NBA
FINALIZADO
Sacramento Kings SAC

117

Oklahoma City Thunder OKC

113

Orlando Magic ORL

-

Toronto Raptors TOR

-

Washington Wizards WAS

-

Los Angeles Clippers LAC

-

Miami Heat MIA

-

Brooklyn Nets BKN

-

New York Knicks NYK

-

Portland Trail Blazers POR

-

¿Cómo despojaron a la Fedachi del Maratón de Santiago?

Todos los documentos

¿Cómo despojaron a la Fedachi del Maratón de Santiago?

Un polémico contrato de 2013 dejó a la Federación de Atletismo sin el maratón de Santiago. La carrera del 3 de abril no tendrá certificación de la IAAF y los mejores especialistas nacionales no correrán en ella.

El 28 de enero pasado el abogado, ex vicepresidente de la Federación Atlética de Chile y actual presidente de la Corporación Maratón de Santiago, Fernando Jamarnerecibió un email perentorio de la IAAF. El texto, firmado por Sean Wallace-Jones, Senior Manager de las competencias de ruta, le ordenaba retirar el logo de la IAAF de la página oficial del Maratón de Santiago 2016:

“Tenga en cuenta que usted no está autorizado a utilizar el logotipo corporativo de la IAAF en su página web. El uso de este logotipo está restringida a las competiciones oficiales de la IAAF. Cuando llegue a un acuerdo con la Federación chilena respecto a la certificación de su competencia, que tendría derecho a utilizar el logotipo correspondiente etiqueta de la IAAF”.

El email fue un espolonazo doloroso para la Corporación Maratón de Santiago y su millonario negocio. Habían perdido la certificación “Bronze” de la IAAF en diciembre del 2015, por lo que sus marcas no eran válidas para la IAAF y no podían, por ejemplo, ser clasificatorio para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Sin embargo Jamarne y la Corporación, visto los ingentes ingresos, jugosos auspicios privados y generosos subsidios estatales, siguieron su camino minimizando la pérdida de certificación por parte del organismo rector del atletismo mundial. Por lo mismo mantuvieron el logo de certificación de la página web, mientras miles de chilenos pagaban entre 25 mil y 32 mil pesos para participar en los 42K.

Mientras, Fernando Jamarne, ante la inequívoca comunicación de parte de Sean Wallace-Jones, se defendió en un correo electrónico enviado el mismo 28 de enero:

“Por favor, tenga en cuenta que la Federación Nacional (Federación Atlética de Chile) ha dicho en repetidas ocasiones en muchos artículos de la prensa local, radio, canales de televisión y medios de comunicación que la IAAF ha quitado los certificados de nuestra competencia y que no es ya válida para locales y los atletas internacionales (…).

Nos preguntaron muchos atletas en la región de América Latina acerca de las falsas declaraciones hechas por los voceros de la Federación, que hemos negado enfáticamente. Sin embargo, las declaraciones hechas por el presidente de la Federación Nacional han causado mucho daño a la reputación de la carrera y de la organización. Las acciones descritas se han hecho intencionadamente utilizando a tal efecto el nombre de la IAAF para descalificar y dañar una carrera que tiene 10 años de buenas credenciales y sirvió a los atletas y al deporte.

Hojas 1 y 2 del contrato

Las exigencias económicas realizadas por el Presidente de la Fedachi están completamente fuera de nuestro alcance y que no pueden permitirse el lujo de pagar USD110,000 aproximado para este año 2016, además de otras solicitudes que también tendrían un impacto económico en nuestra competencia (100 inscripciones gratis ) para los años venideros. Entendemos y valoramos la participación de la Federación Nacional, pero no a costa de dañar severamente la carrera.

Dado que no hemos sido capaces de encontrar una solución amistosa nos hemos visto obligados a demandar a la Fedachi. Esperamos tener una sentencia favorable al final de esta semana, una copia del cual será enviada a la IAAF por lo que se podría ver de primera mano lo que su federación miembro está haciendo en contra de nuestra carrera y al deporte”.

La demanda había sido presentada el 31 de diciembre y, tal como anunciaba Jamarne, obtuvieron un fallo favorable en primera instancia. En ella, se acusaba a la Fedachi de incumplimiento del contrato firmado el 23 de septiembre de 2013 entre dicha federación y la Corporación Maratón de Santiago. Es aquí donde el asunto se pone interesante y requiere la máxima atención:

El contrato, en realidad, no fue firmado por dos partes independientes, sino, tal como se ve en el documento publicado acá, por Álvaro González Lórca, presidente de la Fedachi, por parte de la Federación Atlética de Chile, y Fernando Jamarne Banduc, vicepresidente de la Fedachi, por parte de la Corporación Maratón de Santiago. Es decir, los dos máximos dirigentes de la Fedachi hicieron un contrato simulando ser contrapartes. El mismo, como se verá a continuación, en total perjuicio de la federación deportiva cuyos intereses debían defender. Más grave aún es que el citado contrato no aparece en las actas de la Fedachi ni fue aprobado por el directorio en su momento.

