Chile se despide goleado y humillado por Uruguay

Sudamericano Sub 20

Chile se despide goleado y humillado por Uruguay

Chile se despide goleado y humillado por Uruguay

ANDRES STAPFF

REUTERS

La Rojita culminó una de sus peores participaciones en Sudamericanos con otra mediocre actuación, una paliza histórica y sin ningún objetivo cumplido.

No fue sólo perder, ni quedar eliminados siendo humillados en el último partido por Uruguay. No fue sólo igualar las peores campañas históricas, revivir el pasado. Fue también haber retrocedido décadas. Volver aplastados, pérdidos. Chile ofreció una pobre imagen, se despidió del Sudamericano con su tercera derrota en cuatro partidos y desnudó las falencias de un problema mayor en el fútbol chileno. De uno que acabó por explotar en Maldonado.

Ni los primeros 20 minutos en los que la escuadra de Hugo Tocalli pudo aguantar el cero servirán para el balance. El desorden, los toques sin sentido, la incapacidad de terminar la jugada, se repitieron este miércoles en cancha y ahí nada tiene que ver el complicado fixture, ni el cansancio. No. Porque Uruguay cuando jugó enserio demostró las diferencias que existen entre un equipo juvenil, sin experiencia, y otro preparado para dar el salto. Franco Acosta primero y Cotugno tres minutos después, acabaron con las ilusiones matemáticas de Chile y los siete cambios en la oncena que no cambiaron el rostro. Distintas caras, mismos errores.

Tocalli, desde la banca, volvió a no tener las respuestas ante la desventaja. Se limitó a taparse la cara ante la vergüenza. Y es que dos años malos no se pueden arreglar en una semana. Debió entenderlo cuando salió Mario Salas o cuando mantuvo Claudio Vivas. Sin embargo, ahora es tarde. El DT deberá hacerse cargo de sus errores en la vuelta a Santiago, aunque no será sólo él quien deberá dar explicaciones. La Rojita no se parece en nada al equipo de Jorge Sampaoli y esos culpables no están en Maldonado. Como tampoco los genios que diseñaron el nuevo torneo que disputarán muchos de los que vienen detrás de esta generación...

Uruguay, lejos de esos problemas, se ejercitó de cara al hexagonal ante un rival que luego del primer gol no existió. El segundo provocó la equivocación de Miguel Vargas, el más regular del torneo y el tercero fue la consumación de la pesadilla. Echeverría y Vegas, otros de los más parejos, tampoco se salvaron esta tarde. El pitazo del primer tiempo, los rojos hubiesen rogado porque hubiese sido el del final.

Lo que vino después, el segundo tiempo estuvo de más. Para los jugadores, para los hinchas, para el orgullo. Uruguay transformó el partido en una práctica con público y no perdonó. Gastón Pereiro anotó antes de salir de la cancha, Amaral y Faber demostraron que los locales también tienen recambio. Rodrigo Echeverría anotó el descuento y también que hay nombrarlo.

Al final del partido, no parece haber quedado nada. Sólo un grupo de niños temblorosos, que volverán a casa quizás marcados con uno de los fracasos más grandes del último tiempo. Lo peor es que la mayor culpa no es de ellos. Lo peor es que ahora qué...

0 Comentarios

Normas Mostrar