¿Un paso en falso de Beccacece?

¿Un paso en falso de Beccacece?

Día viernes 04 de diciembre: Sebastián Beccacece es confirmado como nuevo entrenador de Universidad de Chile. Su nombramiento temprano no fue el problema, ni que tampoco se hiciera público. El problema fue que tomó “una posesión indirecta” del plantel antes de que la “U” concluyera su participación en el Apertura 2015. ¿Obsesión por el trabajo? ¿Adelantamiento de tareas? ¿Control de liderazgo?.

Independiente de cuál de estas razones puede tener más peso, todas apuntan de algún grado a la inexperiencia, más aún cuando en su trayectoria profesional ni siquiera tiene un paso como jugador profesional. ¿Qué elementos habrá considerado Azul Azul para que un entrenador que ni siquiera dirigió un equipo de menores haya sido escogido como el conductor del plantel profesional? Por ahora, al menos, no lo sabemos.

Desde el punto de vista del coaching deportivo es muy importante el empoderamiento que se realiza con los entrenadores, ya que ellos pasan la mayor parte del tiempo con sus jugadores. Pero también lo es la co-construcción que van generando entre sus experiencias y aprendizajes.

Cuando hablamos de la experiencia de un líder–coach hablamos no solo de aquella temporal (referida en años, meses), sino que además hablamos de la absorción de esa experiencia.

Hoy da la sensación que un líder puede llegar a construirse bastante mejor de lo que era hace años; que el ir armándose es mucho más fundamental que el poseer características innatas. Tenemos como ejemplos a Manuel Pellegrini que hasta el día de hoy sigue perfeccionándose (ahí está la anécdota del libro escrito por Francisco Sagredo donde relata que en el último tiempo había tomado un curso de canto para perfeccionar su voz), también está el caso de un obsesivo como Pep Guardiola que ultima detalles de comunicación eficaz, métodos de dirección y de liderazgo eficaz permanentemente.

Lo esencial es comprender que un entrenador no se hace necesariamente con el tiempo, sino que se construye con un interés personal en aprender y en empoderarse de nuevas ideas, herramientas y métodos.

Pero el tiempo también cumple un rol esencial para que el entrenador vaya adquiriendo, definiendo y estableciendo su propio perfil como líder (algo que incluso algunos no logran nunca) y ello, al igual que cualquier proceso, debe irse produciendo desde ambientes más protegidos, de menor complejidad o responsabilidad, ya que ahí los errores pueden tener menor resonancia, y por eso es importante que un entrenador dirija o desarrolle su experticia primero con equipos menores (formativos) o en planteles profesionales con menor protagonismo competitivo. Todo ese proceso es fundamental para saber qué es lo que se debe y no hacer, para adquirir la habilidad de leer los contextos en los cuales se lidera, aprender, por ejemplo, cuándo orientarse hacia la tarea o hacia la relación, cuándo tomar decisiones autoritarias, autocráticas, delegativas o participativas, ejes centrales del liderazgo situacional, etc.

Así da la sensación que el comienzo de Beccacece fue un paso en falso y la autoconstrucción de su perfil como entrenador no tendrá el tiempo necesario, más aún en un ambiente de alta exigencia como dirigir a Universidad de Chile.

Rodrigo A. Cauas E.

Psicología & Coaching Deportivo

@rodrigocauas

 

0 Comentarios

Normas Mostrar