HERNÁNDEZ

Borrachos

Está bien que el fútbol y la selección condicionan, en algún sentido, el ánimo de la gente, pero nada nos da el derecho de tratar así a otras personas.