CAMPEONATO NACIONAL

Del examen de grado a la pretemporada: el sorpresivo regreso al fútbol de un ex UC

Santiago Dittborn volvió a disputar un partido profesional luego de más de cinco años. Estuvo retirado y pasó por la universidad.

0
Del examen de grado a la pretemporada: el sorpresivo regreso al fútbol de un ex UC
La Serena

El registro es solo un dato más en el multitudinario historial de partidos disputados, pero sin duda posee un significado especial para Santiago Dittborn. El 17 de mayo de 2015, el volante ofensivo ingresó en San Marcos en el triunfo por 3-1 ante Universidad Católica, en Arica, y más de cinco años debieron transcurrir para que volviera a pisar un terreno de juego como futbolista profesional. Claro, el zurdo se retiró, estudió Ingeniería Comercial y ahora sorpresivamente volvió siendo parte del plantel de La Serena. 

"Desde hace mucho tiempo que tenía ganas de volver al fútbol, de jugar de nuevo. La verdad es que estoy muy contento por todo, por esta opción y esta oportunidad que se dio acá en La Serena. Muy feliz de poder volver a jugar y a competir", cuenta a AS Chile Dittborn, quien se formó en la UC y estuvo a préstamo en Cobreloa y el elenco ariqueño.

- ¿Por qué decidió retirarse en un momento?
- Fueron varias cosas, entre lesiones y otras situaciones. Di una vuelta por Estados Unidos y Portugal, buscando alguna posibilidad, porque yo tengo pasaporte comunitario, y la posibilidad estaba, pero no me terminó cerrando la opción de Portugal. Estaba también en una etapa en que me preguntaba si seguía en el fútbol o estudiaba algo. En ese minuto, se me dio hacer lo último, pero luego volvieron las ganas fuertes de jugar sin descuidar lo académico, porque tampoco podía dejarlos a medias. Me dije ‘me voy a enfocar en estudiar y entrenar a ver si se me da una oportunidad’.

- ¿Qué fue de su vida cuando estaba dedicado solo a los estudios?
- Entré a estudiar en el 2016 y ahí me mantuve jugando en ligas más amateurs, con amigos, pero por la universidad no jugué. Siempre me mantuve entrenando bastante, porque como que quedé con el ritmo de los años anteriores.

- ¿El anhelo de regresar al fútbol fue creciendo en la medida que se acercaba al fin de su etapa de estudios?
- A mí me pasó como que en el último año era demasiado lo que me tiraba las ganas de volver a jugar y también estando afuera uno se da cuenta, porque estando ahí uno no lo valora tanto, y echa de menos, como que empieza a valorar lo que tenía antes, que era estar jugando en Primera División.

- ¿Cómo se preparó? No es llegar y sumarse a un plantel profesional.
- Venía con la idea hace mucho tiempo y por otra parte también estaba terminando mis estudios. Como que todo calzaba para que se pudiera dar ahora. Yo terminé y di mi examen de grado en febrero y la pretemporada acá en La Serena partió en los primeros días de marzo. Me empecé a preparar muchos días antes sin saber si que concretamente sería en La Serena, pero ya con las ganas de que se me diera esa oportunidad. Entonces, me empecé a preparar físicamente, mentalmente y también futbolísticamente. Más fuerte, eso sí, cuando partió la pandemia en el 2020. Ya sabía que era mi último año de estudio y quería ver si se daba una posibilidad. No sabía si eso pasaría, pero lo mejor era estar preparado.

- ¿Como lo hizo para buscar una oportunidad?
- Me empecé a mover un poco, a ver qué alternativas podía tener, ver cómo se iba dando. También era lógico que después de tanto tiempo mi idea era sumarme a alguna pretemporada. Sabía que después de tanto tiempo era imposible que alguien me dijera ‘sabes, no te preocupes ven y juega acá’. Entonces, el profe (Miguel Ponce) me conocía, porque cuando él estuvo en cadetes de Católica yo estaba subiendo al primer equipo y dijo ‘conozco perfectamente al Chago, pero no sé en qué situación está ahora, que se venga a sumar y vemos cómo está’.

- La ubicación en la cancha, llegar a tiempo a las jugadas, la relación con el balón, etcétera. ¿No tuvo problemas con eso? Es volver a entrenar con un plantel profesional.
- Obviamente que el ritmo es mucho más intenso. Uno puede estar preparado y después el ritmo futbolístico es mayor y más rápido. Pero eso lo fui agarrando con el paso de los entrenamientos a la par del resto.