lunes, 25/07/2016

Figueroa

La culpa no es del futbolista

El público y los hinchas casi terminan esperando que el jugador salte cuatro metros y que se quede suspendido cinco minutos en el aire a que le llegue el balón para cabecearlo.

Elías Figueroa