U. DE CHILE

La frase de Rafael Dudamel sobre su continuidad en la U

Tras el duelo ante Iquique, el técnico asistió a la habitual conferencia de prensa: "El empate agónico puede distorsionar cualquier análisis objetivo".

Tras el agónico empate ante Deportes Iquique en el Estadio Nacional, Rafael Dudamel analizó el partido. "Me quedo con las sensaciones de que el equipo hizo su máximo esfuerzo. Las circunstancias nos han llevado a tomar determinaciones en cuanto a las disposiciones tácticas, siempre buscando mayor presencia en ofensiva. Viendo que el rendimiento de Pablo Aránguiz, de Simón (Contreras), de Lenis, venían siendo positivos, encontramos en Larrivey y Ángelo mayor presencia ofensiva", dijo el técnico de la U.

"Eso no quiere decir que estamos resignando jugar más en campo contrario, que no lo veníamos haciendo como lo esperábamos. Jugar con dos delanteros parece ser más directo, pero tanto Larrivey como Ángelo saben llegar al arco. El empate agónico puede distorsionar cualquier análisis objetivo. La realidad es que nuestro trabajo, nuestra idea, nuestra ilusión, era el triunfo. Y bueno, hemos marcado dos goles, y aun así se nos ha escapado el triunfo. Cuando teníamos el 1-0, tuvimos un par de opciones para ampliar, pero no lo hicimos", complementó.

"Luego nos tocó remar de atrás, porque el rival creó opciones claras (...). Lo que habíamos planteado al inicio, lo llevamos en gran parte del partido", añadió Dudamel, quien sobre su continuidad en la U sostuvo que "me siento capaz de revertirlo y para eso trabajamos diariamente. Hoy no podemos tapar el sol con un dedo, el rendimiento no nos respalda. Somos los principales responsables, soy el líder de este grupo que trabaja y que quiere superarse cada día. Hasta el final estaremos haciéndolo".

En cuanto al futuro azul en torno a una posible clasificación copera, 'dejando de lado' lo que es el descenso, Dudamel señaló que "el que apuntemos matemáticamente a clasificar a copas internacionales, a nosotros no nos lleva a ser indiferentes o a obviar un tema que es una realidad. Cada día que nos preparamos para cada entrenamiento, cada partido, pensamos en ganar, con ilusión. Con claros de la necesidad de obtener cada triunfo. Pero si nos metemos ese pensamiento de que hay que ganar porque si no pasa descendemos, es más difícil para el ser humano".

"La fortaleza del plantel pasa por eso: preparar un partido con optimismo, con la mayor ilusión y las mayores ganas posibles. Si no, nos matamos psicológicamente entre nosotros mismos. El mensaje es apuntar a ganar para, con la consecución de la mayor cantidad de puntos, poder zafar de esa circunstancia final. Pero no somos indiferentes a la realidad", añadió Rafael Dudamel.