La Roja

Dos ascensos en Argentina y varios títulos en México: la historia de Almeyda como DT

Se retiró tras el descenso de River para devolverlo a Primera como DT. Lo hizo, al igual que con Banfield. En Chivas brilló. Así ha sido la carrera del DT que está muy cerca de la Roja.

0

Matías Almeyda tomó ventaja para convertirse en el sucesor de Reinaldo Rueda en la selección chilena. El argentino, que actualmente dirige a San José Earthquakes de la MLS, ya tiene varios años de experiencia como entrenador a nivel clubes, donde ha vivido variados momentos. Así ha sido el desarrollo del 'Pelado', que podría comandar a la Roja en el Camino a Qatar 2022

La historia de Almeyda como entrenador partió de una forma muy traumática. Tras el descenso de River Plate en el 2011, el volante decidió dejar el fútbol para, desde otra posición, ser el líder del plantel que tenía la misión de devolver al cuadro 'Millonario' a la serie de élite de Argentina.

En la Primera B Nacional vivió un estresante período, en el que recién en la última fecha logró consumar el ascenso luego de una ardua batalla con Quilmes, Instituto y Rosario Central. Hace unas semanas reconoció que no volvería a ser el DT de River. "Me consumió 7 años de vida el hecho de haber dirigido en esa presión”, comentó. 

En noviembre de 2012 dejó la institución por los múltiples problemas en la interna del club.  "Siempre pregoné la paz para este club, y ojalá desde mañana esa paz aparezca, aunque no creo ser yo el problema", dijo en su despedida.

Meses después asumió en Banfield, club que estaba en la B Nacional. En la temporada 2013/14, Almeyda logró asombrar a Argentina gracias al gran nivel de su equipo, que se coronó campeón de la categoría y ascendió a Primera. Su etapa en el 'Taladro' se terminó en agosto de 2015. 

Su primera experiencia lejos de Argentina llegaría en septiembre de 2015. Chivas de Guadalajara confió en el argentino para comandar su proyecto. En el 'Rebaño Sagrado' vivió años espectaculares. Ganó su primer título solo dos meses después de haber llegado al club. Fue la Copa MX. A esa estrella, se sumaron la Supercopa MX en 2016, otra Copa MX en 2017 y el título de la Liga MX en dicho año, además de la Concachampions 2018

"Lo que vivimos en México fue bastante fuerte porque encontramos un club con mucha pasión, el club que es México porque Chivas es México, tiene 40 millones de hinchas y estaba por descender; en dos años y medio logramos llegar a siete Finales y ganamos cinco", dijo en una entrevista con TyC Sports hace un año.

Su legado en Guadalajara es imborrable. La hinchada aún lo recuerda por los logros que consiguió y en México hasta hoy destacan la gran relación que pudo entablar con el plantel que dirigió. Se fue en 2018 por "diferencias que tuve con un directivo que entonces tenía Chivas". 

Al año siguiente, San José Earthquakes lo contrató. En el equipo de la MLS ha tenido un irregular paso, en el que se destaca una increíble racha negativa en septiembre de 2020. Aquel mes perdió cuatro partidos, empató tres y ganó uno. Pero lo llamativo de esto es que sus caídas fueron 5-1 ante Los Ángeles Galaxy, 7-1 frente a Seattle Sounders, 6-1 contra Portland Timbers y 5-0 versus Colorado Rapids

Ex compañeros y una fallida negociación con la U: los nexos de Almeyda con Chile 

Marcelo Salas es uno de los más importantes. En la Lazio forjaron una amistad que perdura hasta la actualidad. Almeyda 'apadrinó' al 'Matador' en su llegada a Italia, donde luego consiguieron la Serie A 1999-2000, la Copa Italia 1999-2000, la Supercopa de Italia 1998, la Recopa de Europa 1998-1999 y la Supercopa de Europa 1999.

También fue compañero de Pablo Galdames Díaz en Quilmes y de Gustavo Canales en River Plate. En el cuadro 'Millonario', además, jugó el Superclásico ante Boca donde Gary Medel quedó en la historia con un doblete. 

El lazo más reciente con Chile fue en 2017, donde protagonizó un duro altercado con Eduardo Vargas. Almeyda acusó al chileno de gritarle un gol, por lo que lo encaró y la situación casi pasó a mayores. 

En 2005, además, estuvo a un paso de Universidad de Chile. De hecho, era la gran sorpresa que tenía preparada el club para la Noche Azul de ese año. Se habló de que el fichaje sería financiado por agentes externos al club, pero todo quedó en nada y la operación se cayó.