ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Entrevista AS

"Antes entrenaba y después me encerraba a llorar; ahora sueño con subir a Primera División"

En medio de la crisis de Cobreloa, los jóvenes sacan la cara. Uno de ellos es Rivaldo Hernández (19), quien tras destacar en la Sub 21 loína, firmó su primer contrato profesional. Es defensa.

Actualizado a
"Antes entrenaba y después me encerraba a llorar; ahora sueño con subir a Primera División"

Cobreloa volvió a tener una campaña para el olvido. El equipo naranja remató penúltimo en el Ascenso, cambió dos veces de entrenador y sumó más de un conflicto fuera del campo de juego. Por lo mismo, la paciencia de los hinchas loínos se ha ido agotando. Ellos sueñan con regresar a Primera División -el lugar que abandonaron en el 2015-, pero las últimas señales del club no van en esa línea.

Ahora bien, si hay que resaltar algo positivo de los calameños, eso es el crecimiento del Fútbol Joven. La Sub 21, por ejemplo, se instaló en la definición por el título nacional del pasado viernes y, más allá de que cayó por 2-0 frente a la Universidad de Concepción, sacó conclusiones positivas: un día después de dicho duelo, 11 de sus jugadores firmaron su primer contrato profesional con Cobreloa.

Uno de ellos, y de los más destacados, es el central Rivaldo Hernández (19), quien cuenta su historia en AS. Sus esfuerzos, sus penas familiares y sus sueños...

- ¿Cómo está su ánimo tras perder la final Sub 21?
- Estoy triste y, a la vez, feliz, porque nos hicieron contrato. Pero el resultado del partido fue triste. Más encima, me fui expulsado. No, mal (ríe)...

- ¿Cómo fueron las horas posteriores al partido con la U de Conce?
- Estuve mal. Incluso, mi familia fue a Santiago a ver el partido. Y no quería estar ni con ellos... Tenía miles de mensajes y no los contesté. Recién ahora los respondí. Estaba bloqueado. Es la segunda final que llevo y tampoco la pude ganar. Todo mal...

- ¿Cuál fue la primera?
- Cuando jugaba en Deportes Antofagasta y era para subir a Primera División. Ahí perdimos con Cobreloa. No se me ha dado (ríe).

- En las semis de este torneo, eso sí, Cobreloa dio un gran golpe al dejar fuera a Colo Colo, que jugó con futbolistas que han tenido minutos en el plantel profesional. ¿Qué valor le da a ese triunfo?
- Desde un principio en el camarín dijimos que todos somos de carne y hueso. No importaba si ellos tenían más experiencia en el primer equipo. Lo vivimos de igual a igual y disfrutamos el momento. Gracias a Dios se nos dio el resultado, ya que íbamos perdiendo 1-0.

- Hace un momento, usted me comentaba que había firmado su primer contrato profesional. ¿Qué siente al respecto?
- Me siento muy feliz y mi familia también lo está. Luché tanto...

Rivaldo Hernández firma su primer contrato profesional con Cobreloa.
Ampliar
Rivaldo Hernández firma su primer contrato profesional con Cobreloa.

- ¿Qué ha tenido que superar en el camino?
- Muchas cosas. Dejar a la familia a los 16 años es difícil, vivir solo. O sea, con compañeros... Pero es totalmente difícil, porque soy muy apegado a mis papás. Irme (de la casa) a esa edad fue muy triste. También tengo familiares que partieron al cielo.

- ¿En algún momento le dieron ganas de dejar el fútbol?
- Tuve muchas ganas de dejar todo, pero algo me decía que no y le seguí dando. Hoy estoy agradecido porque pude firmar mi primer contrato profesional.

- ¿Hay algún episodio que lo marcó en esa época difícil?
- Cuando falleció mi abuelo, que era como mi segundo papá. Ahí no quería más. Fue hace dos años, y lo recuerdo como si fuese ayer. Después, a los cinco meses, falleció un tío, que igual era muy apegado a mí. Y a los otros cinco meses, falleció mi bisabuela. Se juntó todo y lo vivía solo. No tenía el abrazo de papá o mamá. Era llegar a entrenar y después a encerrarse en la pieza a llorar.

- Fue golpe tras golpe...
- Sí. Y ahí dije 'ya, no puedo aguantar más. Dejo el fútbol'. Lo hablé con el profesor Rafael Celedón, que ahora está en Coquimbo. Él me dijo que no, que me quedara, que son cosas de la vida y hay que seguir adelante.

"Duele que Cobreloa este así".

Rivaldo Hernández, sobre la crisis institucional del club loíno

- ¿Usted igual sufre con la crisis que vive el primer equipo de Cobreloa?
- Sí, obvio. Estamos todos unidos y nos duele que Cobreloa esté así. Pero ahora, que (algunos juveniles) tenemos contrato, hay que jugársela para poder jugar el otro año y sacar a Cobreloa adelante. Hasta ahora he sido citado dos veces, pero no he sumado minutos.

- Hablemos de su nombre, que es muy llamativo. ¿Quién lo escogió?
- Mi papá. Llevo el peso con ese nombre (ríe). Hasta el día de hoy le pregunto por qué me puso así, pero me dice que solo le gustaba el nombre. También me dijo que sería grande en el fútbol...

- Usted salió defensa y no delantero como el Rivaldo brasileño...
- No, y cuando empecé a jugar al fútbol, a los tres años, era arquero (ríe). En el barrio también fui delantero, goleador, y en Deportes Antofagasta fui lateral derecho.

Hernández, en la Sub 21 de Cobreloa.
Ampliar
Hernández, en la Sub 21 de Cobreloa.

- ¿Cómo inició su historia en el fútbol?
- Toda mi familia es futbolera, y ahí están todas mis ganas (de ser jugador)... Yo soy de Antofagasta y estuve en Deportes Antofagasta. A Cobreloa llegué en el 2018 por unas pruebas masivas y dije 'si quedo, quedo. Si no, me quedo en Antofagasta'. Y fui y quedé en el primer día.

- ¿Quién es su referente en el fútbol?
- Gary Medel. Me gusta, porque es perro para jugar.

- ¿Hacia dónde apuntan sus sueños en este deporte?
- Quiero subir a Cobreloa a Primera División, y de ahí pensar hacia afuera. Uno siente mucho la camiseta de Cobreloa y la hinchada es muy bonita.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?