Entrevista AS

El oscuro panorama que generó el Covid-19 en la Tercera División chilena

Integrantes de nueve clubes de Tercera A y B de Chile atendieron a AS para describir la dura realidad que provocó el Covid-19 en sus instituciones.

El oscuro panorama que generó el Covid-19 en la Tercera División chilena
Instagram: @deppilmahue

El fútbol profesional chileno vive un momento muy complejo a raíz del coronavirus. Los nuevos brotes y los errores de los clubes a la hora de respetar los protocolos han puesto en jaque la continuidad de la actividad. Los ejemplos son varios. Los más recientes son los de Curicó Unido, la U, Unión La Calera y Everton de Viña del Mar. Este último, hasta ahora, resultó ser el más grave, debido a la muerte de Alejandro Valdés, utilero del club. Si las medidas y recomendaciones están fallando en el profesionalismo, ¿qué ocurre en el nivel amateur? AS Chile conversó con integrantes de nueve clubes de Tercera División A y Tercera División B del país, quienes describen el desolador panorama que viven ambas categorías.

La última oportunidad

Jorge Salazar es una de las grandes figuras de Pumas FC, un club de Melipilla que milita en Tercera B. El volante, que también pasó por Deportes Melipilla y Provincial Talagante, no ha podido jugar desde el 2019. El problema, para él, es que está en el límite de la edad para jugar ya sea en Tercera A o B.

"El paro del campeonato a mí me afectó anímicamente, porque estaba ilusionado con este último año en Pumas. Ya son las últimas chances de poder aspirar a otra categoría", señala a AS.

Claudio Castillo, coordinador y secretario de Gasparín, club de El Bosque, coincide con ese análisis. "Logramos entrenar tres días antes que ANFA detuviera las actividades. Eso es lo único que hemos podido hacer en los últimos dos años. La progresión de los jóvenes se ha visto muy afectada. No han podido desarrollarse y menos tener vitrina", dice.

En Real San Joaquín, otro elenco de la Región Metropolitana, intentan estar cerca de la realidad de sus jugadores, que lógicamente no reciben remuneración por jugar en un cuadro amateur. "Nosotros llevamos un catastro de sus situaciones familiares, porque es importante para nosotros saber si los jugadores tienen hijos, si tienen problemas, entre otras cosas. Se repite el tema de los Uber, deliveries, fletes, trabajos en restaurantes, tenemos un jugador en la Vega todos los días desde las cinco de la mañana. Eso fortalece la relación de ambas partes, porque nos importa su vida", dice Cristóbal Muñoz, gerente general de dicha escuadra.

Los problemas económicos que la pandemia ahondó

Ángelo Reckmann, presidente de Provincial Ranco, dejo algo en claro apenas inicia la charla con AS. "Uno sabe que en Tercera no va a ganar dinero. Yo pongo plata de mi bolsillo al igual que los demás integrantes del directorio para que el club funcione, y lo hacemos porque amamos el fútbol y somos fanáticos", indica.

"Nos afecta mucho la ausencia del público. Los últimos tres partidos que jugamos en Tercera B lo hicimos con 2.500 o 3.000 personas. Éste año hicimos transmisiones de buena calidad con tres cámaras, repeticiones y con relatores de Santiago y pudimos vender una cantidad considerable de entradas que nos ayudó a generar un ingreso pequeño, pero que no tendríamos si no hacíamos nada", argumenta.

Provincial Ranco en un duelo de su temporada 2020-21.

Jonathan Zamorano, timonel de Rancagua Sur, es firme en su postura. "Nunca estuvimos entrenando por respeto a la actividad y la salud de los muchachos. No queremos ser ambiciosos por subir y querer hacerlas todas como ocurre en otros clubes, siempre priorizamos la salud", comenta.

"Nos ha tocado sufrir a todos con la pandemia. Somos gente humilde, de barrio y que funciona solamente por la autogestión. Hacíamos de todo, como un circo pobre. Vendíamos completos, rifas de camisetas, y había un patrocinador que nos ayudó bastante. La municipalidad nos aporta 10 millones que solo se van en viajes. La ropa la conseguíamos gratis, gestionábamos las colaciones", dice.

Para Zamorano, la situación podría ser muchísimo mejor. Es por eso que hace un crítica muy directa. "Acá nunca hemos recibido ganancias por un jugador. Encuentro absurdo que la si ANFP nos saca un jugador no pague lo que corresponde, porque nosotros también hacemos una inversión en el jugador, pero siempre el derecho de formación se lo llevan los equipos profesionales. ¿Si se ha conversado en ANFA eso para cambiarlo? La ANFA dictamina. Dicen lo que se tiene que hacer, votaciones no se hacen que yo sepa. No corresponde si se supone que es una asamblea".

"Nosotros no tenemos mucho aporte municipal, pero sí de muchas pymes de La Florida, que han sido las más afectadas con esto", dice Germán Moya, director del Club Bellavista La Florida.

Ricardo Villanueva, vicepresidente de Deportes Pilmahue, atiende a AS Chile y explica lo duro que ha sido el camino en algunos momentos. El objetivo es claro: llevar a Villarrica al fútbol profesional, aun cuando eso cueste mucho esfuerzo.

