ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Hernández

Fantasma 2015

Actualizado a

El Fantasma está de vuelta. En un hecho inédito regresa a Cobreloa, club al que le ganó una demanda de 180 millones de pesos por despido injustificado. Los loínos, que habían echado a Figueroa en junio de 2013, se están yendo a la B y necesitan un campañón el primer semestre de 2015 para salvarse. Con la soga al cuello hallaron que el polémico estratega era el hombre adecuado para intentar evitar lo que sería su primer descenso de la historia.

Figueroa aclaró que volvía a Calama por cariño a la camiseta, la urgencia en la tabla del coeficiente de rendimiento, pero fundamentalmente porque los dirigentes que lo habían puesto de patas en la calle, ya no estaban. Aquella vez, Fantasma tuvo también una durísima controversia con Sebastián Roco y Luciano Palos. El primero figura hoy en Universidad de Concepción mientas que el meta argentino está dispuesto a limar asperezas y permanecer en el plantel.

Más allá de lo pintoresco de la situación, el retorno del Fantasma al fútbol chileno tiene un denominador común: sus críticas a los dirigentes. En su arribo al país no solo cuestionó a los ex dirigentes naranjas sino que aprovechó para pegarle una raspadita a los de la U. “No me apoyaron nunca. ¿O cómo se explica que al técnico que vino después le contrataran 12 jugadores? A mí los que pedí no me los trajeron”, disparó.

Desde su fundación en 1977 Cobreloa nunca estuvo tan cerca del descenso. Apremiado por los números debe ganar, al menos, ocho partidos y cosechar entre 27 y 28 puntos. Figueroa se propuso recuperar la solvencia en Calama donde el equipo volverá a jugar en su cancha y procurará hacer sentir la localía. Un objetivo razonable y necesario teniendo en cuenta la precaria situación de los loínos en la tabla.

Está por verse qué Figueroa tendremos en 2015. ¿Uno que aprendió de sus errores y parará un equipo más equilibrado? ¿O uno que a partir de las obligaciones quemará todas las naves? ¿Un técnico más autocrítico que en los momentos difíciles blindará a sus jugadores? ¿O uno que se salvará solo como hizo varias veces en la U? El Fantasta tuvo un mérito muy singular cuando estuvo al mando de los azules: hizo que algunos hinchas prefirieran que el equipo perdiera con tal de verlo fuera del club. Me consta, tengo amigos fanáticos del romántico viajero que terminaron saturados de su soberbia, falta de autocrítica, pesadeces y, por cierto, la irregularidad de un equipo que no ganó nada (salvo la liguilla de Copa Libertadores de 2013).

Difícilmente se le puede pedir a Figueroa que cambie su concepción técnica del fútbol y su manera de ser. Sí uno esperaría que evolucionara, que después de 13 años como entrenador de equipos profesionales, alcanzara un mayor grado de madurez mayor para relacionarse con los dirigentes, sus jugadores y el medio en general. Cómo vamos a estar diciendo siempre “es que se lo comió el personaje”.

El Fantasma es un tipo al que le gusta que sus equipos presionen, vayan al frente, sean ofensivos. Tiene el mérito de haber sido un gran delantero y años atrás protagonista de interesantes campañas como técnico que, por ejemplo, le valieron ser reconocido como el mejor entrenador del fútbol chileno en 2009.

Hoy se le presenta una nueva oportunidad, pero debe dar un salto cualitativo y dejar de pelearse con quien se le cruce por delante. Aún puede convertirse en un gran entrenador.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?