Entrevista AS

"Puedo lograr una medalla": el sueño de rider chilena para Tokio 2020

Macarena Pérez, subcampeona mundial de BMX freestyle en 2019, es una de las cartas nacionales con más posibilidades de podio en los próximos JJ.OO.

0
"Puedo lograr una medalla": el sueño de rider chilena para Tokio 2020

En 2019, Macarena Pérez logró la mejor actuación nacional en un certamen mundial de BMX Freestyle. La biker chilena obtuvo el subcampeonato en el torneo realizado en China y, con ello, aseguró su presencia en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio. Ese año fue muy fructífero porque, además, se quedó con la medalla de plata en los Panamericanos de Lima. Hoy, la deportista de Monster Energy cree que no es disparatado pensar en un objetivo mayor: una presea olímpica.

"Es totalmente alcanzable. Pero tengo que trabajar muy duro eso sí, porque de verdad que el nivel de las mujeres durante los últimos dos años ha subido mucho. No va a ser fácil, así que tengo que mantenerme arriba", asegura en conversación con AS, quien fuera una de las primeras deportistas nacionales en clasificarse para la cita de los anillos.

- El freestyle en BMX es una disciplina olímpica nueva, ¿cómo recuerda el momento en que se anunció? ¿Cómo influyó para usted?
- Al principio fue como “ah, buena, qué bacán”, pero estaba muy tranquila. No me cambiaba mucho. Pensé “tiene sus pros y sus contras”. Después le tomé el peso y siempre dije que para mí era súper posible clasificar y estar dentro del primer grupo de mujeres en participar de unos Juegos Olímpicos. Y, bueno, después que se hizo el anuncio llegaron nuevas oportunidades, más recursos… así que bien.

- ¿Cómo recibió el aplazamiento de los Juegos Olímpicos de Tokio? ¿Hoy está en una mejor posición que hace un año?
- Sí, completamente, creo que estoy en una mejor posición y todavía tengo varios meses por delante para seguir preparándome. En realidad, me tomé súper bien que se suspendiera porque entendí que era lo más razonable y lo más seguro que pasara. Además, que 2020 fue un año difícil… había mucha gente que no tenía cómo entrenar de buena forma. En mi caso, igual costó que se abrieran puertas. Entonces fue lo mejor.

- Que haya muchas expectativas puestas en usted, ¿le suma un grado de presión extra?
- Hay que pensar más en uno, ver cómo se van dando las cosas contigo. No hay que preocuparse demás. He estado súper tranquila y durante estos meses no lo he pensado tanto, porque en Chile no hay mucho como para entrenar así que intento abstraerme de esa presión. Ahora cuando vuelva a Estados Unidos en febrero, al centro de alto rendimiento que es Woodward West, ya comenzaré con todo.

- ¿Qué opina de la notoriedad que ha ganado el BMX Freestyle en el país gracias, en gran parte, a actuaciones como las suyas?
- Es bacán que nos dieran un poco de espacio. Era necesario. Pero creo que aún hay muchas cosas por mejorar: que haya más riders todavía, que se le dé más enfoque a los parques, que haya actividades para niños, campeonatos para ellos… cosas así. También que las marcas se interesen más en el BMX porque, al final, es la forma que tenemos para desenvolvernos mejor. Falta algo más de organización. Yo misma estando acá me deprimo un poco, porque siempre voy al mismo parque. O si cambio, voy al Parque de Los Reyes y está súper feo, mal cuidado, entonces no me dan muchas ganas de andar en bicicleta.

- ¿Cuáles son sus próximos objetivos?
- Espero tener un par de campeonatos pero, lo único seguro hasta ahora es el Test Event en Tokio, que será un torneo de prueba a fines de abril para probar el parque en que se harán los Juegos Olímpicos. Y espero que se confirme el torneo de Francia, que es en mayo, pero aún no se sabe si se hará.