COPA AMÉRICA

Fue cadete de Fluminense, juega en Portugal y llegó a arengar a la Roja en Brasil

Carlos Pereira es brasileño, pero su padre nació en Iquique. Se siente un chileno más: “Quiero llegar a Primera División para que me convoquen a la Selección”.

Rio de Janeiro
Fue cadete de Fluminense, juega en Portugal y llegó a arengar a la Roja en Brasil

La Selección se retira del aeropuerto Internacional de Galeão y un hombre de 20 años, con camiseta chilena, espera afuera del Hotel Hilton de Copacabana. La escuadra de Martín Lasarte arribará en los próximos minutos, y el joven quiere estar presente en la bienvenida. Su nombre es Carlos Pereira: “Nací en Río de Janeiro, pero mi padre es oriundo de Iquique”, relata en diálogo con AS. Esta vez llegó como un seguidor de la Roja, pero algún día espera bajar del bus… como futbolista.

“Empecé a entrenar con mi padre desde los seis años. Él me llevaba a la playa. Al principio era un juego, pero a los 11 años me fui al San Cristóbal, un club cercano a mi casa. Cuando cumplí 16, recibí una invitación para entrenar en las inferiores de Fluminense. Les gustó mi fútbol y mi calidad. Tuve oportunidades en la Sub 17, Sub 18 y Sub 20”, cuenta Pereira, central y lateral izquierdo.

- ¿Por qué no siguió allá?
- Me fui al fútbol universitario de Estados Unidos en diciembre del 2019. Un agente me observó y me preguntó si estaba contento. Yo no me adapté tanto, por el idioma. Volví a Brasil en junio y en agosto cumplí el sueño de jugar en Europa: llegué a Portugal. Estoy en un equipo que se llama Ventura Sport Club, de la tercera categoría. Es un club academia, que forma jugadores para venderlos a mejores categorías. Quiero tener una buena carrera.

Pereira, en Portugal.

- ¿Es fanático de la Roja?
- Cuando estaba en la juvenil de Fluminense, me ilusionaba con un llamado a la Selección. Varias páginas hablaban sobre mí, pero nunca conseguí una convocatoria. Sería un sueño representar al país de mi familia. Mi papá llegó solo a Brasil y después se vino el hermano mayor. Se quedaron trabajando. Aquí conoció a mi madre, que es brasileña. Tenemos una buena vida, pero siempre vamos a Chile.

- ¿Piensa volver a Portugal?
- Regresé a Brasil en abril y tengo la oportunidad de volver a Portugal en agosto. Quiero hacer una buena temporada. Mi objetivo es llegar a un club de Primera División y así llamar la atención del técnico de la Selección, en la categoría que sea. Puede ser en una Sub 23. Sería feliz.

- ¿Y de qué club es hincha?
- (Ríe) Mi sueño es jugar en la U. Es el club de mi corazón, me encanta. Mi papá es bullanguero y yo igual. Siempre con el león.

Una jornada de Pereira con Fluminense.