U. DE CHILE

El nuevo Leo Fernández que la U busca tras la lesión de Aránguiz

La lesión de Pablo Aránguiz obligará a que la Universidad de Chile busque un volante ofensivo que pueda ayudar en esas labores a Walter Montillo.

En la Universidad de Chile ya definieron que van a reemplazar a Pablo Aránguiz, luego de que saliera lesionado el domingo pasado en el encuentro ante la Unión Española y que se confirmara que estará -como mínimo- tres meses sin actividad física.

En Azul Azul bastó una sola reunión para definir que se debe buscar a alguien que pueda aportar en el mediocampo azul y secundar a Walter Montillo en labores de creación. En ese sentido, se conversaron dos temas: que el refuerzo tendrá que saber cumplir tanto en ataque como en defensa y que se utilizará el "Modelo Leo Fernández".

¿Qué tiene que ver Leonardo Fernández en todo eso? El volante uruguayo que jugó a préstamo en los azules en la última parte del 2019 dejó un grato recuerdo y se planea repetir la fórmula. Es decir, confiar en los nombres que se puedan proponer desde la secretaría técnica, que en lo posible sean jóvenes y a los que se pueda acceder a bajo costo o mediante un préstamo.

Hasta ahora, se descarta algún nombre de nacionalidad chilena, pues los que estaban siendo observado están inhabilitados por su minutaje en el Campeonato Nacional o están jugando.

La confianza que se le da a la secretaría técnica es fundamental, pues confían en el seguimiento que se hace desde las oficinas del Centro Deportivo Azul y tampoco los convence la infinidad de nombres que han sido ofrecidos en las últimas horas por representantes e intermediarios.

El gran problema que tendrán los dirigentes, es que en caso de que el nombre indicado sea extranjero, deberán liberar un cupo entre los jugadores foráneos que se encuentran actualmente en el plantel.

¿Por qué un refuerzo extranjero? Porque en el medio nacional la lista se reduce al mínimo debido a que la mayoría de los jugadores observados ya jugó la cantidad de minutos necesaria para quedar inhabilitado de cambiar de club y desde el extranjero tampoco asoma el nombre de algún volante nacional que pueda retornar al país.