U. DE CHILE

Los dos peor evaluados en la U

Además de los jugadores que terminan contrato en diciembre, hay futbolistas de Universidad de Chile que no tienen asegurada su permanencia para el 2022.

0
Los dos peor evaluados en la U

El momento futbolístico de Universidad de Chile es crítico. En medio de la nueva ratificación de Esteban Valencia y con Luis Roggiero empapándose de lo que ocurre en el Centro Deportivo Azul, la conformación del plantel para la temporada 2022 no se deja de lado.

Por lo mismo, se ha empezado a trabajar en algunas renovaciones. Eso sí, algo que genera preocupación al interior de la U es determinar qué pasará con los futbolistas que tienen contrato vigente, pero que hasta la fecha no han sido bien evaluados, como es el caso de Luis del Pino Mago y Thomas Rodríguez.

Luis del Pino Mago

El venezolano termina contrato en diciembre del 2022, pero por ninguna de las dos partes está la intención de que la próxima temporada siga en Universidad de Chile.

Del Pino Mago fue titular al comienzo de la temporada, primero en Copa Libertadores y luego en el debut del Campeonato Chileno, pero poco a poco fue perdiendo protagonismo. Rafael Dudamel, el técnico azul en ese entonces, lo borró a pesar de que él mismo lo hizo debutar en la selección venezolana.

Del Pino pudo partir a mitad de año, pero cuando todo estaba arreglado para que partiera a Newell's Old Boys, en Azul Azul creyeron que podían sacar algún rédito económico, pues otros clubes empezaron a preguntar por el jugador. Finalmente, el acuerdo no se cerró por una diferencia mínima y continuó en la U.

Si bien el defensor ha sido citado por Valencia en algunas ocasiones, el zurdo no ha visto minutos y eso le costó no ser convocado por la Vinotinto desde la Copa América hasta acá, donde hubo dos fechas triples en las que se ausentó, por lo que para el 2022 buscará un club donde recuperar el protagonismo y volver a ser opción para su país.

Thomas Rodríguez

Tras ser el revulsivo de Unión La Calera en la temporada 2020, Thomas Rodríguez llegó con la ilusión de reeditar, en parte, algo de lo realizado por su padre en el mismo club hace más de 20 años atrás.

En la primera parte del año tuvo varias opciones, particularmente porque Dudamel formó habitualmente con tres delanteros y él entraba casi siempre por la derecha del ataque. Rodríguez, eso sí, nunca pudo marcar diferencias y con el paso del tiempo fue jugando cada vez menos.

El gran problema, para él, fue cuando asumió Valencia y el 4-3-1-2 le dio resultados: con una buena racha de resultados en base a un 11 sin punteros, Thomas se vio totalmente relegado, incluso muchas veces quedando fuera de la citación.

En los últimos partidos ha sumado algunos minutos por la gran cantidad de bajas que la U ha tenido en ofensiva, pero a pesar de que sigue coleccionando momentos, en ninguno de ellos ha podido desequilibrar. Por lo mismo, desde el CDA apuntan a que se ve complicada su continuidad en el plantel para la temporada 2022, pues no ha convencido y hay muchos jugadores en dicha posición, sobretodo si se incluyen a los juveniles.