica que de hace rato no gana.