CHILENOS POR EL MUNDO

La incomodidad de Araos

El futbolista nacional volvió a ver minutos en el Corinthians, esta vez bajo la dirección técnica de Sylvinho, pero no de la forma en que él esperaba.

La extensa historia de Angelo Araos en Corinthians se sigue escribiendo y esta vez con un capítulo que revela incomodidad por parte del jugador antofagastino.

Relegado absolutamente en la última parte de Vagner Mancini como entrenador, una vez que fue cesado Araos regresó a la cancha, primero con el interinato de Fernando Lázaro y luego con Sylvinho como flamante nuevo técnico.

En los dos primeros partidos del ex lateral del Barcelona en el banquillo del "Timao" no quedó muy claro dónde pretendía hacer jugar al chileno, pues en la primera fecha del Brasileirao frente a Atlético Goianiense lo hizo ingresar al minuto 60 de mediocentro y, días después, por Copa de Brasil frente al mismo rival, fue turnándose en ofensiva con Luan (ambos con más características de 10 que de 9), labor desarrollada durante los 84 minutos que estuvo en el campo.

De ahí en más, Sylvinho ha apostado por Araos en una nueva demarcación: volante izquierdo. El antofagastino jugó 84 minutos ahí frente a América Mineiro (por liga) y 60 minutos en la revancha con Atlético Goianiense (por copa).

Su entrenador había justificado dicha decisión, pero igualmente el ex seleccionado preolímpico perdió el puesto, aunque igualmente ganó minutos (siempre por la izquierda) frente a Palmeiras (ingreso a los 80 minutos), Red Bull Bragantino (entró a los 61') y el Bahía (saltó al campo al 89').

Según supo AS Chile, esta situación vuelve a tener incómodo a Araos. No solo porque no se siente protagonista (pues la pelota pasa muy poco por sus pies), sino porque está jugando en una posición poco habitual, donde en Brasil suelen jugar futbolistas más explosivos y rápidos, características que no son precisamente su fuerte.

A pesar de haber sumado 300 minutos en los siete partidos dirigidos por Sylvinho, el chileno no se siente del todo conforme y, tal como ha adelantado AS, sus agentes escuchan propuestas para ofrecerle otro destino.