ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ENTREVISTA AS

La chilena que sorprendió en los Odesur: “La sociedad dejó atrás sus prejuicios de que esto es callejero”

Valentina Petric es una de las jóvenes estrellas del Team Chile. La skater estuvo cerca del podio en la categoría Street Femenino: “Quedé con ganas de más”.

Actualizado a
La chilena que sorprendió en los Odesur: “La sociedad dejó atrás sus prejuicios de que esto es callejero”

La primera deportista del Team Chile que saltó a competir en los Juegos Odesur de Asunción fue Valentina Petric (21), quien participó en la categoría Street Femenino de Skateboarding. La joven, oriunda de Puente Alto, lo hizo el sábado 1 de octubre, incluso antes de la ceremonia inaugural del certamen. Allí, avisó que la delegación nacional está para grandes cosas en esta cita sudamericana: terminó cuarta y estuvo a pocos puntos de ingresar al podio.

“Quedé feliz. En la clasificación pasé tercera y esperaba mantener ese puesto para la final, pero por unos puntos pasé a quedar cuarta. Igual, estoy súper contenta con el desempeño, en comparación a otros campeonatos a los que he ido, creo que este resultado es más gratificante. Es un trabajo constante de meses y es grato ver todo el proceso. Y saber que las medallas están ahí, cerca. Hay que dar un paso más”, dice, en diálogo con As.

Petric, embajadora de Vans, comenzó a los 12 años en la disciplina y no lo hizo con el fin de dedicarse profesionalmente. Hoy, sin embargo, se codea con las mejores skaters del continente: “Yo partí chiquitita patinando, como a los 12 años creo que tuve mi primer skate. Fue algo que empezó como un juego, ¿cachai?, de niña, de querer divertirme junto a mis vecinos”.

- ¿Cómo fue su preparación para los Odesur?

- A lo largo de todo el año entrené, pero como en el skate hay ciertos problemas con la Federación, está todo medio desorganizado. Yo sabía que iba a ir a los Odesur, pero no me lo confirmaron hasta cerca de la fecha. Se hizo una evaluación del ránking nacional y me avisaron. Pero me preparé bien, porque uno entrena todo el año pensando en las competencias.

- ¿Cuál es el mayor aprendizaje que se lleva de un evento así de importante?

- Yo creo que el mayor aprendizaje es saber que uno es capaz. Después de cada competencia, uno se evalúa personalmente, ve el proceso que ha tenido, y a las demás competidoras y yo, por lo menos, vuelvo con una sensación de “si ellas pueden, yo puedo”. Esa motivación que uno adquiere, de que se puede, que hay que seguir trabajando, es lo mejor.

- La característica principal de estos eventos es que son delegaciones muy numerosas y donde se puede compartir con gente de otros deportes. ¿Usted vivió esa experiencia?

- Yo había tenido la oportunidad en los Junior de Cali el año pasado, pero claro, a diferencia de ese evento, ahora estaba toda la delegación chilena en hoteles cercanos. Pero el skate fue el primer deporte que partió, entonces fuimos los primeros en llegar y quienes estaban acá eran solo de la organización del Team Chile. Con los chicos de fisicoculturismo sí compartimos más, porque ellos también compitieron el primer fin de semana.

- ¿Cuándo comenzó su afición por el skate?

- Yo partí chiquitita patinando, como a los 12 años creo que tuve mi primer skate. Fue algo que empezó como un juego, ¿cachai?, de niña, de querer divertirme junto a mis vecinos en Puente Alto, que también patinaban y salíamos al pasaje a hacer trucos, que en ese momento nosotros creíamos que los inventábamos… No sabíamos nada (ríe). Mis inicios no fueron enfocados en que el skate fuera un deporte nuevo, sino solo diversión. Ya con el tiempo, cuando fui creciendo, viendo por YouTube, y en redes sociales, fui aprendiendo más, conociendo skateparks también.

“Mis padres también tenían esos prejuicios que tienen casi todos, que el skate es callejero, que está ligado supuestamente al ambiente de las drogas… Pero se fueron dando cuenta que no era así”

Valentina Petric

- ¿Tuvo el apoyo de sus padres?

- Bueno, de pequeña, tanto yo como ellos lo veíamos como un hobby. Ellos decían “ya, está jugando no más”. Después cuando vieron que me dedicaba más, que todos los fines de semana salía sí o sí a patinar, fue distinto. De hecho, en el colegio siempre entrené vóley, y en tercero o cuarto medio me salí definitivamente por el skate. Mis padres también tenían esos prejuicios que tienen casi todos, que el skate es callejero, que está ligado supuestamente al ambiente de las drogas… Pero se fueron dando cuenta que no era así. Y ahora que es deporte olímpico, tomó otra seriedad. Hoy en día ellos están full apoyo conmigo, así que yo estoy súper contenta.

- Cuando usted inició, ¿el skate era un deporte machista?

- Como yo empecé con mis amigos, nunca viví tanto eso. Ellos tenían la misma edad que yo, nunca me sentí mirada en menos porque era una mujer patinando. Y a los 16 años recién llegué a los skateparks y no, nunca viví tan fuerte eso. Creo que cuando me inserté en el mundo del skate, ya estaba algo trabajada esa situación por las mujeres que comenzaron antes, que seguramente ellas sí debieron lidiar con el machismo. Como mi círculo era reducido, nunca lo sentí así.

- ¿Qué le parece la inclusión del skate en el último tiempo en varias citas deportivas?

- Es un plus, porque es una manera de darle evolución al deporte. Pero es un tema controversial, porque hay muchas personas en desacuerdo. Dicen que tiene que quedarse en la calle porque de ahí viene, que es un deporte difícil de evaluar porque hay muchos estilos, que hay muchos trucos diferentes pero igual de difíciles… A algunos les gusta más que a otros el skate competitivo. Yo lo veo como un plus. Al final, cada uno hace como quiere su carrera. Si sientes que te puedes desarrollar en el skate competitivo, o si solo te interesa compartir con tus amigos, o quieres hacer clases… está bien. Personalmente lo veo como una evolución, porque ha permitido cambiar la visión que tenía la sociedad del skate y dejar atrás los prejuicios, así que para mí es fantástico.

- ¿Cree que en algún momento se terminen esas diferencias de opinión?

- Yo creo que nunca se va a terminar, porque son diferencias a nivel global, no solo en Chile. Algunos creen que la competitividad en el skate como que mancha un poco a la comunidad, pero, como te decía, que cada uno lo disfrute a su manera.

- ¿Cuáles son sus próximos objetivos?

- Después de volver de Asunción quedé con ganas de más (ríe). Tengo mucha más confianza en mis capacidades. Ahora, a corto plazo, tengo dos eventos en noviembre, uno es el Tampa AM, y el otro una competencia Open en Miami. Y a mediano plazo la meta son los Panamericanos 2023. Para todos los chilenos es como el gran objetivo, ¿no? Representar al país es lo más alto, el mayor logro al que se puede aspirar.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?