SELECCIÓN CHILENA

Vargas-Brereton: las claves de la sociedad que nace en la Roja

Chile anotó en los dos últimos duelos de la Copa América por exclusiva gestión de la dupla de ataque y su aporte empieza a trascender en el funcionamiento colectivo.

Hasta ahora, la sorpresiva incorporación de Benjamín Brereton ha dado buenos resultados en la Roja. El chileno-inglés registra un gol y una asistencia en los dos partidos disputados como titular durante la Copa América y su desempeño general ha sido bien recibido. Sin embargo, lo más valorado por el momento es el fiato ofensivo que ha logrado establecer con Eduardo Vargas, brindándole un cariz distinto al ataque de la Selección.

El delantero del Atlético Mineiro habilitó al hombre del Blackburn Rovers en el gol ante Bolivia. Contra los uruguayos, los roles se invirtieron y Brereton estuvo en el último pase del 1-0 parcial anotado por el artillero de la Roja. Pese a que actuaron juntos algunos minutos en el debut en el torneo contra Argentina y luego ambos fueron titulares en los dos duelos siguientes, el poco tiempo de coexistencia igualmente permitió el surgimiento de las interacciones tácticas de la inesperada sociedad futbolística.

Eje-externo y viceversa

Vargas y Brereton son atacantes que pueden desempeñarse tanto en el eje de la ofensiva como en una labor más externa, en el rol de punteros. Contra Uruguay quedó claramente de manifiesto: cuando el '9' inicial en la maniobra de ataque abandonaba la zona y rápidamente el otro delantero ocupaba el sitio. Esto causaba desajustes temporales en la zaga charrúa y así nació el gol chileno. Vargas inició la acción como puntero retrasado por la derecha y Brereton lo habilitó a continuación, desde la posición de centrodelantero. Claramente, el intercambio de funciones puede potenciar sus desempeños individuales.

Tipos de juego asociado

Es uno de los mayores goleadores de la Roja, pero Vargas no encaja en el perfil del delantero concentrado únicamente en convertir. Es también un atacante de juego asociado, capaz de entrar en interacciones con el resto de los componentes del sector ofensivo para gestionar situaciones de ataque. Lo mismo acontece con Brereton: tampoco es el '9' típico focalizado solo en la culminación de la jugada en delantera. Ambos atacantes de la Selección son hombres de juego asociado, con un sentido colectivo del fútbol ofensivo, lo que los hace 'buscarse' constantemente en el terreno de juego.

Un fajador al lado

Los delanteros subsisten también de los desajustes en la defensa rival que provoca la acción de acompañantes circunstanciales y de mayor envergadura en el sector ofensivo, sacando partido también de los segundos balones que estos generan. Hasta la incorporación de Brereton, quien cumplía con esta labor en beneficio de Vargas era Arturo Vidal, a través de sus apoyos de ruptura permanentes. Sin el volante del Inter de Milán en su mejor forma, el chileno-inglés asumió esta labor, por contextura y concepto de juego en orden a disputar con intensidad cada balón. Para el delantero del Atlético Mineiro ha vuelto la figura del hombre fajador en sus proximidades, lo que favorece su gestión de juego.   

Fórmula posicional adecuada

Contra Argentina y Bolivia, Brereton ingresó como puntero izquierdo, pero en los hechos su ubicación permanente fue de extremo 'cerrado', casi como un segundo '9', al lado de Vargas. Frente a los uruguayos, Lasarte optó derechamente por una dupla de ataque, más la asistencia por los costados de Isla y Mena (carrileros transformados en punteros en la fase final del ataque). Ambos delanteros entonces contaron con amplia libertad de desplazamiento para aparecer por distintos sectores, intercambiando también posiciones, lo que constituye el contexto táctico ideal para ambos. Son tipos con movilidad, que no sustentan su actividad solo en la búsqueda de anotaciones, pues su esencia está también en la generación de combinaciones ofensivas. Y así, por momentos, han conseguido trascender en el juego de Chile.