COPA AMÉRICA

Un vuelo hacia al temerario Brasil, sede de la nueva Copa América

Aunque se había anunciado el cierre de fronteras, los turistas también pueden ingresar. Pese al intento, las aglomeraciones arriba del avión son inevitables.

Rio de Janeiro
0
Un vuelo hacia al temerario Brasil, sede de la nueva Copa América

Son las 13:15 horas de Chile y el vuelo hacia Sao Paulo está por despegar. “Esa mascarilla no le sirve. Si no se la cambia, no puede pasar”, se escucha reiteradamente en el proceso de embarque. Algunos se molestan. La rigurosidad contrarresta la grave crisis sanitaria que golpea a Brasil, y que pone en peligro a sus habitantes. Es la cara más temeraria del país que recibirá la Copa América.

Antes, en el etiquetado de maletas, las autoridades de Chile solicitan una serie de documentos: una autorización de Comisaría Virtual (la frontera está cerrada), un examen PCR de máximo 72 horas y una declaración de salud en la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa). Son requisitos indispensables en el traslado a Brasil, nación que ya superó las 480 mil muertes.

Las aglomeraciones en el avión son prácticamente inevitables. Pese a que el ingreso se realiza por grupos, pocos respetan el distanciamiento. La demora en el acomodo de mochilas, complica. De todas maneras, los asistentes del vuelo intentan tranquilizar: aseguran que el avión está sanitizado. El servicio de alimentación permite que los tripulantes se saquen la mascarilla con un tiempo limitado.

La llegada al aeropuerto de Guarulhos, uno de los más grande de América Latina, sorprende. “Nunca lo había visto así de vacío”, reacciona Adriana, brasileña de 36 años que vuelve a su país. Ese estado tiene la mayoría de casos por coronavirus.

Curiosamente, en ese mismo lugar, la policía federal no pide ningún documento para ingresar oficialmente a Brasil. Ni chequeo de los documentos mostrados en Chile, ni revisión de un seguro médico. Incluso, tres personas explican que el viaje es por turismo. No hay reproche. “¿Por cuánto tiempo viene?”, les responden.

El Consulado de Brasil en Santiago explicaba hace tres días: “Las fronteras de Brasil están cerradas. Revise la publicación n°654 del Diario Oficial”. Sin embargo, el artículo dos específica que se refiere solo a medios terrestres o navegables.

Un centro para realizarse exámenes en el aeropuerto de Sao Paulo.

El vuelo desde Sao Paulo a Río de Janeiro, donde jugará la Roja frente a Argentina, demora menos de una hora. Los taxistas ofrecen rápidamente su servicio. Jesús, de 60 años, advierte: “Acá está muy peligroso. Hay que ocupar siempre la mascarilla”, dice. “No hay toque de queda y están funcionando los bares y restaurantes”, explica mientras cuatro policías armados en la mitad de la calle obligan a disminuir la velocidad del vehículo. Es un proceso de rutina en la Avenida Novo Río, próxima a Complexo da Maré (conjunto de favelas).

El clima característico no ayuda. En medio del traslado, comienza a llover. Pero Jesús es optimista: “Los casos van bajando, y las muertes también”, asegura. La Copa América inicia este domingo y la comisión organizadora arregla los últimos detalles. Las Selecciones ya se instalan en Brasil, y los medios de comunicación llegan desde distintos países. El crítico escenario sanitario genera temor, pero Conmebol combate el contexto con rigurosos protocolos.