La U gana la Copa Chile ante el archirrival y Lasarte se va feliz

Universidad de Chile vs. Colo Colo

La U gana la Copa Chile ante el archirrival y Lasarte se va feliz

La U gana la Copa Chile ante el archirrival y Lasarte se va feliz

Marcelo Hernández/Photosport

Los azules se impusieron por penales, con una soberbia actuación del arquero Herrera. El Chuncho disputará la Copa Libertadores 2016.

La Serena

Después de cumplir uno de los peores semestres de la historia, donde marcha en los últimos lugares de la tabla del Torneo Apertura, Universidad de Chile se dio el mayor de los gustos al vencer al archirrival, al líder y candidato al título Colo Colo, en definición por penales, y sumar la quinta Copa Chile de su historia.

El partido había terminado igualado 1-1, con anotaciones de Mathias Corujo, a los 25', y de Luis Pedro Figueroa, al minuto y medio de descuento, lo que le agregó un dramatismo especial a un título que los azules parecían tener en el bolsillo, pero que finalmente obtuvieron con dramatismo.

De esta forma, el técnico Martín Lasarte se despide de la U con la quinta Copa Chile del chuncho en su historia y la deja clasificada para la Copa Libertadores de 2016.

La U comenzó a avisar desde temprano. Un cabezazo de Patricio Rubio, tras centro de Mathias Corujo, obligó a Justo Villar a volar cuan largo es para desviar el balón al tiro de esquina. Colo Colo, en tanto, solo lograba hacer ruido con un gol anulado a Esteban Paredes por posición de adelanto bien sancionada.

Corujo recuperó la pelota en su campo, hizo pasar de largo con su enganche a Pavez y cedió por la derecha a Luis Felipe Pinilla. El joven delantero de La Ligua envió el centro que el uruguayo conectó de sobrepique, como venía, para clavársela en el ángulo izquierdo a Villar.
Fue el estallido de los hinchas azules, quienes estaban detrás del arco sur y un balde de agua fría para un Cacique no lograba dar pie con bola hasta ese momento.

Al filo del descanso, los albos tuvieron el empate. Gonzalo Fierro ensayó un derechazo que desvió Johnny Herrera. Matías Rodríguez se quedó dormido para despejar el rebote y Beausejour alcanzó a sacar el centro. Esteban Paredes desvió solo en el área chica increíblemente con el pie derecho, cuando Herrera estaba fuera de posición.

En el complemento, el técnico azul Martín Lasarte sorprendió a todos al sacar al juvenil Pinilla, de gran partido, por Sebastián Ubilla. El partido estuvo interrumpido dos minutos por el estallido de fuegos artificiales y bombas de ruido.

Sobre el cuarto de hora Colo Colo tuvo una nueva oportunidad para abrir la cuenta, la más clara hasta ese momento, pero Johnny Herrera estuvo genial para desviar un testazo a quemarropa de Martín Rodríguez.

En la respuesta, Leo Valencia le pegó de sobrepique. Villar alcanzó a tocar la pelota con la punta de los dedos y esta dio en el travesaño. Los hinchas azules se agarraban los pelos y no podían creer lo que había sacado el paraguayo.

Sobre los 20 minutos, Sierra envió a la cancha a Jaime Valdés en lugar de un Emiliano Vecchio que no ocultó su molestia al ser reemplazado. Lasarte respondió a la movida de ajedrez y envió a la cancha a Gonzalo Espinoza por Lorenzetti. La idea era que el originario de Constitución fuera sobre el diezmado Pajarito.

Colo Colo desniveló las acciones y tomó el control del balón, aunque las mejores ocasiones de gol corrieron por cuenta de los azules a través del contragolpe. Ubilla exigió en dos ocasiones al meta Villar.

Los albos debieron quedar con 10 jugadores tras un planchazo de Cáceres sobre Benegas, pero el juez Julio Bascuñán solo le mostró amarilla al paraguayo. La intensidad fue aumentando con el correr de los minutos y el asunto era claro: la U cuidaba la ventaja y Colo Colo buscaba con escasa claridad. A tres de final, la roja debió ser para Espinoza por foul a Rodríguez.

Cuando corría un minuto y medio de descuento, Cáceres ganó un cabezazo en área rival, Barroso se impuso en el siguiente para que Luis Pedro Figueroa fusilara a Herrera y decretara el empate sobre la hora. El Súperclásico, la final soñada, con los dos equipos que tienen a los mejores arqueros del medio nacional, se debía definir desde los 12 pasos.

Johnny Herrera desvió el lanzamiento de Martín Rodríguez y le dio el desnivel a los azules al convertir el suyo, el quinto de la serie. El portero se convierte aún más en leyenda y le dio el mejor de los regalos a su hinchada: un título ni más ni menos que ante el archirrival.

 

 

0 Comentarios

Normas Mostrar