El acuerdo firmado en la notaría de Nancy de la Fuente, no puede sino ser tildado de “leonino” y altamente lesivo para los intereses de la Fedachi. Veamos:

En el II considerando, señala hipócritamente, para darle contexto a la verdadera carnicería que viene a continuación, que “La MDS (Maratón de Santiago) ha alcanzado un alto nivel técnico y de competencia atlética, siendo selectivo para otras competencia internacionales con una participación que supera los 25.000 inscritos anualmente, resulta de gran interés para la FEDACHI vincularse y otorgarle su patrocinio”.

Hojas 3 y 4 del contrato

Un descaro, porque la que se vinculó a la MDS fue la Corporación, ya que la organizadora original y dueña de la marca era la Fedachi, hasta que la dupla González-Jarmarne, una vez elegidos presidente y vice el 2012, traspasaron los derechos a la Corporación Maratón de Santiago sin pagar un solo peso. Ya vamos a regresar a este tema, sigamos con el contrato de septiembre del 2013.

En el capítulo Primero señala:

a) Obliga a la Fedachi a incluir a la MDS en el calendario anual de las competencias pedestres y otorgarle patrocinio exclusivo.

b) Que gestione su incorporación en el calendario oficial de la Confederación Sudamericana de Atletismo,

c) le entrega la obligación de hacer todas las gestiones para la organización del evento con el gobierno, las seremías, los ministerios, las municipalidades y carabineros.

d) Debía certificar las marcas y récords, homologarlos ante la IAAF.

e) Incluir un link de www.maratondesantiago.cl en la página web de la Fedachi en un lugar destacado.

f) Obtener anualmente el patrocinio del instituto nacional del deporte (IND) o del organismo que lo sustituya o lo reemplace.

g) Hacer las invitaciones a los atletas internacionales cuando así lo requiera la Corporación.

En el capítulo Segundo obliga a la Fedachi a proveer asesoría técnica, medir los circuitos (42K, 21K y 10K) y certificarlos con medidores A y B autorizados por la IAAF y proporcionar los jueces y comisarios necesarios. La única obligación de la Corporación es pagar entre 15.000 y 20.000 pesos al personal provisto por la Fedachi (medidores, jueces y comisarios).

En el capítulo Tercero, la Fedachi “garantiza”:

a) No realizar ni patrocinar en el mes anterior ni el precedente otro Maratón selectivo para torneos nacionales o internacionales.

b) No realizar acto alguno que perjudique la imagen de la MDS, la Corporación, auspiciadores, colaboradores, patrocinadores, etc.

c) Que dará cumplimiento a todos las leyes, decretos, reglamentos y todas las normas jurídicas vigentes, reglas de competición de la IAAF.

Hojas 5 y 6 del contrato

¿Y qué entregaba la Corporación Maratón de Santiago a la Fedachi a cambio de este listado gigantesco de obligaciones, gastos, gestiones, restricciones entre otras? La suma de 100 UF (2.576.900 pesos al valor del 14 de marzo de 2016). Entre el 2013 y 2014, tan oneroso pago se hará en dos cuotas, desde el 2015 hasta el 2017 en una sola cuota.

¿Cómo es posible que el presidente de la Fedachi haya firmado un contrato lleno de obligaciones a cambio de miserables 100 Unidades de Fomento anuales? ¿Cómo es posible, de la misma manera, que haya sido el propio vicepresidente de la Fedachi el beneficiario, a través de CMDS, de tan escandaloso acuerdo?

Un dato puede servir. Al terminar el período González-Jamarne en la Fedachi, ambos se mantuvieron en el directorio de la Corporación. González como director, y Jamarne como presidente. Es decir, liberados de las obligaciones federativas, se quedaron con el único activo económico de la Fedachi: el Maratón de Santiago.

Aquí hay que hacer un poco de historia. El Maratón de Santiago existe hace más de 30 años y siempre fue organizado por la Fedachi. Con el tiempo, y a medida que se fue elevando el número de runners en Chile, la competencia creció hasta llegar a miles de corredores. La marca “Maratón de Santiago” fue inscrita por la Fedachi el 2008, pero, insólitamente, fue traspasado la Sociedad Comercial Fedachi Ltda el 2011 en apenas 10 mil pesos, dejando al presidente Álvaro González con todas las atribuciones, excluyendo al resto del directorio. Esa curiosa sociedad comercial le cedió los derechos a la Corporación Maratón de Santiago el 2012 sin costo, quedando un porcentaje de las ganancias generadas por cada edición en manos de la Fedachi.

El 2008 el primer auspiciador grande del MDS, Adidas, firma un convenio con la Fedachi para la entrega de una cifra superior a los 50 millones de pesos por versión. Sin embargo, en los archivos de la federación, sólo consta un pago de 2011 correspondiente a 52 millones de pesos. El resto de los años mientras González estuvo como presidente (2013 terminó su período), no constan estos ingresos.

