Iberia

Isaías Peralta en Primera B: la revancha de un mundialista

El volante, que logró el tercer lugar en Canadá 2007, reconoce errores en su carrera y asegura que las consecuencias del mundial lo perjudicaron.

0
Isaías Peralta en Primera B: la revancha de un mundialista
www.daleiberia.cl

Isaías Peralta fue una de las figuras de Iberia, que estuvo a un paso de avanzar al partido de definición con Everton, que determinará el segundo ascendido a Primera.

El ex seleccionado nacional hace un repaso por su carrera y detalla el buen momento futbolístico que vive en el cuadro angelino. "Pasé por unas lesiones que no me hicieron bien, pero me recuperé y en el campeonato lo he hecho de buena manera. He ido recuperando la parte futbolística, que es lo importante. El grupo es muy sano y competitivo en el buen sentido de querer lograr cosas", cuenta a AS Chile.

- ¿Por qué lo sacaron a los 30 minutos en la ida?
El profesor me dijo que estaba haciendo un buen partido, me sentía cómodo, teníamos controlado el partido, tuve un tiro en el palo, pero la amarilla me condicionó. El profe me vio con mucho ímpetu, que estaba acelerado y por eso tomó la decisión. En el momento salí 'caliente', pero si es en beneficio del grupo, lo tomé bien después. Lo conversamos y lo tomo como una experiencia nueva, ya que nunca me había tocado.

- ¿Esa misma actitud lo ha afectado en su carrera?
Sí, es difícil porque cuesta sacarte el cartel de indisciplinado. Así tildan al jugador que es directo. Yo siempre me he caracterizado por decir las cosas que me molesta, pero también me he dado cuenta que uno debe tener un filtro. Hay que escuchar más y eso me ha pasado la cuenta. Pero con trabajo, en la cancha, hay que sacárselo.

- ¿Cuánto significa para usted el Mundial Sub 20 del 2007?
Fue una buena experiencia, pero no estaba capacitado para vivirlo al regreso en Chile. No ser conocido y que todo el mundo te salude. Ir a comer un mall y que te pidan fotos a cada rato. Si no estás con los pies en la tierra, te puede pasar la cuenta. Nadie me dijo que tuviera cuidado y tomé decisiones erróneas que me perjudicaron.

- ¿Como cuáles decisiones?
Sabía que tenía muchas condiciones, pero me conformé con eso y muchas veces preferí irme de fiesta. Hacía otras cosas en vez de dedicarme al 100%. Y eso pasa cuando un jugador que tiene mucha técnica, se conforma con eso. También debe haber trabajo y disciplina. No separé el barrio de lo profesional.

- ¿De verdad pensó que la polícia canadiense lo iba a matar después de la semifinal contra Argentina?
Sí, fue una mala experiencia. No era algo normal para un futbolista que está acostumbrado a vivir en hoteles y que de pronto te quieran golpear. Y no suave porque eran 5 o 6 tipos para cada uno, entonces fue grave. Más a mí que me pusieron corriente, entonces obviamente que se te pasan cosas por la cabeza, pero ya pasó y es una experiencia más.