Valdivia, Un Tipo Único

Valdivia, Un Tipo Único

¿Quién es Jorge Valdivia? El que durante la transmisión televisiva de la Copa América le reclamó a un periodista diciendo en 'buena onda' y 'con respeto' que no lo metiera más en problemas porque había cambiado y ahora se portaba bien o el que pocos días después, tras la histórica victoria frente a Argentina, le gritaba en la zona mixta a ese mismo periodista y muchos otros "celebren amargos". ¿Cuál es el verdadero Mago? El que luego del Mundial de Brasil renunció a la Roja a través de las redes sociales o el que apenas unos meses más tarde decidía regresar al equipo como si nada hubiese pasado.

Valdivia es un tipo único. Genial con la pelota en los pies, inescrutable fuera de la cancha. Un jugador capaz de maradonear y hacer una jugada de lujo mirando hacia otro lado, dar un chute al aire y dejar botado al arquero para luego convertir un gol o correr hacia una cámara de televisión y denunciar que el árbitro lo iba a expulsar. Cómo olvidar ese insólito episodio con Rubén Selman en el estadio Monumental en abril de 2006.

En el mundo del tenis de los 90 y principios de este siglo, famoso era el caso de Goran Ivanicevic, croata que fue número dos del mundo, ganó Wimbledon y fue recibido por 300 mil personas en el puerto de Split. Ivanisevic tenía un genio cambiante, podía ser un caballero, un chico malo o un loco. Y se jactaba de esa triple personalidad. Valdivia, no anda lejos. Le apodan el Mago, pero también el Loco.

El 10 se está yendo de Palmeiras en medio de una fuerte controversia con el presidente Paulo Nobre, quien aseguró que Valdivia tenía todo el derecho a 'aumentar su dinero' y aceptar la irresistible oferta del fútbol árabe. "Desde que asumí la presidencia le mostré un profundo respeto", dijo el dirigente paulista. El Mago, sin embargo, lo desmintió rápidamente, aseguró que la única oferta que tuvo para renovar fue a través de un email y que si Luis, su padre, no llegó a una reunión fue porque su abuelo estaba enfermo de gravedad. Corta. Valdivia trató a Nobre de mentiroso.

Las últimas horas del Mago en el Verdao estarán también marcadas por las fuertes declaraciones de Marcos Assuncao en su contra. Su ex compañero disparó durísimo. Dijo que "era una mierda y estaba hablando esas cosas para victimizarse". De paso, recordó un capítulo desconocido mientras ambos formaban parte del plantel de Palmeiras: "los jugadores estaban enojados con él porque siempre hablaba del sacrificio que hacía para jugar en circunstancias que todos se esmeraban por igual. Valdivia hablaba mal de mí a mis espaldas, cuando me enteré, me volví loco y le di un puñetazo en la cara".

Con todo, Valdivia se va de Palmeiras como un ídolo de la torcida. Inolvidable fue su campaña en 2007 y el título al que contribuyó con dos goles en la semifinal ante Sao Paulo y la final frente a Ponte Preta. Recordado también fue su elección como el mejor jugador de la liga paulista en 2008 y su aporte goleador a la conquista de la Copa de Brasil en 2012. Sus últimos hitos fueron haber ascendido a primera división en 2014 y convertirse en el extranjero con más victorias en el club.

Cuando se pensaba que tras la obtención de la Copa América, Valdivia iba a reencantarse con Palmeiras, ir a México o darse una nueva oportunidad en el fútbol europeo, decidió volver a la liga de los Emiratos Arabes. Un fútbol que no trasciende, se juega sin presión y tiene escasa competitividad. En contraparte, lo que todos sabemos, los sueldos son de locos y tientan a cualquiera. Muchos optan por ese camino en el tramo final de sus carreras ya que saben que les juega en contra para ser llamados a sus selecciones. No sé si Valdivia habrá sacado esa cuenta, la que sí sacó fue la del saldo de su cuenta corriente cada fin de mes.

En una de sus últimas entrevistas antes de dejar Brasil, el Mago admitió que tuvo severos problemas con la bebida. Me pregunto, si hubiese sido más profesional y cultivado su físico como un verdadero atleta, dónde hubiese llegado. Si con la historia que ya conocemos es un crack y ganó una Copa América, imagínense qué habría sido de su carrera con el profesionalismo de Bravo, Alexis o Matías. Hoy estaríamos hablando de un jugador del Madrid, PSG o Manchester United.

¿Ir al fútbol árabe baja el nivel? Sí, es inevitable a raíz de la menor exigencia. Pero aunque Sampaoli no vea con buenos ojos esa opción, esperemos que lo siga llamando y Valdivia tenga ganas de tomar un avión y cruzar el mundo para calzarse la Roja. A Carlos Muñoz, le jugó en contra. Luis Jiménez y Carlos Villanueva nunca fueron considerados. Ojalá el Mago sea la excepción. Yo, al menos, siempre quiero a Valdivia en mi equipo.

0 Comentarios

Normas Mostrar