ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Entrevista AS

Fue bicampeón con la UC, está sin club y quiere volver: “Ha sonado el teléfono”

También suma un título con Huachipato y debió encontrar otra fuente laboral en 2022: “Estar en Primera y quedarse sin nada es medio extraño”.

Actualizado a
Fue bicampeón con la UC, está sin club y quiere volver: “Ha sonado el teléfono”

La vida cambió completamente para Juan Carlos Espinoza (31) a partir del 5 de diciembre del año pasado. Ese día actuó en el 1-1 de Curicó ante Audax Italiano y lo que vino después no estaba ni en los cálculos más pesimistas del bicampeón con Universidad Católica, en 2016. Con 30 años, no encontró club y, tras algunos meses, debió dedicarse a otros asuntos laborales en Concepción. Sin embargo, en conversación con AS dejó en claro qué pretende para el 2023.

“Estoy en Conce, en mi casa, con mi familia. Estoy trabajando en una empresa de deporte (Enerfit), estoy con amigos, aprendiendo algo nuevo para mí. Estoy contento, es entretenido, algo muy distinto a lo que es el fútbol”, reveló Espinoza, quien se formó en Huachipato y pasó también por O’Higgins, Audax y Coquimbo, agregando inmediatamente que “pretendo volver ahora en este mercado de pases. De hecho, ya ha sonado el teléfono, estamos esperando eso no más”.

- ¿Cómo se ha preparado? ¿Entrena por su cuenta o juega en algún lugar?

- Le verdad es medio complicado cuando uno está afuera del fútbol. Obviamente que he entrenado, sí, pero te mentiría si te dijera que he entrenado todos los días. O sea, día por medio, cada dos días, cuando se puede. Como estoy en la empresa, es medio complicado. El tiempo libre también lo ocupo para estar con mi familia, con mi señora, con mis hijas. Pero igual entreno, también hay que mantenerse.

- ¿Cuáles son sus expectativas? ¿Le gustaría reinsertarse en Primera División?

- Mira, ha sonado el teléfono, como te dije, más que todo de la ‘B’. Veremos qué es lo mejor, las aspiraciones que tenga el club y también lo que ellos pretendan conmigo. A mitad de año me llamaron también, pero no hubo nada que me dejara un poco contento.

- ¿Preferiría quedarse en un club de la región?

- Sería lo ideal quedarme acá en Conce, por un tema familiar más que todo. Las niñas están en el colegio, tienen sus amistades y es un poco complicado sacarlas de su rutina. Si sale algo bueno lejos, igual lo analizo y me iría solo, yo creo.

Espinoza logró dos títulos nacionales con la UC.
Ampliar
Espinoza logró dos títulos nacionales con la UC.

- ¿Qué pasó que no logró encontrar club desde diciembre del año pasado cuando terminó contrato en Curicó?

- La verdad es que me confié un poco, siento que pequé de confiado. Esperé que llegara algo bueno y al final me quedé esperando no más. Al final confías en personas que te manejan y no llegó algo bueno. Para mí también fue raro, porque estar en Primera y quedarse sin nada es medio extraño, pero pasó no más, nada qué hacer.

- ¿Cómo fue ese momento a nivel personal?

- Obviamente que quedé decepcionado, totalmente. Pensaba que de Primera División iba a salir algo, aparte que había jugado. En Curicó habré jugado unos 15 ó 16 partidos, y los que no jugué fue por temas de lesión. Fue por un desgarro. Cuando se cerró el libre me dije ‘me pongo a entrenar y mitad de año vuelvo’. Resulta que tampoco pasó algo. Además, cuando me llamaron a mitad de año, yo tampoco estaba con la motivación para volver y también no me satisfacía lo que me estaban ofreciendo.

- ¿Ahora tiene resuelto el tema de la motivación y está seguro de que va a volver el próximo año?

- Sí, me lo propuse, voy a volver sí o sí.

- ¿En su carrera la etapa más importante es el paso por la UC? Logró dos títulos nacionales...

- Sí, por supuesto. Fue una experiencia hermosa para mí. Salimos campeones, pude jugar Copas Libertadores y Sudamericana. Con un equipo grande, todo es distinto. Fue súper lindo, aparte de que el club me trato siempre de la mejor manera.

- ¿Qué tal la vivencia personal de llegar a un club grande en Santiago?

- Mira, igual yo era más joven en ese momento, pude haber actuado de una manera diferente, pero son procesos que uno tiene que pasar no más, yo creo. Pero agradecido del profe Mario (Salas) y de su cuerpo técnico en ese momento. También que la gente de Católica confiara en mí, incluso hasta ahora me escriben y me hacen sentir su cariño.

- Otro momento importante en su trayectoria es el paso por Coquimbo. Llegaron hasta semifinales de la Sudamericana, pero al final no pudieron evitar el descenso.

- Sí, ese año fue raro. Por lo que hacíamos en la Sudamericana, todos contentos, todos felices, la gente nos hacía unos tremendos recibimientos cuando viajábamos. La ciudad giraba casi en torno a nosotros, se paralizaba todo cuando jugábamos. Después, claro, nos tocó el descenso, pero que no tuvimos mucha ayuda de la ANFP. No sé cómo habrá sido el tema, pero tuvimos muy poco descanso entre los partidos. Quizás si hubiéramos tenido más apoyo, habríamos zafado del descenso. Pero estuvo complicado e igual éramos un plantel corto.

- ¿Fue un golpe duro?

- Sí, es el único descenso que tengo. Fue una situación difícil y muy triste. La gente se portaba muy bien con nosotros, Coquimbo es un muy buen club, ordenado. Pero había que asumir no más, ponerle el pecho a las balas.