Crisis en el fútbol chileno

El gran apoyo de Maradona al paro de futbolistas en 1997

El ex presidente del Sifup Carlos Ramos cuenta detalles de la primera paralización en la historia a propósito del llamado a huelga por Concepción.

El gran apoyo de Maradona al paro de futbolistas en 1997

Antes de 1997 hubo varios intentos por paralizaciones, a raíz de las dificultades que siempre han afectado al fútbol chileno. Sin embargo, la primera huelga aconteció en septiembre de aquel año y presidía el Sifup Carlos Ramos, el ex volante de Audax Italiano, Iquique, Cobresal y la U.

Con un nuevo llamado a paro por los problemas en Deportes Concepción, que finalmente no se concretó, Ramos, quien hoy administra un recinto deportivo en Puente Alto y hace clases en una escuela de fútbol, evoca aquel momento.

"Fue el primer paro en la historia y duró como tres o cuatro semanas. Para todos era algo nuevo. Como sociedad en Chile era la primera huelga de magnitud que se hacía, después de la dictadura. Recuerdo que recibimos consultas y apoyos. Los actores, a través de Esperanza Silva que era la presidenta de ese gremio, nos llamaban para hacernos consultas", explica Ramos a AS Chile.

"Fundamentalmente fue por dos razones. La primera tenía que ver con el pago regular de los sueldos, las condiciones de trabajo y la seguridad laboral. Lo segundo fue el tema de las cotizaciones. En ese tiempo no se imponía como debía ser. Hicimos un estudio con el respaldo de la dirección del trabajo y nos dimos cuenta que habían muchos problemas en este aspecto. Fue un petitorio amplio, entre los cuales se encontraba el estatuto del jugador", agrega.

En las causas de la movilización, Ramos ahonda en el principal punto de descontento de los futbolistas en la época.

"El tema más complicado y desfavorable era el contrato unilateral. Era el famoso contrato rosado, que provocaba que los jugadores recién pudieran quedar libres o con el pase en su poder a los 27 años. Lo firmaban en juveniles y muchos años después quedaban liberados. Era un punto muy fuerte y nosotros buscábamos que se acabara definitivamente", afirma.

La respuesta de la dirigencia fue aparentar normalidad. Se jugó una fecha solo con juveniles, aunque en algunos equipos tuvieron participación profesionales.

"Hubo muchas presiones. Mucho más que ahora. En ese tiempo había algunos dirigentes que presionaban bastante en sus clubes. Hubo gente reaccionaria que nos atacaba personalmente y también al movimiento. No estaban acostumbrados a que les pararan el fútbol. Sin embargo, nosotros estábamos muy bien preparados. No nos pillaban en las reuniones ni en los debates", cuenta el ex dirigente del Sifup.

"Ahora Carlos Soto aprieta un botón y se paraliza el fútbol"

"Está bien el llamado a paro por el caso de Concepción, porque no deben suceder estas cosas. Sin embargo, hay que meter la pala a fondo. Lamentablemente, nunca ha habido una voluntad política de limpiar bien todo y sacar todo lo malo. Hay gente que usufructuó del tema de las sociedades anónimas, que está claro no son la panacea", sostiene Carlos Ramos, quien observa un sustancial cambio en el movimiento sindical de los futbolistas.

"Los perjudicados siempre son los trabajadores del fútbol. La próxima paralización muestra la capacidad que ahora tiene el gremio. Ahora Carlos Soto aprieta una botón y se paraliza el fútbol. En mi época tenía que llamar personalmente a la gente, porque algunos empezaban a flaquear", confidencia.

En medio de la paralización hubo un golpe de efecto potente de parte del Sifup. Ramos y la directiva se reunieron en Santiago con Diego Armando Maradona, quien dio todo su apoyo al movimiento.

"Maradona vino a jugar por Boca Juniors contra Colo Colo, en el Monumental. Nos recibió en el antiguo Hotel Carrera, al frente de La Moneda en el centro de Santiago. Estuvimos conversando con él y nos dio todo el apoyo. Después hicimos una conferencia de prensa. Fue un golpe fuerte de parte de nosotros, un apoyo muy importante", revela.

"Le expusimos a Diego lo que estábamos buscando y lo que más le costó entender era el tema de que los jugadores recién pudieran quedar libres a los 27 años. Ahí quedó claro que ese contrato prorrogable era una especie de esclavitud encubierta", añade.

Han pasado casi 20 años y Ramos realiza una evaluación favorable de la inédita huelga en el balompié nacional.

"Ese paro fue el inicio de todo lo conseguido por los jugadores. A partir de ahí surgió la ley del futbolista, que se concretó posteriormente en la época de Carlos Soto. El premio mayor en estos cargos es el reconocimiento de la gente. Salimos muy bien del cargo posteriormente", manifiesta.

"Costó harto al comienzo con los jugadores. Casi todos eran hijos de la dictadura. Había algo de temor, pero igual hubo casos que generaron duda. Hubo jugadores que yo no imaginaba que eran tan firmes para resistir las presiones, pero estuvieron muy bien", agrega Ramos finalmente.