ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Entrevistas AS

Licitaciones y juegos inflables: la nueva vida de un campeón con la UC y Huachipato

Quedó sin club tras su paso por Curicó en 2021 y debió reinventarse a la espera de volver al fútbol: “Al principio fue difícil, pero después con el tiempo ya se asume”.

Actualizado a
Licitaciones y juegos inflables: la nueva vida de un campeón con la UC y Huachipato

Juan Carlos Espinoza atiende el llamado de AS desde Concepción, luego de su “desaparición” del fútbol tras su última etapa en Curicó, durante 2021. Lo primero que deja en claro el ex lateral de Huachipato y Universidad Católica, entre otros clubes, es que “pretendo volver ahora en este mercado de pases. De hecho, ya ha sonado el teléfono, estamos esperando eso no más”. Mientras, se ha abocado a su trabajo en la empresa Enerfit, en Talcahuano, y a su emprendimiento con juegos inflables (instagram: inflables_concepcion).

En la empresa somos proveedores del Estado, le vendemos a ellos. Para mí es todo nuevo, estar ahí con el computador es una de las cosas que he aprendido, hacer licitaciones. También tengo juegos inflables con un amigo y nos movemos harto con eso, sobre todo en este tiempo. Dan bastante, todos andan en busca de esas cosas, eventos de colegios, cumpleaños”, cuenta Espinoza, quien también actuó en O’Higgins, Audax Italiano y Coquimbo.

- ¿De qué bienes o productos proveen al Estado?

- De todos los artículos relacionados con el deporte. Petos por ejemplo. Esta es una empresa de un amigo y estoy aprendiendo. No descarto quizás más adelante tener algo propio. La verdad es que es algo súper entretenido, yo siempre estuve en el fútbol y esto me ha gustado mucho. Pretendo implementarlo más adelante en mi vida.

Espinoza espera una chance para retornar al fútbol.
Ampliar
Espinoza espera una chance para retornar al fútbol.

- ¿Cómo ha resultado ese cambio de vida? Pasó del día a día de un futbolista a la vida diaria de un trabajador corriente.

- Sí, igual ha sido complicado, sobre todo al principio. Estaba todo el día en la casa, estuve casi siete meses así, con mis hijas… claro, yo feliz con ellas, pero era algo distinto, algo a lo que no estaba acostumbrado. Al principio fue difícil, pero después con el tiempo ya se asume y hay que darle para adelante.

- ¿No le interesa convertirse en entrenador para seguir ligado al fútbol posteriormente?

- La verdad es que todavía no me pica el bichito de ser técnico. Sé que hay hartos compañeros en el fútbol que están haciendo el curso, pero a mí no me llama mucho la atención todavía. Quizás más adelante pueda ser, pero ahora no. Lo que estoy haciendo me gusta y pretendo ganar más experiencia y tener bien claro cómo es todo para abrir algo propio.

- En lo que hace hoy seguramente se encuentra con gente futbolizada. ¿Qué le dicen?

- En los juegos inflables más que todo. Una vez fui a dejar los juegos y me topé con gente de Católica. Me saludaron y todo el tema. De Huachipato también. En la empresa estoy siempre trabajando con el computador, como pega de oficina.