ENTREVISTA AS

Buonanotte anuncia proceso de nacionalización: "Seré chileno"

El futbolista de la UC conversó con AS en la inauguración del Brand Space adidas del Parque Arauco. Se refirió a su estadía en el país y a su gran desafío del futuro.

0

Son las nueve de la mañana y Diego Buonanotte camina alegre por el Parque Arauco. El jugador de Universidad Católica fue uno de los rostros que llegó a inaugurar el Brand Space adidas, que se ubica en el piso de deportes de Ripley, y que se transformó en la tienda más interactiva del país. El argentino, o próximamente chileno, conversa con su nuevo compañero, Juan Leiva, y sonríe con ex jugadores del fútbol chileno: "Hoy me voy a reencontrar con Gustavo Poyet", cuenta. En ese contexto, Buonanotte dialoga con AS.

- Fue dirigido por Gustavo Poyet en Grecia. ¿Qué le pareció su llegada?
- Es un gran entrenador, un ganador y alguien con una ambición grande. Yo estuve un tiempo con él. Ya tuve un primer contacto para felicitarlo y darle la bienvenida. Ojalá sigamos por este camino, porque hemos logrado grandes cosas.

- Él lo destacó y dijo que estaba ansioso de verlo. ¿Cómo tomó esas palabras?
- No escuché nada (risas), pero con Gustavo tengo buena relación, así que le deseo lo mejor. Queremos arrancar cuánto antes, porque tenemos una final. Este grupo de jugadores ha dejado la vara muy alta y queremos seguir por esa senda.

- ¿El tetracampeonato es posible con Gustavo Poyet?
- Seguro, pero vamos paso a paso. Siempre nos proponemos objetivos, pero todavía no empezamos la pretemporada. Tenemos una final y no podemos desviar el camino.

- ¿Cómo va el curso de entrenador?
- Estoy con eso hace un año, en la Escuela de César Menotti. Para mí, es lo más grande a nivel conceptual. Nunca lo pude conocer en una cancha porque es más grande que yo, pero estoy muy metido en su forma de ver el fútbol. Estoy aprendiendo, que es lo más lindo, para tener el curso el día de mañana y ver qué sucede. Me falta todo este año. Lo hago online y cuando viajo a Argentina, paso por ahí para resolver asuntos.

- ¿Se ve dirigiendo en Chile?
- No me veo siendo entrenador (de un primer equipo), porque me gusta la formación de los niños. Tiene que ver con la edad de mi hijo, que es lo que me empezó a seducir. Me interesa esa parte, pero todavía me quedan unos años de carrera.

- ¿Podría ser como técnico del Fútbol Joven?
- Sí, me gusta la formación. Yo estoy muy asociado a una persona que me formó en River: Rubén Rossi. Es el número uno de la formación. Estoy metido con él y tenemos una gran relación. La verdad es que me está gustando mucho esa parte. Pero ahora tengo la cabeza ocupada en mi profesión, porque quiero continuar haciendo las cosas bien en Universidad Católica.

- ¿Está feliz en Católica?
- Sí, estoy en un club que es ejemplo como institución. Me he hecho muchos amigos. Mis hijos y mi mujer, también. Pero nuestra carrera depende mucho del día a día. El fútbol es muy cambiante. Lo que sí puedo decir es que estoy muy agradecido del pueblo chileno. Es un país maravilloso, fantástico.

- ¿Se quedaría a vivir en Chile?
- (Ríe) No sé todavía. Todo depende de lo que haga en mi vida después de mi finalización de contrato con la Universidad Católica, porque a veces está la opción, por cualquier motivo, de irse o no irse. O se termina la carrera. Mientras tanto, hay que disfrutar el día a día.

- Este 2021 cumple cinco años en el país. ¿Va a realizar los trámites de nacionalización?
- Sí, el club está viendo el tema. Hay que ver bien desde cuándo se cuenta, si es que es cuando te dieron la primera residencia, o si es cuando te dieron la definitiva. Estamos evaluando ese tema. Yo llegué en agosto del 2016, así que calculo que a fin de año debería estar listo.

- ¿Es decir, será chileno sí o sí?
- Sí, seré chileno. Yo, encantando. Será un placer.

- ¿Qué le dice su familia respecto a eso?
- Ningún problema (sonríe). Tengo una hija chilena: Amelia, la más chiquita. La más grande nació en Argentina, el del medio nació en España y la última aquí en Santiago, así que no creo que tengamos complicaciones si me nacionalizo chileno (ríe). Ellos están felices aquí.