“¿Retirarme? Un Vietto no abandona jamás”

“¿Retirarme? Un Vietto no abandona jamás”

El Muro de Bretaña sólo fue una vez meta del Tour de Francia, con triunfo de Cadel Evans sobre Alberto Contador en 2011, pero sí se ha subido otras como puerto de paso, entre ellas en la 19ª etapa de 1947, en el km 65 de la crono más larga de la historia: 139 kilómetros entre Vannes y Saint Brieuc. Aquel día cayó un mito: el francés René Vietto (Rocheville, 17-2-1914; Bollene, 14-10-1988).

Vietto fue un escalador muy popular, que se ganó el cariño del público en el Tour de 1934. Con 20 años ganó cuatro etapas y salvó en dos ocasiones al líder del equipo de Francia, Antonin Magne. En la etapa de Luchon llegó incluso a darse la vuelta tras el Aspet para dar su bici al jefe, que había sufrido una avería. “Estaba desesperado. Entonces vi a Vietto subir a toda velocidad y cómo Roger Lapebie me esperaba más abajo”, contó Tonin.

Roi René (Rey René) ganó otras dos etapas en 1935 y fue segundo en 1939, tras 14 días de líder. La Segunda Guerra Mundial frenó entonces su progresión. En la primera edición tras el conflicto, Vietto era el gran favorito, ya con 33 años. Se vistió 15 jornadas de amarillo... Hasta que llegó la crono.

Nadie pensaba en su derrota. Pero se hundió. Al paso por el Muro de Bretaña perdía 1:50 con Pierre Brambilla y 4:15 con Jean Robic. Su amigo el reportero Jean Leulliot, que le asistió en la contrarreloj, se cayó de la moto y se abrió la cabeza. Su moral se vino abajo. Llegó 15º, a 14:40 del ganador, Raymond Impanis. Al día siguiente, unos periodistas se lo encontraron con la maleta hecha en el Hotel Duguesclin: “Eres un héroe nacional, no tienes derecho a retirarte”. A lo que respondió: “¿Retirarme? Un Vietto no abandona jamás”. Robic desbancó a Brambilla el último día en París. Roi René acabó quinto, a 15:23.

 

0 Comentarios

Normas Mostrar