ENTREVISTA AS

"En el Monumental nos tiraban pedazos de pizarreño, eran flechas que caían al pasto..."

Carlos Garrido recordó los superclásicos que disputó defendiendo la camiseta de Universidad de Chile y adelantó lo que será el partido de este domingo.

0
"En el Monumental nos tiraban pedazos de pizarreño, eran flechas que caían al pasto..."

Las malas rachas acompañan por estos años a Universidad de Chile cuando se habla de Superclásicos. Los azules no vencen a Colo Colo desde 2013 por partidos del campeonato local y desde el 2001 como visita.

Carlos Garrido fue el autor del gol en aquel último triunfo en Macul y en conversación con AS Chile recordó los Superclásicos en los que estuvo presente, habló del encuentro de este domingo y dio la receta para acabar con la mala racha.

- ¿Cómo recuerda los Superclásicos que jugó?
- Estuve en el del 2001 cuando ganamos y el 2002 que empatamos. Eran partidos distintos. Para mí todo era nuevo, venía de un equipo de Primera B, habíamos logrado el ascenso, pero no había tenido la posibilidad de vivirlo de esa manera, con todo el revuelo que conlleva en la prensa y los hinchas, que llenaban el Caracol Azul dando apoyo. Eran partidos que cualquier futbolista querría jugar. También se generaba un ambiente distinto alrededor del estadio, era extraordinario, de hecho no se necesita motivación extra para afrontar estos partidos. Está la obligación de motivarse solo.

- ¿Cómo fue la semana previa en aquel Superclásico que lo marcó en 2001?
- Recuerdo que llegábamos con varias bajas a ese partido y quizás nos benefició un poco, porque Colo Colo al saber eso se confiaron y pensaron que íbamos a ser un rival relativamente fácil, pero no fue así. Esa semana fue súper especial. Supe que iba a jugar mi primer Superclásico oficial, porque habíamos jugado Copa Gato en regiones, donde el ambiente también era hermoso. Recuerdo la ida al estadio, en una caravana. Después llegamos al Monumental y el recibimiento no fue el mejor, pero eso nos motivó mucho.

- ¿Cómo fue ese recibimiento?
- Nos apedrearon todo el bus, nos tuvimos que tirar al piso, cubrirnos con nuestro bolsos por los vidrios que saltaban con las piedras hacia el interior. Pero al final, en vez de amedrentarnos, eso nos dio más motivación y ganas de salir airosos del Monumental. ¡Y afortunadamente así fue!

- ¿Recuerda la charla previa antes de saltar a la cancha?
- Quizás no tengo tanto ese recuerdo preciso, pero le tocó jugar a varios tipos de la juvenil, como Johnny Herrera, John Valladares, Alex Von Schwedler, David Reyes y Nelson San Martín, y a ellos desde chicos les inculcaban que los clásicos se ganaban. Y quizás eso se vio reflejado en el campo de juego, porque a pesar de ir abajo en el marcador, nunca bajamos los brazos y ellos mismos nos impregnaron a los que no habíamos tenido la oportunidad de jugar Superclásicos anteriores.

- ¿Alguna anécdota que recuerde de los Superclásicos que jugó?
- A mí me dejó muy marcado la llegada al estadio. Nunca me había pasado algo así, que me apedrearan el bus. Por un momento igual da un poco de miedo, porque eran piedras muy grandes. Pero creo que eso nos motivó mucho para salir bien de ahí. Y una vez terminado el partido, nos tuvimos que quedar dentro de la cancha por varios minutos porque nos tiraban los pedazos de pizarreño del asiento del estadio en ese tiempo, de pizarreño grueso, que los hinchas los sacaban y los tiraban a la cancha. Nos tuvimos que refugiar en el codo sur del Monumental para que no nos llegaran. Eran verdaderas flechas, se enterraban en el pasto. Eso pudo haber traído alguna consecuencia grave para algún compañero.

- ¿El rival más duro que le tocó enfrentar en Superclásicos?
- Es que en ese tiempo Colo Colo tenía buenos jugadores. Avezados, con mucha experiencia y en las Copa Gato empezaron a aparecer Jorge Valdivia y jugadores que marcaban diferencias importantes. Más allá de un jugador, era el plantel completo el buen equipo al que teníamos que enfrentar.

- ¿Cómo ve el partido de este domingo en Rancagua?
- Los dos equipos llegan bien, creo que en esta oportunidad está mejor Colo Colo, pero la U afortunadamente ha subido el nivel y llega de buena manera. Ojalá eso se pueda reflejar en el campo de juego, porque los últimos clásicos, hace muchos años, no han sido muy entretenidos y da la sensación que, más que todo, salen a cuidar el empate. Ojalá se pueda reflejar el buen momento que están pasando ambos equipos.

- Cómo hincha de la U, ¿cuál es la clave para vencer a Colo Colo tras ocho años?
- Sacarse ese peso, esa mochila de ocho años sin ganar como local, a pesar de que ahora se va a jugar en Rancagua. No hay casi ningún jugador que haya estado en todas las temporadas donde no se ganó. Debe estar bien psicológicamente, despejarse de todo lo que conlleva este tiempo sin ganar y salir a la cancha con la ilusión de poder ganar el partido, no salir a especular, pero tampoco salir a regalarse. Los clásicos son importantes, diferentes y la posición en la tabla no dice mucho. Ojalá la U pueda matar la racha negativa.

- Junior Fernandes es de los pocos que ha triunfado frente a Colo Colo, pero lleva pocos días de entrenamiento. ¿Qué haría usted con él?
- Es complejo responder eso. Todos sabemos la calidad de jugador que es. Ya le anotó anteriormente a Colo Colo, pero llegó hace poco. No sé si Esteban lo va a poner desde el principio. Más allá tampoco podemos endosarle toda la responsabilidad a un jugador, son 11 los que salen al campo y puede andar muy bien, marcar un par de goles, pero si los demás no están en la misma sintonía no servirá de nada.

- ¿Cuál debería ser el mensaje entre los jugadores de la U para cortar la racha?
- Salir a ganar. Que no se sientan responsables de la carga, de esa mochila, porque no son responsables. Han pasado gran cantidad de jugadores y no tienen porqué cargar con malos resultados anteriores. Salir a afrontar el partido como se jugaba antiguamente: pierna fuerte, meterle, raspar e intentar hacer un buen fútbol. Al final, dejarlo todo adentro de la cancha y matarse por poder traer los tres puntos y de una vez por todas matar los fantasmas del pasado.