LA ROJA

“Mi único partido oficial por la Roja fue en Uruguay; estuve con Salas, es un orgullo”

El empate 2-2 del 2007 quedó marcado por el doblete del ‘Matador’. Para Rodolfo Moya fue mucho más especial: “Creo que ese día fue la iniciación de la Generación Dorada”.

El doblete de Marcelo Salas contra Uruguay en Montevideo es una imagen que no se olvida. El 18 de noviembre del 2007, por las Eliminatorias de Sudáfrica 2010, la Roja de Marcelo Bielsa rescató un punto histórico. Para muchos, ese día fue el comienzo de un ciclo exitoso que incluiría la clasificación a mundiales y dos títulos internacionales. Uno de los presentes fue Rodolfo Moya, quien ingresó en el segundo tiempo y quien protagonizó una particularidad: ese día jugó su único partido oficial con la Selección. El ex atacante lo revive en AS.

"La verdad es que había dejado atrás el fútbol, porque no quería vivir de los recuerdos. Pero mis hijas son futbolistas, juegan en Everton y ellas me hicieron volver a sentirlo nuevamente. Creo que uno siempre se queda con los momentos lindos del futbol, y ese empate 2-2 es uno de ellos. Ayer (martes) volví a ver las imágenes y claro que me acuerdo. Marcelo (Salas) convirtió los dos goles. Me da orgullo, y significa que lo hice bien en mi carrera", relata Moya, quien actualmente se desempeña como concejal de Concón. 

Moya, que defendió la camiseta de los tres clubes grandes de Chile, define ese encuentro en Montevideo como el punto de partida de la 'Generación Dorada'. ¿Por qué?: "Estábamos con muchos jóvenes y habían muchos sueños. Todos estábamos en la misma sintonía. Yo pienso que fue clave para conseguir las copas América, porque ese día nos dimos cuentas que sí podíamos pelear cosas grandes. Fue la iniciación de esos logros que vivieron después. Cuando veo a los muchachos así de exitosos, me da felicidad porque pienso 'estuve en el momento justo, fui parte del comienzo'. Ojalá sigan sumando".

- Jugó seis partidos con la Roja, pero ese fue el único por los puntos. ¿Lo siente especial?
- Sí, fue el único partido oficial que jugué con la Selección. Lamentablemente me lesioné el 1999 cuando íbamos a la Copa América de Ecuador, y para la Copa América del 2007, también. Me desgarré en el partido contra Haití, cuando fue el terremoto. Entonces lamentablemente fue el único partido. Yo debuté a los 18 años en la Selección Mayor (amistoso contra Lituania el 1998) y a los 19 años desaparecí por una larga lesión. De hecho, después del Sudamericano de Mar del Plata, los únicos nominados a la adulta fuimos David Pizarro y yo.

Rodolfo Moya ingresó en el segundo tiempo /

- ¿Por qué no jugó más?
- Cuando estaba en Audax Italiano, volví a tener una nueva etapa en la Selección. Gracias a la campaña en Copa Libertadores. Pero otra vez me lesioné. Así que claro, al recordar ese partido con Uruguay, lo hace más especial aún. El hecho de debutar con Marcelo Bielsa me deja muy contento. El tema es que cuando llegué a Colo Colo, sumé mi tercer club grande. Mi sueño era ese, entonces como que cumplí el objetivo y se me quitaron las ganas de seguir jugando fútbol. En ese momento ya pensaba en dedicarme a otra cosa. 

- ¿Qué significó reemplazar a Suazo y jugar con Salas ese día? 
- Ese día todos de acuerdan de la arenga de (Luis) Bonini. Pero en el camarín siempre hablaban los más grandes. Ellos nos decían cómo jugar y cómo manejar la situación. Marcelo nos dio tranquilidad. Nos dijo que debíamos meter, y que teníamos las condiciones para jugar un Mundial. Marcelo fue muy importante al comienzo de las Clasificatorias. Para mí siempre fue un referente, siempre quise jugar con él y tuve la oportunidad de estar con él en Uruguay.