ENTREVISTA AS

De Cagliari a Chile: "Estoy feliz donde estoy, pero me gustaría llegar a un grande"

El uruguayo Matías Cabrera, figura de la Universidad de Concepción, habló de su presente y de su amistad con Mauricio Pinilla.

De Cagliari a Chile: "Estoy feliz donde estoy, pero me gustaría llegar a un grande"

La semana pasada Matías Cabrera (34) marcó su primer gol en el fútbol chileno, en la victoria 2-0 de Universidad de Concepción sobre Coquimbo Unido, en el Estadio Francisco Sánchez Rumoroso.

El volante uruguayo -quien cuenta con pasos por Nacional de Montevideo, Cagliari, Estoril y Deportivo Cali, entre otros- es pieza clave en el cuadro del "Campanil", equipo que poco a poco levanta el vuelo en el Torneo Nacional y que este jueves desafiará a la Universidad de Chile.

Cabrera, muy amable, atendió el llamado de AS Chile para hablar de su primera experiencia en el fútbol chileno. "En lo personal ha sido un año complicado para los extranjeros que estamos lejos de la familia. Nunca me tocó estar tanto tiempo lejos de los afectos. Y en la parte deportiva, por suerte, creo que vamos de menos a más. Estamos mejorando partido tras partido. El duelo con Coquimbo puede ser el comienzo de algo prometedor. Nos animamos más con la pelota y seguimos realizando el buen trabajo defensivo que tenemos", señaló.

- ¿Su llegada a Chile es gracias al técnico Eduardo Acevedo?
- Sí, Eduardo ya me había dirigido en otros lados. Yo estaba en Deportivo Cali y se dio una salida media forzada, fue algo extraño. Tenía otras oportunidades, pero decidí venir porque conozco a Eduardo. Sabía la situación en la que estaba el club (complicado en la tabla acumulada), pero asumimos el reto.

- ¿Qué le ha parecido el fútbol chileno?
- Yo creo que el fútbol es un deporte donde se expresa cómo vive la sociedad de cada país. Yo venía de Colombia y allá el fútbol es más pausado, siempre jugando al pie, no se presionaba tanto. Yo lo noté más light. Y en Chile me encontré con un juego dinámico, agresivo, se presiona más fuerte. No jugué en Argentina, pero en intensidad lo veo similar. 

- ¿Qué objetivos tienen con el club?
- El primer objetivo es dejar al equipo en Primera, pero lo que realmente queremos es clasificar a una copa internacional. Sabemos que tenemos material para lograrlo y es algo que está a la mano, no es una utopía.

- Y en lo personal, ¿le gustaría llegar a un grande de Chile?
- Sí, me encantaría llegar a un grande. Yo soy un trabajador y en todos lados doy lo máximo de mí. Por suerte tuve la oportunidad de jugar en Nacional y Deportivo Cali, que son equipos grandes, y siempre aspiro a ello. Creo que se me hace más disfrutable jugar en equipos grandes porque salen a proponer en todas las canchas.

Reinaldo Rueda ha llamado varios jugadores del medio local a la Roja, pero ninguno de Universidad de Concepción. ¿Imagina a algún compañero en esos microciclos?
- Hay jugadores que están en un gran nivel y con mucho potencial de crecimiento, porque son jóvenes. Lo que están jugando nuestros laterales Simón Ramírez y Leandro Díaz es impresionante. Ya los disfrutarán muy pronto en la selección chilena.

-¿Y qué tal la vida en Concepción? ¿Le gustó la ciudad?
- Sí, acá estoy con mi mujer y una perrita. Lo pasamos bárbaro en Concepción, pero los compañeros nos hablan de lugares espectaculares cerca y no hemos podido ir por el coronavirus. La zona donde vive es hermoso, estoy feliz.

Su paso por Cagliari y su amistad con Mauricio Pinilla

Matías Cabrera jugó entre 2012 y 2014 en Cagliari y allí coincidió con el chileno Mauricio Pinilla, con quien forjó una gran amistad. El fútbol y la vida los separaron, pero en Coquimbo volvieron a verse.

- ¿Qué recuerda de su paso por Cagliari?
- Yo estaba jugando en Nacional con el "Muñeco" Gallardo y Cagliari compró mi pase. Fueron dos años maravillosos. Es un sueño jugar en Italia y lo disfruté muchísimo. Y además hice grandes amigos, como Mauricio. Hace siete años que no lo veía. Concentrábamos juntos y salíamos a comer con las familias.

- ¿Qué conversaron en Coquimbo?
- Me emocioné cuando lo vi, me dio nostalgia, me trasladó a esos años. Él es una persona maravillosa y un excelente amigo. Charlamos como una hora y recordamos lindas cosas. Nos pusimos al día.