Rueda quedó para marzo

Varios miembros del directorio de la ANFP esperaban que el técnico de la selección chilena, Reinaldo Rueda, pusiera sobre la mesa la opción de no continuar al frente de la Roja tras el desastre de Caracas. Pero el colombiano no lo hizo y como no dio ese primer paso, tampoco lo hicieron desde Quilín. Varios en la mesa central no quieren que el DT siga, pero están amarrados de manos, sobre todo por el alto costo de la indemnización que deberían cancelarle al entrenador y a todo su cuerpo técnico. Rueda lo sabe, la ANFP lo sabe, pero prefirieron seguir con esta relación donde ambas partes se aceptan, pero se miran con recelo y distancia. Una relación tensa que en cualquier momento se rompe.

Reinaldo Rueda expuso las razones que según él influyen en que Chile sume cuatro puntos en cuatro fechas: falta de continuidad de los jugadores que militan en el exterior, ausencia de futbolistas nacionales en el primer mundo, carencia de un recambio acorde al nivel de sus antecesores, jugadores relevantes que no estuvieron presente por lesiones. Todas ciertas, quizás a ratos insuficientes para explicar todo el panorama, pero indudablemente ciertas. 

Se ha anunciado que la permanencia de Rueda en su cargo se evaluará en marzo del 2021 tras los partidos contra Paraguay y Ecuador. ¿Cambiará algo de lo expuesto por el colombiano de aquí a esa fecha? Difícilmente, sin embargo es un hecho que si la cosecha de puntos es escasa el técnico será cesado en su cargo. Es decir, lo que importa es el resultado puntual. No el proceso, ni el trabajo, ni el diagnóstico, ni el escenario. Sólo sumar y clasificar al Mundial de Qatar. Válido, sensato, pero sería bueno transparentarlo.

No se busca mejorar el nivel de la competencia. No se pretende regular la propiedad de los clubes. No es la idea sustentar un trabajo en divisiones menores. A nadie se le ocurre separar la Federación de la Liga local. Nadie ve con malos ojos que los agentes de jugadores representen técnicos y se compren clubes. Lo importante es clasificar al Mundial y seguir escondiendo lo incómodo bajo la alfombra.

El tema primordial no es sólo la permanencia de un entrenador sino quién podría reemplazarlo y sobre todo quién lo trae. Los nombres abundan, las carpetas llegan, los intermediarios esperan al acecho los partidos de marzo contra Paraguay y Ecuador. Mientras muchos queremos que Chile gane, a varios no les vendría mal que se enreden puntos en el camino. Total, lo importante es clasificar al Mundial. Da lo mismo la forma de hacerlo.