ENTREVISTA AS

"Es difícil disfrutar cuando eres un jugador del montón, pero en la UC sí lo hice"

Ricardo Noir, ex delantero de la UC, repasó su estadía en el club, recordó los títulos ganados y destacó tanto a Nicolás Castillo como a Mario Salas.

"Es difícil disfrutar cuando eres un jugador del montón, pero en la UC sí lo hice"
RAMON MONROY PHOTOSPORT

El argentino Ricardo Noir fue parte de Universidad Católica en los años 2016 y 2017, donde consiguió dos títulos junto al elenco que era dirigido por Mario Salas. En la UC formó lazos y eso incluso provocó que tuviera que alejarse de las redes sociales, pues reconoció que "cada vez que subía algo era todo el mundo de Católica escribiéndome y la verdad es que extrañaba un montón".

En conversación con AS Chile, el flamante refuerzo del Atlético Palmaflor de Bolivia recordó su paso por San Carlos de Apoquindo y confesó la razón de su partida.

- Le tocó ganar un título liguero y una Supercopa, ¿cuál es el balance que hace de su estadía en el fútbol chileno?
- Fue bueno, no solo por lo que hemos conseguido, también porque creo que en solo dos partidos fui al banco. Jugué mucho. Me sentí muy cómodo, el equipo andaba bárbaro y era muy unido, nos llevábamos muy bien. Le agarramos rápido la idea a lo que quería Mario (Salas) que era un equipo bien ofensivo. Es difícil disfrutar jugando profesionalmente y cuando eres un jugador del montón como yo, pero en la UC la pasé muy bien.

- Hay un partido icónico en esa campaña del 2016, el clásico con la U en el Nacional, cuando ganan 3-0, se transforman en candidatos y Gonzalo Jara se va expulsado por escupir a Diego Buonanotte. ¿Qué recuerdos tiene de ese partido?
- El recuerdo que más se me viene es cuando pateó la heladera Beccacece (risas). No, te estoy jodiendo. Lo que recuerdo de ese partido es que fue un primer tiempo nuestro impresionante: atacamos por todos lados, desbordamos todas las veces, la verdad que nos sentimos muy cómodos y nos encontramos con un 3-0 rápidamente, creo que iban 30 minutos. Y cuando el equipo nuestro iba ganando era difícil darlo vuelta, porque empezábamos a tener la pelota, hacíamos correr a los rivales, teníamos muy claro a qué jugar, yo me entendía a la perfección con el "Poncho" y el "Chapa" por la derecha se entendía muy bien con el "Huaso" o el que le tocara jugar. Fue un equipo muy bien armado y preparado. Disfrutamos muchísimo ese campeonato y ese clásico, ni hablar.

- ¿Cuál era su grupo más cercano en esa época?
- Nos llevábamos bien todos. Los chilenos nos trataron de 10. Tengo recuerdos lindos, pero obviamente cuando uno está en el extranjero se junta con los argentinos. Estaba con el "Enano", Enzo (Kalinski), Franco (Costanzo), Sebastián Jaime, Germán Lanaro. Después también con el "Chapa", "Huaso", Fabi Manzano. Cada vez que hacíamos un cumpleaños nos juntábamos todos. Creo que esa fue la clave de los títulos, formar un grupo espectacular, era como una familia y ninguno le faltaba el respeto a nadie. Sabíamos qué cosa le molestaba al otro, entonces no lo hacíamos sentir mal y esa fue la clave.

- ¿Cómo evalúa la temporada en que estuvo con Nicolás Castillo y lo último que le ha ocurrido?
- Era un excelente pibe, un crack, uno de los que más me asombró. No solo era re contra goleador, sino que era muy buen jugador, asistidor, muy completo. Después lamentablemente tuvo lesiones jodidas, le he mandado un mensaje porque cuando un compañero se lesiona de esa manera hay que estar apoyando y más allá de ser un gran jugador, es una gran persona, es completo. Fue uno de los mejores nueve con los que he jugado en mi carrera.

- A Mario Salas le fue bien con ustedes, pero no con Colo Colo y en Alianza Lima. ¿Cómo hizo para sacarle tanto rendimiento a esa Católica?
- Fue uno de los mejores técnicos que tuve. Había que saberlo llevar a Mario, tenía su carácter, pero la verdad que hacía jugar muy bien al equipo. Es un tipo que vive intensamente todos los entrenamientos. Vive para el fútbol. Nosotros nos íbamos del entrenamiento y se quedaba ahí trabajando en el club hasta altas horas de la noche. Fue uno de los que mejor me hizo jugar y siempre voy a tener palabras de agradecimientos. En Colo Colo no le fue muy bien, pero es como el jugador: tienes etapas, momentos, no le fue tan bien, pero no deja de ser buen entrenador.

- ¿Cómo recuerda el golazo a Unión Española?
- Ese día fue una mezcla de sensaciones, porque salí con una calentura. Le digo "¿hice un golazo y me sacás?", me responde "no, perdón, ya tenía el cambio listo". Y después lo dimos vuelta, un partido espectacular. Creo que se disfrutó mucho porque era un rival directo, un día con lluvia, mucha gente de Católica haciéndonos el aguante y justo fue poner el 1-2, lindo gol, fue el mejor que hice. Hicimos la remontada, los pasamos en la tabla y quedamos segundos atrás de Iquique. Fue lindo, inolvidable, espectacular.

- ¿Por qué se fue de Católica?
- En el último entrenamiento de esa temporada nos juntaba el "Tati" con Mario Salas y ahí nos decían el balance y si es que querían contar con nosotros o no. Cuando me tocó a mi me dijeron que tenían intenciones de que yo siguiera. Y yo también, obviamente, estaba muy a gusto en el club, la familia estaba bien en el país. Pero no dependía solo de mi la decisión, yo había ido a préstamo, Racing había puesto una cláusula alta y cuando vuelvo allá, había regresado Diego Cocca, que es el que me había llevado a Racing. Le dije "mira, Diego, yo estoy muy cómodo en Chile, la familia está muy contenta, ni sacamos a los chicos del colegio", solamente habíamos pedido unos permisos, porque tenía la intención de seguir. Católica me quería un año y medio más a préstamo y Diego me dijo que no, que de ninguna manera, a no ser que compraran el pase. Dejé de usar las redes sociales porque extrañaba al club y la mayoría de mis seguidores en Instagram son todos de Católica, y cada vez que subía algo todos ellos me escribían, la verdad es que extrañaba un montón, así que le dije a mi señora que no iba a seguir más con las redes sociales.