Fútbol chileno

Así se preparan los clubes para la reducción de extranjeros

Desde el próximo torneo, cada equipo contará solo con cinco foráneos y quienes poseen la cuota máxima deberán prescincidir de dos futbolistas.

Cuatro fechas restan para que el torneo chileno dé un paso clave. A partir de medio año ya no serán siete los extranjeros por plantel. De junio en adelante pasarán a ser cinco.

Esta reducción fue acordada en un consejo de presidentes en abril del 2015 con el fin de permitir que más criollos puedan actuar en el campeonato. La medida ha tenido amplia aceptación: desde el SIFUP hasta los mismos deportistas y dirigentes.

Varios gerentes consultados por Diario AS negaron que esto les provoque un desajuste porque es algo que se les notificó con tiempo. Para los cuerpos técnicos, en cambio, sí es un tema por la escasez de jugadores en ciertos puestos.

“Encontrar un ‘10’ es lo más difícil en Chile”, acota el gerente cobresalino, Juan Silva. Jorge Correa de Huachipato añade que efectivamente “hay posiciones donde existen menos alternativas de jugadores nacionales”. Por ello, el corte de los que partirán en mayo será con pinzas.

Colo Colo, Audax Italiano, San Marcos de Arica, San Luis y O’Higgins son los equipos de Primera A que coparon la cuota de foráneos este semestre.

Los itálicos ya tienen resuelto el puzzle para el campeonato entrante. Javier Elizondo y Pablo López terminan sus contratos y Juan Pablo Miño está haciendo los papeles para adquirir la nacionalidad chilena. Probablemente sumen un foráneo que usará ese espacio.

Mientras, en Colo Colo están obligados a hacer un barrido a fin de campeonato. Los que peligran son Modou Jadama, Christopher Gonzales y Javier Reina. En San Luis, en tanto, hay siete extranjeros. Tres de ellos finalizan sus contratos: Sirino, Fiorina y Martorell. De Paul está gestionando su nacionalidad.

"Con esta medida se vuelve al pasado. En mis tiempos de jugador se permitían tres por equipo y fue cuando llegaron enormes jugadores como Espina y Barticciotto. Ahora deberán tener más ojo para contratar. Esta medida va en pleno beneficio del futbolista. Se le está dando más énfasis al recambio en la selecciones también", razona Miguel Ramírez, DT de los canarios.

En el resto de los clubes, las realidades son dispares. Algunos están esperando a finalizar las campañas para afinar los pasos a seguir.

En Universidad de Chile hay seis extranjeros en el plantel. Dos de ellos llegaron este semestre: Luis Fariña y Fabián Monzón. Fariña termina contrato con los azules. Mientras, Gustavo Lorenzetti, tal como Miño, está gestionando su nacionalidad.

En Cobresal, de los cinco que tienen, cuatro terminan sus contratos ahora. “Habíamos precavido el tema. La idea del club era rebajar el número y darles más tiraje a los cadetes. Venimos trabajando hace tres años en ello. Solo Sebastián Cuerdo se mantendrá con nosotros”, cuenta Juan Silva, gerente del club nortino.

Unión Española acomodó los contratos para no pasar un mal rato. Hoy son seis los extranjeros del plantel. A saber: Adrián Scifo, Nicolás Berardo, Sergio López, Gonzalo Abán, Diego Churín y Carlos Salom. De ellos solo se irá con seguridad Sergio López.

Católica es el que más jugadores locales acumula. Solo dos no pertenecen a ese grupo: Costanzo y Jaime. Lanaro ya es chileno.

De los cuatro que tiene la Universidad de Concepción, dos seguirán en el club: Conti y Portillo. Camargo se nacionalizó al igual que el “Tigre”, Cristián Muñoz. “Por decisiones técnicas y deportivas llegamos a ese número. Habiendo alternativa nacional, vamos a preferirla”, indica Mario Lucero, gerente del campanil.

“En nuestro club la idea es la formación de jugadores, por lo cual esta medida se ajusta la al trabajo que viene desarrollando Huachipato”, agrega Jorge Correa.

Este es solo el primer paso de un camino que culminará a mediados de 2017, cuando se permitan solo cuatro inscritos de fuera del país por club.