COPA AMÉRICA

Los detalles del alegre vuelo de la Selección hacia Río de Janeiro

Con Alexis Sánchez presente, la delegación chilena se trasladó desde Santiago a Río de Janeiro. El atacante de Inter le sumó energía al camarín. El trayecto duró cuatro horas.

Rio de Janeiro
0

La Roja ya está en Río de Janeiro para disputar los cuartos de final de Copa América. La delegación chilena llegó este miércoles, cerca de las 20:20 horas, al hotel Windsor Barra, donde concentrará antes del partido frente a Brasil. La Selección arribó al lugar con Alexis Sánchez como protagonista: el delantero recibió la ovación de los hinchas residentes en Brasil. El duelo está programado para este viernes.

Los dirigidos por Martín Lasarte habían despegado a las 15:00 desde el Aeropuerto de Santiago. Según cuentan en la interna de la Selección, hubo bastante alegría en el trayecto: la despedida de los fanáticos en Juan Pinto Durán, y la incorporación de Alexis, le dieron aún más energía a un camarín que llega con descanso.

Arturo Vidal, Pablo Galdames, Gary Medel y Pablo Aránguiz se ubicaron en uno de los sectores delanteros del avión. Los cuatro han generado una relación estrecha durante esta Copa América. Son los mismos que se posicionan en la parte trasera de los buses. En llegadas a hoteles o entrenamientos, siempre son los últimos en bajar.

En otro sector se reagruparon los jugadores del fútbol norteamericano: Sebastián Vegas, Claudio Baeza y Felipe Mora, acompañados por los más jóvenes de la nómina. Luciano Arriagada, Clemente Montes, Daniel González y Marcelino Nuñez están juntos la mayor parte del tiempo. Los protagonistas de las transmisiones en Instagram, Claudio Bravo, Mauricio Isla y Gabriel Castellón, se volvieron a reunir.

Entre medio, y siempre con audífonos, estaba Sánchez. El futbolista, que bromeó en un par de ocasiones, había generado amplia expectación en Río de Janeiro. Además de los hinchas, múltiples cámaras ya estaban posicionadas para captar su arribo. El vuelo duró exactamente cuatro horas: el avión aterrizó en Galeão a las 19:00. El trámite tardó alrededor de 50 minutos, y la delegación comenzó su ruta en la ciudad.

Cuando la escolta policial apareció en la avenida Lucio Costa, los hinchas chilenos prendieron bengalas y lanzaron fuegos artificiales. Eduardo Vargas fue el primero en descender del bus. Claudio Bravo lo siguió tres segundos después: "Vamos capitán", se escuchaba fuerte en el ambiente, mientras el hotel duplicaba su seguridad al frente de los residentes chilenos. Los gritos se multiplicaron con Alexis, y se cerraron con Vidal. El volante se dio vuelta y respondió el aplauso con un gesto.

La cena en Barra da Tijuca puso fin al largo día de viaje en la Roja. El camino hacia la esperada batalla ante Brasil, que continuará con los entrenamientos del jueves.