INTERNACIONAL

De ser rechazado por tres clubes en Chile a ser la gran figura en Argentina

Emiliano Vecchio quería regresar a Chile. Lo intentó y lo reconoció públicamente: "Es mi prioridad". Pero ningún club apostó por él. Hoy brilla en Rosario Central.

La carrera de Emiliano Vecchio vive un renacer. Después de un amargo paso por Bolívar, donde rescindió contrato por diferencias en la remuneración, el volante regresó a Rosario Central, el club donde debutó como profesional. Antes, eso sí, intentó volver a Chile: "Es mi prioridad porque estuve cuatro años allá y con mi esposa vivimos cosas increíbles", reconocía en diálogo con AS. Sin embargo, la opción no prosperó.

Vecchio se ofreció abiertamente para fichar en Colo Colo, donde ya había estado entre el 2013 y 2015. Quería reencontrarse con Esteban Paredes y Julio Barroso, sus amigos. "Hoy priorizo lo deportivo por sobre otras cosas económicas", avisaba en un claro mensaje hacia Blanco y Negro. Pero la realidad es que su nombre nunca estuvo en los planes de la directiva. Especialmente por esa fallida intención de rejuvenecer el plantel.

Con Unión Española y La Serena tuvo mayor acercamiento. Lo negoció más de una vez. Al Santa Laura quería ir en busca de una revancha por esa final perdida ante Huachipato (2012), y a La Portada intentó ir para reunirse otra vez con Jaime Valdés. Ninguna de las dos directivas estuvo totalmente convencida: "El profe (Francisco Bozán) me llamó. No sé si hay gente de la dirigencia que no tuvo la intención, pero yo sé que es parte de las reglas", reconoció después.

En medio de ese contexto, Vecchio recibió el llamado de Cristian 'Kily' González para volver a Argentina. "Fue el día más feliz de mi vida", afirma. Fichó en Rosario Central a comienzos de agosto, y poco a poco se gana el reconocimiento en su lugar de origen. En siete partidos jugados, el mediocampista suma cuatro tantos y tres asistencias. Es el goleador de la Copa Diego Maradona.

Vecchio ya le marcó a River Plate, Banfield (2) y Patronato. Es capitán y lidera el ranking en precisión de pases. Hoy está feliz: "Es lo más lindo que me puede pasar. Estoy muy contento y lo tomo con la seriedad que se merece", dice. El futbolista había dejado su país hace casi una década, pero este 2020 regresó con mucha más experiencia. Y se nota. Argentina lo disfruta, mientras Chile lo observa a la distancia.