U. Católica 3 - U. de Chile 0

Grandes tapadas y un penal insólito: el contraste de De Paul

El arquero de los azules vivió un partido ingrato: salvó en varias ocasiones a su equipo, pero a los 67' hizo una falta insólita que significó un penal.

Grandes tapadas y un penal insólito: el contraste de De Paul

La U tuvo pocos nombres rescatables en San Carlos de Apoquindo y, dentro de ellos, estuvo Fernando de Paul. Al menos, hasta el minuto 67. Y es que el portero argentino naturalizado chileno fue muy exigido por la ofensiva de Universidad Católica, y respondió con creces en varios de los mano a mano en que se vio involucrado, porque el marcador pudo ser más abultado.

A los 13', por ejemplo, se estiró para evitar lo que significaba la apertura de la cuenta, tras un remate de Edson Puch. De ahí, la suerte también jugó en su favor, porque vio cómo los palos y el travesaño salvaban a su cuadro en dos ocasiones, primero a los 14' tras tiro de Fuenzalida y, después, a los 16', cuando fue Zampedri quien probó.

A los 33', Raimundo Rebolledo tomó un rebote que dejó Matías Rodríguez y remató fuerte al pórtico visitante. Una vez más, de Paul se hizo grande y evitó el primero de los precordilleranos. 

En el complemento, con el marcador ya favorable a los locales, respondió ante tiros de Lezcano (54') y, más tarde, ante Aued, que intentó colocar el balón cerca del primer palo pero el arquero laico lo mandó al córner con una tapada notable.

El error que condenó a la U

Sin embargo, su actuación -hasta ahí, impecable- se arruinó con un error infantil al 67': salió a cortar un centro y le entró de lleno con un manotazo a Gastón Lezcano, lo que significó el segundo penal para los cruzados. Aued no dudó y anotó con tiro potente arriba. Doloroso fallo para él y para la U, que en ese minuto perdió las mínimas chances que tenía de, aunque fuese, igualar el cotejo.

Tras esto, sufrió el tercero a los 81', donde tampoco respondió de buena manera. Zampedri salió solo, De Paul intentó cortar la jugada tímidamente y el atacante argentino lo eludió sin ninguna complicación para anotar el 3-0 y convertir el partido en una goleada. De todas formas, un partido ingrato para el guardameta, que pese a su gravísimo error fue de lo más alto en el conjunto laico.