"Esto ha sido a través de mucha autogestion y algunos privados que siempre apoyan el deporte local. La municipalidad también nos apoya facilitando el estadio y cosas que estén a su alcance, pero en su mayoría es mucho esfuerzo de los dirigentes quienes somos fanáticos de este deporte y soñamos con llevar a Villarrica al fútbol profesional. El campeonato pasado no tuvimos problemas para cumplir los protocolos, solo que a veces los recursos no están, pero con gestión hemos logrado cumplir y sacar esto adelante", señala.

Pilmahue realiza una arenga tras derrotar a Rengo en diciembre de 2020.

Las inscripciones y pago de localías que complican a los clubes

Otro tema que golpea muchísimo a los clubes es el pago de la inscripción y las localías, es decir, hacerse cargo económicamente de los arbitrajes.

"No me parece justo pagar inscripciones, estamos en años complicados. Creo que las autoridades gubernamentales deberían hacer un esfuerzo y los dirigentes de ANFA hacer la mediación para tener los recursos, PCR y medidas sanitarias mínimas para cumplir con los entrenamientos y partidos", expresa Gonzalo Rojas, DT de Atlético Oriente, de Lo Barnechea. Y también cree que la ANFA podría hacer algo más. "Nosotros hemos apoyado los dirigentes, pero sentimos que se han quedado un poquito en el pasado. Creo que tienen que ser más ejecutivos para moverse. Nosotros nos hemos reunido con el intendente (Felipe) Guevara, hemos buscado reuniones para hacer valer nuestra voz", afirma.

En el Club Deportivo Gol y Gol, la inscripción y los demás requisitos económicos eran los aspectos que más preocupaban. Pero el cuadro 'goligolino' desea jugar y ascender. Es por eso que sí cumplirá con ello, por más que se tengan que realizar esfuerzos.

"Hay muchos clubes que están con la idea de bajarse. Para los clubes de Tercera es muy complicado jugar sin público. Cuando uno tenía localia ponías tu kiosco, vendías sándwiches, camisetas, cosas de ese estilo. Ahora hay que tener un doctor y un kinesiólogo, y esa inversión podríamos hacerla con la plata de las entradas. La idea de nosotros es participar, porque queremos subir. Hemos hablado con los socios para hacer los esfuerzos. Del municipio nos van a pagar la localía. Eso es uno de los problemas que más nos preocupaba", revela Danilo Sepúlveda, presidente del elenco de Pedro Aguirre Cerda.

Gol y Gol festeja su permanencia en Tercera B.

En el Club Bellavista La Florida esta inversión es imposible de pagar en estas condiciones. "El presidente de ANFA (Justo Álvarez) indicó que el pago de inscripción iba a ser menor que el normal, porque de los 36 equipos que hay en la Tercera B, solo competirán 16. Se había dicho que sería proporcional a los equipos participantes, pero en la última reunión nos dijeron que finalmente se pagaría todo. Las planillas de local también se pagan en su totalidad. A nosotros sí nos afecta. Nos complicaba algunas cosas y corríamos el riesgo de que nos sacaran de la categoría, por lo que decidimos no participar", cuenta Germán Moya, director del conjunto floridano.

Además, Moya detalla que "había que presentar un médico y kinesiólogo permanente y a nosotros nos complicaba un montón. A través de sponsors intentamos gestionar los insumos. Tenemos escasos recursos. Hay que tener exámenes PCR todas las semanas, yo lo estaba gestionando, pero nos dieron plazo hasta el 16 de abril, eso nos complicó por el escaso tiempo para conseguir todo. Por eso nos restamos", expone.

Jonathan Zamorano, presidente de Rancagua Sur, advierte otra situación que le molesta. "Lo que yo no entiendo es que si la Conmebol le da plata a la federación chilena, y en ésta se encuentran la ANFP y ANFA, ¿por qué la federación no se hace cargo de la Tercera? Es una división que da trabajo, en la cual puedes sacar a los cabros de los portonazos, de cualquier tipo de ilícito. No creo que sea tanto dinero para la federación. ¿Los árbitros? También que los financien ellos, sería lo lógico por lo que está pasando", añade.

La obra social, el gran motivo de seguir en la lucha

En Gasparín siguen en pie para ayudar a su comunidad. "A nosotros nos motiva mucho sacar a los jóvenes de El Bosque, que es una de las comunas más pobres en cuanto a desarrollo deportivo en la Región Metropolitana. Aquí solamente hay cuatro canchas de fútbol en toda la comuna. Hemos comparado la situación de La Pintana y San Bernardo con la nuestra y nuestros jóvenes tienen una motricidad muy baja en comparación a los chicos de esas comunas. Obviamente que está el afecto por los colores, pero va por el lado social".

"Nuestro club es social. La sede del club está dentro de la población de La Legua y nuestros jugadores son de la zona. Yo estoy aquí porque quiero fomentar el deporte y generar una ayuda", puntualiza Cristóbal Muñoz, dirigente de San Joaquín.

En Pilmahue se ilusionan con ser competitivos en el momento que regrese el fútbol, pero desean hacerlo con gente de casa. "Queremos generar identidad con la institución y la ciudad", cierra Ricardo Villanueva, vicepresidente del cuadro sureño.