Matías Fuenzalida

El pasado futbolístico del presentador de los goles

Matías Fuenzalida, quien conduce La Fecha a Fondo, fue figura en la quinta división de Alemania. Aquí está su particular historia.

Matías Fuenzalida, el periodista de 32 años que anima el programa La Fecha a Fondo que se emite los domingos por la noche en CDF y La Red, fue la figura de un equipo de la quinta división alemana, donde pudo realizar el sueño de toda su vida: ser futbolista.

A los 18 años y tal como le ocurre a muchos jóvenes de este país, Fuenzalida debió tomar una decisión clave en su vida: seguir en las inferiores de Provincial Osorno o viajar a Santiago para estudiar periodismo. Optó por la segunda. Pero se quedó con la espina clavada.

"Jugué en la competencia universitaria por la Universidad Diego Portales, dirigidos por Marcelo Barticciotto, pero sabía que había pasado la vieja. La idea, en todo caso, era de cualquier modo intentar ser futbolista y sacarme las ganas", cuenta Matías.

A los 26 años, título en mano y después de un par de trabajos en medios, tomó la decisión. "Me fui a Alemania, donde una tía que no conocía, en Mainz". No era territorio inóspito para él. Por la influencia de la bisabuela, en su casa de Osorno todos hablaban alemán y el destino de Matías, era qué no, fue estudiar en el Colegio Alemán.

"Esa primera noche en Mainz conocí a un chileno en un bar y le dije que quería probarme. Él jugaba en los seniors del FC Lordweiler, que estaba en la sexta división, en una liga semiprofesional", explica.

"En el entrenamiento de prueba me puse a pichanguear. El técnico me dijo que quedaba, pero que si jugaba así, no me iba a colocar jamás".

-¿Mucho pichangueo?
-Claro. Ellos querían disciplina, velocidad, orden. Y me puse a trabajar duro con ellos. Entrenábamos cuatro veces a la semana y conseguí trabajo en una agencia de representación de marcas.

-¿Y cómo sigue la historia?
-El FC Lordweiler llevaba 40 años sin ser campeón. Se juntó una generación donde había muchos policías. La campaña fue exitosa y se cerró en un partido definitorio, en cancha neutral a orillas del Rhin. Ganamos 1-0, con gol mío en el minuto 82. Ascendimos a lo que sería la quinta división de Chile.

-La final soñada...
-Claro. Fíjate que aún tenemos un grupo de whatsapp y hablamos a diario. En la sede del club tienen la camiseta que usé en esa final, una bandera chilena y una camiseta de la selección con mi nombre.

-¿Y por qué te viniste?
-Sentí que había cumplido una etapa. Vine al matrimonio de un amigo y decidí quedarme.

-¿Cómo ha sido la experiencia conduciendo el programa que muestra los goles?
-Un sueño. Es algo que andaba buscando, estar dedicado al deporte. En mi afán por desarrollarme como periodista y locutor, entré a Radio ADN con locuciones comerciales para el Mundial de Brasil. Después me contactaron de CDF para la estadísticas HD y ser voz en off de otros programas. Después surge la posibilidad de animar el programa.

-¿De qué manera crees que esta experiencia puedo ayudarte en el trabajo que haces ahora?
- A pronunciar bien los nombres de los jugadores y clubes de la Bundesliga (risas). Estoy muy contento de volver al periodismo y más encima con lo que más me gusta. Y creo que es lo que más le gusta a todo el mundo: los goles.