COPA AMÉRICA

El otro lado de los seis minutos de angustia: ¿qué hacían Bravo, Aránguiz y Lasarte?

El penal a Arturo Vidal en Copa América generó múltiples sensaciones en el Nilton Santos: nerviosismo en la Roja, enojo en Argentina... y una larga espera.

Rio de Janeiro

Transcurría el minuto 52 del encuentro por Copa América, y Arturo Vidal estaba caído en el área de Argentina. El volante aprovechó el rebote de Emiliano Martínez y fue a disputar una pelota con Nicolás Tagliafico. El argentino le cometió una infracción. Con el chileno acusando dolor, comenzó un largo conteo de segundos. Uno que refleja el fútbol de hoy. La actividad, con VAR.

Todas las miradas apuntaban al protagonista Arturo Vidal, y a la decisión de Wilmar Roldán. El juez estaba atento a las recomendaciones en su oído. ¿Pero qué hacía el resto en ese mismo instante? La espera parecía interminable. El cuerpo técnico lo vivía con angustia, y los jugadores aprovechan la situación para moverse. La pantalla del sistema ya mostraba algunas repeticiones.

Martín Lasarte, que había estado casi siempre de pie, sonrió y se fue a sentar con sus ayudantes. Se notaba nervioso, pero duró poco. Rápidamente se paró y fue a dialogar con Jean Meneses, quien estaba al borde de la cancha. Luego llegó Charles Aránguiz. Mientras conversaba con el jugador del Bayer Leverkusen, el DT realizó gestos de reclamo al cuarto árbitro. ¿La razón? Lionel Scaloni, molesto por las dudas del juez, había traspasado su sector.

Al mismo tiempo, Guillermo Maripán se acercaba a Eugenio Mena y a Carlos Palacios. Gary Medel, que iba y volvía desde el área, escuchaba a Erick Pulgar. Claudio Bravo dialogaba con Lautaro Martínez justo en la mitad de la cancha. Mauricio Isla, sin hablar, estaba posicionado con su marca: Nicolás González. Miraba desde lejos.

Bravo junto a Martínez en la espera.

Cuando Roldán se dirigió hacia la pantalla, Lasarte se dio vuelta y cruzó los brazos. Arturo Vidal movía su pierna para explicarle a Martínez que había sido penal. Aránguiz ya había dejado el borde de la cancha y caminaba hacia la mitad para encontrarse con Isla y Bravo. El juez confirmó el penal.

Vidal falló y Eduardo Vargas marcó en el rebote. Recién habían pasado cuatro minutos y 19 segundos. Mientras los jugadores celebraban, Lasarte caminaba tranquilo. Sin euforia y con los brazos atrás de su espalda. Scaloni continuaba con sus reclamos. Enzo Roco aplaudía desde la banca, pero Roldán estiraba la incertidumbre.

El árbitro esperó información desde el VAR por una posible invasión. Los jugadores argentinos presionaban y Vargas con Vidal defendían a la Roja. Al final, cuando transcurrían 58 minutos con 42 segundos, el juez validó el tanto. Guillermo Maripán aplaudió y arengó a sus compañeros. El gol de Chile demoró alrededor de seis minutos, pero se sintió como una eternidad.

El tiro de Arturo Vidal que atajó Martínez.