Cuando asume Juan Luis Carter a comienzos de 2014, en apariencia un delfín o continuador de la línea de González, pero con la diferencia que se trataba de un ex atleta y entrenador, recibe apenas 35 millones correspondientes a el MDS se esa temporada. La foto, se pude ver el rostro sombrío cuando le entregan el cheque, habla a las claras que no había conformidad con los montos. Había algo que no encajaba, cuando el Maratón de Santiago tenía menos 15 mil competidores, la Fedachi debía recibir 50 millones, cuando trepó al doble, le bajaron a 35 millones.

Pero sólo fue un aviso, al año siguiente la CMDS señala que sólo le pagarán a la Fedachi las 100 UF comprometidas en el contrato firmado el 2013 entre González y Jamarne.

Según ex ejecutivos que trabajaron en la organización de versiones anteriores, el Maratón de Santiago recauda no menos 1.000 millones de pesos por año, por lo que no se entiende que la Fedachi, dueño original y apoyo técnico de la prueba, recibiera una suma tan ridícula.

Ante esto, la Fedachi se restó la organización del evento, informó a la IAAF y exigió a CMDS al menos, según Jamarne, 100 mil dólares como compensación por todos los gastos ya señalados más arriba. La IAAF, por su lado, quitó la certificación “Bronze” del MDS y, en un email enviado el 28 de febrero, instó a Fernando Jamarne a llegar a un advenimiento con los dirigentes de la Fedachi.

Al perder la certificación, ya está señalado, el MDS se transforma en una mera prueba de exhibición, sus resultados no son válidos para la IAFF y cualquier marca, aunque sea récord mundial, no es reconocido. Pero no sólo eso, la Fedachi no proveerá los jueces y comisarios, y la agencia antidopaje chilena no certificará las muestras.

Hoja 7 del contrato

La Corporación fue en sentido contrario al pedido hecho por la IAAF a Jamarne. Insistió ante los medios que la prueba estaba certificada (sólo la distancia), incluso la semana pasada apareció en varios medios Francisca Aguirre, directora de la MDS, señalando que las marcas sí clasificaban a los Juegos Olímpicos. La mayoría de los medios recogió la información como cierta, sin consultar a la Fedachi y sin ver los fundamentos. Además, un detalle importante es que Francisca Aguirre es en realidad la mujer de Francisco Riquelme, dueño de Prokart, la empresa que produce el MDS y quien, al parecer, no tiene conocimiento alguno de los reglamentos de la IAAF.

La misma CMDS la semana pasada emitió una declaración con el fin de tranquilizar a los auspiciadores y a los miles de inscritos. En él se señalaba que el MDS cuenta con la certificación de la IAAF y agrega que es selectiva para los maratones de Boston, Berlín, Nueva York, Tokio…

Después dicen tienen el control manual y electrónico del cuerpo de jueces y comisarios de la Asociación Atlética Regional Metropolitana.

Finalmente aclaran que tendrán un control antidopaje a cargo de profesionales certificados y que las muestras serán enviadas a la WADA (World Anti Doping Agency).

Ante lo anterior, la Fedachi sacó otro comunicado, donde destacan tres puntos:

1.-Que cuentan con todos los requisitos exigidos por IAAF para ser selectivo para JJ.OO. y que cumplen con todos los requisitos requeridos por IAAF para ser nivel bronce y, sin embargo, la IAAF los ha excluido de ese privilegio. ¿Se equivoca la IAAF o la CMDS?

2.-Además el requisito de reconocimiento de la prueba, control y resultados oficiales son una tarea que IAAF asigna a las Federaciones Nacionales, entonces obviando o intentando justificar ese requisito indispensable se presenta como alternativa el cuerpo de jueces de una asociación regional que no tiene atribuciones, derechos ni reconocimiento de la Federación Atlética de Chile para ejercer en estas instancias, quedando en evidencia que los dichos de la directora ejecutiva son al menos extraños y confusos ya que en 24 horas (lapso entre las dos declaraciones) se cambia de argumentos y reconocen que no cumplen con lo que se había asegurado antes.

3.-Tampoco es correcto mencionar que es un atributo de la Maratón de Santiago ser una carrera clasificatoria para Berlín, Tokio y Nueva York, ya que estos maratones no exigen certificación ni procesos clasificatorios previos para competir en ellos.

Con respecto al control de dopaje, el autor de este artículo consultó a un miembro de la agencia chilena y su respuesta fue tajante: “Si la Fedachi no gestiona los resultados, sin la IAAF no gestiona los resultados y si nosotros no gestionamos los resultados, no tienen validez”.

En la Fedachi los comunicados de la CMDS los tienen sin cuidado, los consideran un “bluff” publicitario que no se podrá sostener con el tiempo.

Para cerrar un dato ilustrativo: a tres semanas del Maratón de Santiago 2016, los principales especialistas chilenos han preferido otras competencias, oficiales y certificadas, para buscar las marcas para los Juegos Olímpicos de Río. Erika Olivera y Leslie Encina se inscribieron en Rotterdam (10 de abril), mientras que el resto correrá en el Maratón de Temuco a realizarse el domingo 20 de marzo.

0 Comentarios

Mostrar