Entrevista AS

"Me pidió disculpas": la nueva vida del arquero que sufrió un grave accidente ante la UC

El ex portero de Palestino revivió su etapa en Chile, el grave choque con Zampedri, y la conversación que tuvo con él después.

0
"Me pidió disculpas": la nueva vida del arquero que sufrió un grave accidente ante la UC
MARCELO HERNANDEZ/PHOTOSPORT MARCELO HERNANDEZ/PHOTOSPORT

Federico Lanzillota vivió de todo durante su estadía en Palestino. Llegó el 2019, y logró jugar sólo tres partidos antes de sufrir su lesión en la rodilla que lo tuvo al margen de las canchas por varios meses. Luego vino la pandemia y cuando ya pudo volver a jugar, logró disputar 14 encuentros hasta el accidente con Fernando Zampedri que le costó la perdida de tres dientes y una fractura maxilofacial, perdiéndose el resto de torneo y sus últimos días en el club.

"Fue un año extraño, lesionado y con pandemia, aún así tomé la decisión de quedarme en Chile enfocado en la recuperación. La pandemia demoró los plazos para mi vuelta, pero a la vez me dio más tranquilidad para recuperarme de la mejor manera. Por suerte pude terminar jugando, sacando lamentablemente la lesión de la cara", comenta el arquero que hoy ya se encuentra de vuelta en Argentina.

- ¿Ansioso por su retorno en Argentinos Jr.?
- No, todo bien y tranquilo. Contento sobre todo ya que no veía hace más de un año a mi familia por todo esto de la pandemia. Feliz porque es mi casa, un lugar que ya conozco, sé como es, hay gente nueva pero tranquilo. Aquí me fue muy bien, salí campeón, la gente me quiere mucho. Parto peleando desde atrás, pero feliz porque el club juega Libertadores, la Copa Argentina, va a estar buena la competencia.

- Llegó a Palestino cuando había dos arqueros y aún así se quedó con el puesto de titular. Pese a esto, sufrió una lesión que lo dejó fuera por un largo tiempo. ¿Cómo fue para usted toda esta situación?
- Llegué e Ivo Basay me dio la confianza rápidamente. Feliz en ese aspecto porque cuando uno sale del país lo único que quieres es jugar, ya que uno deja muchas cosas, pero por suerte me tocó debutar y andar muy bien, jugar los dos primeros partidos y teniendo un buen rendimiento, después lamentablemente me lesioné y me frustró un montón de cosas que tenía planeadas en Chile desde Argentina.

- Pese a esta lesión que tenía para una larga recuperación, el equipo decidió darle la confianza y esperar su regreso. ¿Qué sensación le dejó a usted esto?
- La verdad que me puso muy feliz sentir el apoyo de Ivo y de Jorge Uaui que fueron los dos que hablaron conmigo, que a pesar de estar lesionado quería que fuera parte del plantel, que me recupere y si estaba al cien por ciento como ellos me habían visto antes de la lesión que vuelva a ser el arquero titular de Palestino. Por suerte pude terminar jugando, sacando lamentablemente la lesión de la cara, pero siendo participe en la levantada del equipo para poder estar en copas internacionales.

- ¿En algún momento se generó mala relación por quizás sentir que le quitó el puesto a los dos arqueros que estaban en ese momento (Ignacio González y Fabián Cerda)?
- No, mala relación no creo. Sé que se dijeron varias cosas, pero la relación con los chicos siempre fue buena, incluso sigo hablando con los dos de la mejor manera. Lo que pasa es que yo igual soy muy simpático jaja, entonces quizás en un principio me miraron raro, pero después se dieron cuenta que soy alguien sano para el club y para competir, por lo mismo creo que hasta me terminaron teniendo cariño.

- ¿Cómo fue para usted ese momento cuando tuvo el grave accidente con Fernando Zampedri?
- Justo cuando me venía sintiendo mejor, me tocó el accidente de la cara contra Católica y corrigiendo, fue más leve de lo que parecía, ya que las primeras imágenes fueron duras, lleno de sangre y con tres dientes menos. Cuando yo estaba en la clínica pensaba que iban a ser tres o cuatro meses fuera de nuevo, y al final fue una fractura del maxilofacial lo cual tiene una recuperación en tan solo 45 días para estar entrenando de nuevo con mis compañeros y después me tocó ponerme bien tanto en lo físico. Por suerte tuve una recuperación muy rápida, a pesar de que los primeros días tuve la cara muy inflamada, hoy en día estoy entrenando y estoy casi en un cien por ciento.

- ¿En algún momento tuvo contacto con Fernando Zampedri? ¿Algún mensaje de disculpas?
- Sí jaja. Tuve unos mensajes de él, me quería ir a visitar, pero le dije que no, ya que ni siquiera podía hablar, estaba con toda la cara hinchada y no quería que me vieran en ese estado. Pero sí me mandaba mensajes, estuvimos hablando y me pidió disculpas.

- Usted me decía que la relación con sus compañeros fue muy buena. ¿Con quién se relacionaba mejor en el club?
- Con Cristóbal Jorquera e Ignacio Herrera tuve mucha cercanía, es más, nos seguimos hablando, me he juntado con ambos a pesar de que se fueron del club antes que yo. En esta última etapa me llevé muy bien con Nicolás Solabarrieta, Gastón Guruceaga, Lucas Acevedo. Me llevo un par de amigos para Argentina.

- ¿Cómo tomó usted la salida de Gastón Guruceaga? ¿Sintió algo de culpabilidad?
- Fue raro la verdad. Tenemos muy buena relación, seguimos hablando hasta el día de hoy. A la vez sentir que lo estaban dejando de lado para ocupar ese cupo conmigo o con otro extranjero me hacía sentir raro. Lo hablé con Gastón y él lo supo entender, me dijo que yo no tenía nada que ver, son decisiones que toman los dirigentes, el cuerpo técnico y que yo me quedara tranquilo. Por lo mismo yo se lo agradezco un montón sacándome un peso de encima. Por un lado, quiera o no, sentí que le quitaba el puesto.

- ¿Quién fue el jugador que le sorprendió a la hora de llegar a Palestino?
- Hubo varios, pero el que más me llamó la atención fue Cristóbal Jorquera. Él tenía muy buenas cualidades técnicas y visión de juego, nadie le podía sacar la pelota, tenía ojos en la nuca, sabía donde estaban todos sus compañeros. Después vi que tuvo paso por Turquía, Italia, Colo Colo, y bueno, tiene uno de los mejores apodos en el fútbol, el Ángel de Macul (se ríe).

- Ahora está en Argentina, pero en un futuro ¿dónde le gustaría jugar? ¿Algo más tradicional como Europa o lugares más exóticos como China, Emiratos o Estados Unidos?
- La idea es jugar en Argentina, hacer un buen papel ahí y el día de mañana siempre lo hablo con mi pareja, que nos gustaría vivir en Estados Unidos y jugar en la MLS. Nos gustaría vivir unos años ahí como experiencia de vida para conocer esa liga.

- ¿Y por lo futbolístico igual se iría a Estados Unidos?
- Sí, esa liga me seduce no hay que mirarla con malos ojos. Al contrario, creo que ha progresado mucho y es muy competitiva. Tengo conocidos que juegan ahí y quizás hace unos años era menor pero ahora está todo mucho más profesional. Ahora hincho por el Atlanta United que está Gabriel Heinze que fue mi técnico y lo aprecio mucho, por lo mismo espero que le vaya muy bien.

- Hay que mandarle unos mensajes quizás entonces…
- Claro jaja ahí le voy a mandar unos textos por WhatsApp, estaría muy bueno.