5 AÑOS AS CHILE

"Si estuviera jugando tendría a Valdivia en la banca"

Huaquipán repasó con AS los vaivenes de su carrera y se atrevió a decir que en la 'Roja' le ganaría el puesto al Mago. También habló de su nuevo proyecto social.

Es martes en la tarde y Francisco Huaiquipán nos recibe en una cancha de Puente Alto. Ahí, con los zapatos de fútbol puestos, el ex volante de Magallanes y Colo Colo lidera un grupo de niños en riesgo social que sueñan con repetir su historia, o más bien, la parte bonita de ella. Esa que cuenta que un joven talentoso de La Legua llegó a jugar en Colo Colo, le anotó dos goles a la U en un Superclásico y se ganó el cariño de todo el pueblo albo. Ese es el capítulo en colores de una vida futbolística donde los grises abundaron.

¿Cómo fue ese paso por Colo Colo?

Fue genial. Recuerdo que un 27 de diciembre del 2001 a las tres de la tarde Mitzy me dice 'negro teléfono', contesto y al otro lado una voz súper educada (Jaime Pizarro) me dice 'Francisco, a las cinco tienes que estar en el Monumental, porque te vienes a Colo Colo'. Yo pensé esto es broma, porque nunca había tenido una reunión ni había escuchado nada, pero llegué al estadio y ahí se confirmó todo.

¿Y qué recuerda de esos primeros días en el Monumental?

Siempre me acuerdo que en mi primera práctica, en un reducido, le di dos pases con el hombro a Ignacio Quinteros. Sabía que tenía que hacerme notar como sea y después de eso me vi en todos lados, en la tele, en los diarios y ahí dije 'esta es la mía'.

Ahí empezó la fama, las ofertas...

Tuve ofrecimientos del Rayo Vallecano, Colón de Santa Fe, Racing de Santander, pero por ser joven, estar en Colo Colo, salir en todos lados, te nublai, se te suben los humos a la cabeza, vacilai, compartís. No tuve un control, si alguien me hubiese dicho cómo eran las cosas hubiese sido diferente, pero no hubo nadie. Tuve cinco empresarios, no los voy a nombrar porque todos son conocidos, pero ninguno trató de controlarme. No pido que estén como niñeros, pero sabían cómo era mi pasado, sabían que era de calle, que fui poco al colegio. Sin embargo, así y todo tengo cuarto medio, mi negocio, una hija a punto de terminar tecnología médica, un hijo ingeniero civil y otro que quiere ser futbolista. Hace cuatro años dije 'ya no fui millonario gracias al fútbol, tengo que pensar distinto'.

¿Dónde hubiese llegado con un poco de disciplina?

A los 17 ó 18 años, era un torbellino de Estados Unidos, jajajá. Un jugador talentoso no tiene que hacer lo que yo hice a esa edad. Me refiero a carretear, dormir poco, entrenar copeteao. Si hubiese tenido disciplina, sin ningún problema habría llegado a Europa a los 23 años. Lamentablemente las realidades son así y me tuve que criar casi solo. Pese a todo eso, llegué a Colo Colo, fui el mejor jugador y me convertí en uno de los mejores talentos en Chile. De todas formas, agradezco no haber sido millonario, porque tengo una familia bonita.

¿Se ha puesto a pensar que pudo ser el "10" de la Roja de Bielsa?

Sí, de todas maneras. Creo que estando bien física y mentalmente hubiese sido titular sin problemas. Un jugador talentoso como yo, bien preparado, puede llegar a ser el mejor.

Y si ahora estuvieras jugando, ¿serías titular en la selección?

Sin desmerecer a Jorge Valdivia, creo que lo habría dejado en la banca. No sé si seré más o menos que él, pero mi talento se respeta mucho y creo que tengo derecho a decir estas palabras.

"La casa del talento"

"Si este proyecto hubiese existido cuando yo jugaba, habría llegado al Chelsea o a alguno de los mejores equipos de Europa", cuenta 'Huaiqui' en alusión a la iniciativa social en la que está inmerso. Se trata de escuelas de fútbol gratuitas en Puente Alto, cuyo objetivo final es descubrir talentos, llevarlos a vivir a una casona en Pirque que se inaugurará pronto y sacarlos del inhóspito mundo en el que viven para que puedan desarrollarse como futbolistas y como personas.

¿Cómo surge esta iniciativa?

"La casa del talento" era mi sueño. Un par de empresarios de la comuna se interesaron y crearon la fundación "Pichangas de barrio". Llevamos cinco meses, trabajo con Eduardo y Roque Arancibia y tenemos más de 400 niños con muchas condiciones. Yo soy de la idea de que el talento hay que salir a buscarlo a las poblaciones más marginales de Chile. Ahí está el talento, tal como nació uno. Sé que no todos van a llegar a ser futbolistas, pero les voy a enseñar a ser buenas personas, buenos padres.

¿Y hay mucho talento entre estos niños?

Acá se pueden sacar muchos Alexis, Vidal, lo que pasa es que hay que cuidarlos, criarlos, y dejarles claro que si quieren ir por el camino malo, no pueden estar acá. Detrás de todo esto, hay una casa con todas las comodidades donde vivirán los 15 más talentosos. Estos niños están en riesgo social, viven cosas muy fuertes y si no los cuidamos, en dos años más voy a preguntar por ellos y ya no van a existir o van a andar por ahí. En cambio en nuestra casa, esos niños estarán listos para 'robarse la película'.

¿Qué es lo que más le llena de este proyecto?

Ninguno de nosotros es millonario y lo que más me gusta es que con tan poco estamos haciendo mucho. No quiero que ellos pasen por lo que pasé yo, quiero rescatarlos lo antes posible y que vivan otro mundo, otra vida, que sólo puedan pensar en fútbol.