Entrevista AS | Parte II

La confesión de un ex azul: "Si hubiera tenido minutos, siento que aún estaría en la U"

Armando Cooper aún no olvida al 'Romántico Viajero' y confiesa que, desde Israel, aún ve sus partidos. Además, volvió a apuntar a Frank Kudelka.

Armando Cooper (33) tuvo un fugaz paso por Universidad de Chile, pero ese recuerdo sigue presente hasta hoy. El panameño vivió una época de contrastes en su carrera mientras se encontraba en nuestro país: en el conjunto azul apenas fue citado, pero en su Selección se convirtió en un puntal inamovible e, incluso, disputó el Mundial de Rusia 2018.

El volante, hoy en Israel, rememora con nostalgia su estadía en el cuadro laico: "Me quedé con un sabor amargo. Yo sentí que podía hacer las cosas bien. Hasta el día de hoy veo los partidos de la U, y muchas veces me pregunto: '¿qué hubiera sido de mí de haber tenido minutos?'. Siento que no estaría acá, sino que me habría quedado en la U por mucho tiempo. Pero bueno, me esforcé y no me tocó, así es la vida del futbolista".

LEE LA PRIMERA PARTE: "Es una bendición estar acá": la nueva vida de un ex U. de Chile en Israel

- Cuando partió de la U, usted declaró que Frank Kudelka le había faltado el respeto. ¿Aún lo considera así?
- La verdad que sí, porque hubo muchas situaciones en que trataba de marginarme a un costado. En los entrenamientos, incluso. Yo no decía nada porque siempre he pensado que hay que estar tranquilo y trabajar. Dije "voy a seguir" y trataba de hacerme un lugar. Después obviamente uno se fastidia. Lo que me molestó fue cuando él me apuntó a mí en una conferencia de prensa. Él comenzó a señalar porque no se nos estaban dando los resultados, y eso no me gustó. Sentí que me responsabilizaba del momento... o sea, ¿ni me convocaba y me decía que era el culpable? Yo en ese minuto tomé la decisión de irme, porque dije "con este no voy a jugar nunca".

- ¿Hace también una autocrítica de su paso por la U?
- Sí, también. Pero es que apenas tuve tiempo de mostrarme. Con Hoyos, jugué contra La Calera y, bueno, el resultado no nos acompañó, fue desastroso, pero tuve buenas sensaciones. Sentía que podía hacer más. Y le agradezco a la gente de la U que aún me escribe, me dicen que se quedaron con ganas de verme un poco más, que en ese partido fui de lo más rescatable. Entonces me fui con esa inquietud... quería devolver en cancha el cariño que los hinchas me daban.

- ¿Qué jugador le sorprendió mientras estuvo en el CDA?
-
Bueno, muchos, pero el que más fue David Pizarro. No solo como futbolista y lo profesional que es, sino porque él se portó muy bien conmigo, y era de los más experimentados, un jugador de renombre mundial. Me apoyó siempre mientras yo no jugaba. Recuerdo que después de los entrenamientos, íbamos al sauna y ahí conversábamos mucho rato. Yo lo escuchaba con atención y traté de aprender de él. Me daba ánimos para hacer las cosas mucho mejor.

- ¿Mantiene contacto con algún ex compañero?
- No contacto diario, pero sí hablo con varios todavía. A Pinilla a veces le comento sus fotos en Instagram. La otra vez estaba haciendo un asado y le puse "qué bueno se ve, mándame un poco pa' acá", y me respondió  "sí compadrito, cuando quiera hacemos uno" (risas). También nos comentamos con Soteldo, con Rafa Vaz... con 'Bose' igual nos escribimos de vez en cuando. El otro día le hablé para saber cómo estaba. Uno siente que siempre queda esa relación por haber compartido cosas en un camarín y en una cancha. Me pone feliz, porque cuando vaya a visitar Chile, creo que puedo contar con ellos para decir 'oye, vamos y tomémonos un café', o de poder reunirnos en grupo y verlos.

- Hace unos días Johnny Herrera anunció su retiro del fútbol, ¿qué opinión tiene de él?
- Supe de eso. De hecho le voy a escribir ahora en un ratito. Qué te puedo decir... Johnny es un excelente compañero, un líder, uno de los más trabajadores que conozco. Estuvo en la etapa más gloriosa de la U, entonces... ya está todo dicho, no puedo describirlo yo. Le deseo lo mejor y que le vaya bien en lo que se plantee hacer. Seguro que le pondrá corazón y va a luchar igual como lo hacía en la cancha.

- ¿Le gustaría volver a la U?
- Yo no le cierro las puertas a nada y, si se da la posibilidad, volvería feliz, con una sonrisa, como si fuese un joven de 18 años que recién va a debutar en el primer equipo. Sería un honor volver a vestir la camiseta de la U, claro que me gustaría. Pero, para ser sincero, es muy difícil, por no decir que es 99% imposible que se dé. No porque yo no tenga el rendimiento ni porque no se me quiera, sino porque ya tuve mi paso por ahí, y no se me vio, no pude mostrarme, y es complicado que un jugador que ya vistió una camiseta y no hizo nada, vuelva a tener la oportunidad. Tendrían que alinearse los planetas (risas). Pero obvio... me gustaría.